Redes de datos de alta velocidad e instalación de sensores son la columna vertebral para la conexión

Por: Krisia Chacón Jiménez 24 julio, 2016
 La municipalidad de Montes de Oca ofrece Internet gratis
La municipalidad de Montes de Oca ofrece Internet gratis

Medellín tiene un objetivo claro: convertirse pronto en una ciudad inteligente.

En los últimos seis años la alcaldía decidió tomar la tecnología como una herramienta para llevar la vida de sus habitantes a otro nivel.

La implementación de un sistema de movilidad que regule el tránsito, dispositivos de monitoreo, Internet gratis en zonas compartidas, el desarrollo de un plan para atender emergencias y todo esto en armonía con el ambiente, son las medidas que adoptaron.

Así lo demostró el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en uno de sus estudios de casos publicado en junio pasado.

Estos avances todavía suenan lejanos para las ciudades de Costa Rica. Como no, si el país necesita la piedra angular para arrancar: Internet de calidad que soporte la conexión de todos estos servicios.

Aunado a los problemas de las presas, la prestación de servicios públicos y seguridad social, pero ya hay quienes están dando los primeros pasos.

Pensar en las grandes ligas de las ciudades inteligentes no se trata de tener un lujo, sino de mejorar la calidad de vida.

Según el Índice de Ciudades de la Sociedad Conectada 2016, elaborado por Ericsson, existe una correlación positiva entre el desarrollo social, económico y ambiental con el aumento de madurez de las tecnologías de la información y comunicación (TIC).

Siguiendo esa línea, y aún dando pequeños pasos, Palmares y el cantón Central de Cartago están enfocados en la digitalización de sus servicios. Este es el proceso previo para llegar a las ciudades inteligentes.

Materiales de construcción

El BID identificó los elementos necesarios para levantar una ciudad de última generación .

La infraestructura para la conectividad es el concreto que va a sostener toda la edificación. Las redes de Internet de banda ancha son las que hacen posible que viajen todos los datos que son recopilados desde el ambiente.

Los pilares son los sensores y dispositivos conectados porque son los que captan las diferentes señales externas y las transmiten por las redes conectadas a las computadoras de los centros de control y gestión de las ciudades.

Los semáforos en el caso del tránsito, las cámaras de vigilancia cuando son temas de seguridad y las computadoras de la alcaldía para la atención ciudadana, son algunos ejemplos de estos sensores.

Para mantener la operación, los centros integrados de control son los encargados de recibir, procesar y analizar los datos enviados por los dispositivos.

Las interfaces de comunicación (servicios, portales web, aplicaciones móviles) son el techo que cubre todos los datos recolectados.

Estos canales sirven para enviar y recibir información de los ciudadanos, las empresas, las plataformas de datos abiertos y del gobierno electrónico. Por ende, favorecerá la gestión participativa y la transparencia de la estructura pública.

“Una smart city es un lugar donde la tecnología cobra vida”, acotó Peter Sany, director ejecutivo de TM Forum5.

Las ciudades inteligentes sirven para conectar a las personas y a las empresas con su entorno.

El objetivo que persiguen es eliminar los vacíos de información y reducir los impactos negativos mediante la distribución inteligente de los recursos.

Un término que suele confundirse con ciudades inteligentes es el de ciudades digitales.

Una ciudad digital se refiere a que las personas puedan realizar gestiones públicas sin tener que trasladarse físicamente de un lugar a otro.

Básicamente depende de los servicios en línea que ofrezca el municipio y las instituciones públicas.

El camino de Costa Rica

El Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2015- 2018, elaborado por el Minsterio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), fija sus metas en fomentar las ciudades digitales en las 81 municipalidades.

En la actualidad hay cantones costarricenses que trabajan bajo esta línea, es decir que robustecieron sus servicios en línea pero que ya fijan su mirada en convertirse en ciudades inteligentes.

Un caso es el cantón Central de Cartago, donde se ofrece wifi gratuito en los principales parques y plazas del cantón.

La municipalidad implementa el programa de alfabetización digital.

“Realizamos cursos de computación y de tecnologías móviles, también se brindan capacitaciones acerca del uso de los quioscos inteligentes de autogestión”, dijio Rolando Rodríguez, alcalde del cantón Central de Cartago.

Otro avance significativo para el ayuntamiento y con miras a llegar a convertirse en una ciudad conectada, los brumosos implementarán un sistema de seguridad que incluye cámaras y videovigilancia inteligente que comenzará a operar este 27 de julio.

Palmares es otro cantón que trabaja para estar a la vanguardia tecnológica.

Milagro Campos, ingeniera informática de la municipalidad, explicó que cuentan con una red inalámbrica en todo el casco central de Palmares, el cual permite conectar los sistemas de videovigilancia ciudadana con la Fuerza Pública y la Policía de Tránsito.

El ayuntamiento ya ha sido reconocido por su portal de servicios públicos, el cual le permite a los habitantes conocer el estado de sus trámites municipales, obtener el historial de los pagos realizados, interactuar con el visor cartográfico para reportar problemas en el cantón y obtener datos abiertos.

Mientras los demás cantones costarricenses trabajan para acortar distancias con respecto a los avances tecnológicos, los habitantes de Medellín ya vieron los primeros resultados de tener una ciudad conectada.

Con la ayuda de la tecnología, las autoridades colombianas han logrado tener más control y ofrecerle a sus habitantes avances en seguridad, recaudación de impuestos y educación.

Según datos del BID, en Medillín se registró una reducción significativa en la tasa de homicidios, la cual pasó de 69,6 homicidios por cada 100.000 habitantes en el 2011 a 27 en el 2014.

Además hubo una reducción en los casos de hurto de automóviles, ya que en el 2011 se registraron 2.000 casos mientras que en el 2014 se reportaron 1.184 .

Para el mismo periodo, también se reportó un 50% menos de hurtos a las entidades financieras.

Líderes en conexión

Ránquin de ciudades:

Estocolmo

Londres

Singapur

París

Copenhague

Helsinki

Nueva York

Oslo

Tokio

Seúl

Taipéi

Los Ángeles

Barcelona

Hong Kong

Berlín

Fuente Ericsson.