Planes de banda ancha en Costa Rica avanzan, pero requieren más velocidad

La penetración de Internet veloz avanza, pero la tramitomanía y Fonatel desaceleran su avance

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /tecnologia/banda_ancha_ELFCHA20130503_0012_5.jpg
    326x204
    Banda ancha del país destaca en la región
    / 05 MAY 2013

index

En Costa Rica, 212.742 personas navegan en Internet con velocidades de banda ancha desde su casa, mediante tecnologías fijas como cobre y fibra óptica.

Este grupo navega en Internet a unos 2 Mbps, la velocidad mínima que establece la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) para clasificar una conexión como banda ancha.

Con ello, el Gobierno ha avanzado la mitad del camino (44,6%) para cumplir la meta que se propuso en marzo del 2012: que un 10% de la población tuviera acceso a Internet banda ancha en el 2014, según la Estrategia Nacional de Banda Ancha.

Las cifras de uso de Internet veloz surgen del reporte que realizan los operadores y proveedores de servicio al Viceministerio de Telecomunicaciones y brinda un vistazo preliminar del avance de la estrategia, que tendrá su primera evaluación y ajuste en el segundo semestre del año.

“Hay un aumento (de acuerdo con reportes preliminares) importante en la cantidad de conexiones de Internet banda ancha. Esto a pesar de que se han presentado atrasos en proyectos importantes para el país y que podrían hacernos caminar más rápido”, dijo Rowland Espinoza, viceministro de Telecomunicaciones.

Entre estos proyectos, puede citarse el de Racsa y la empresa sueca VíaEuropa para crear una red ultraveloz de fibra óptica, que promete dar velocidades de navegación desde los 10 Mbps y con tarifas competitivas; así como la Red Abierta de Nueva Generación, conocida como proyecto Range, del ICE, que combina tecnologías de fibra y cobre.

Otras iniciativas que están en fase de espera son las redes superveloces de la Junta Administrativa del Servicio Eléctrico de Cartago (Jasec) y la Municipalidad de Curridabat.

Empero, el mayor atraso que presenta la estrategia de banda ancha parece darse en la llamada banda ancha solidaria; es decir, las iniciativas que se desarrollarían con recursos del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) como la conexión a centros educativos, de salud y centros comunitarios inteligentes.

Una tarea que está en manos de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) y que el Gobierno pretende acelerar en el corto plazo tras un decreto ejecutivo que permitiría incluir iniciativas como obligatorias en los títulos habilitantes de los operadores.

También la Sutel adeuda la creación de tarifas subsidiadas a poblaciones cuyos ingresos los obligan a estar desconectados de la nube y las tecnologías de la información y comunicación.

“Esperamos ver avances (de la Sutel) en los próximos seis meses con tarifas subsidiadas. Le hicimos una solicitud para que presente los avances en los temas que están atrasados, sobre todo en aquellos que se financian con Fonatel”, comentó Espinoza.

Uso de tecnologías móviles

Espinoza reconoce que a poco más de un año de la implementación de la estrategia es necesario hacer ajustes.

Una de ellas es dar mayor peso a las tecnologías móviles, como medio para estimular el uso de Internet banda ancha.

La versión actual de la estrategia de Internet banda ancha da mayor énfasis a las tecnologías fijas, especialmente la fibra óptica, por la estabilidad que ofrecen en las velocidades de navegación y la posibilidad que tienen los usuarios de bajar y subir contenido a la nube a la misma velocidades (simetría).

Empero, la penetración que la telefonía móvil alcanzó en el país convierte a esta tecnología en un vehículo atractivo para ampliar el uso de Internet banda ancha.

Según un estudio del consultor Raúl Katz, el uso por parte de los ticos de la telefonía celular creció un 22,5% entre el 2010 y el primer trimestre del 2012, a pocos meses de haber entrado a competir el ICE, Claro y Movistar.

“Uno podría pensar que el rezago de la telefonía móvil en el país, al momento que se formuló el plan, provocó que se le diera más énfasis a las tecnologías fijas. Ahora que se niveló el terreno hay las condiciones para pensar en Internet banda ancha móvil”, dijo Alexander Mora, presidente de la Cámara de Tecnologías de la Información y Comunicación (Camtic), quien había criticado la exclusión de la tecnologías móviles de la estrategia, en marzo del 2012.

La apuesta por los celulares toma fuerza ante el interés que han expresado empresas como ICE y Claro para brindar telefonía de cuarta generación con tecnología LTE, la cual ofrece navegar a alta velocidad con el móvil.

A esto se suma la popularidad que han adquirido los teléfonos inteligentes y los planes de los operadores para comercializar smartphones de bajo costo.

La meta del Viceministerio de Telecomunicaciones es contar 200.000 conexiones de banda ancha móvil nuevas en el 2016 y pasar de una expectativa de penetración de Internet veloz del 16% a un 21% en ese año.

Ajustes para crecer

Empero, para alcanzar los 477.000 usuarios de Internet banda ancha fija en 12 meses, el Gobierno deberá hacer ajustes para mejorar el clima de negocios y facilitar la instalación de infraestructura, para crecer y aumentar las velocidades de navegación.

Para Juan Manuel Campos, consultor de la firma Ciber-Regulación Consultores, esta mejora implica una mejor coordinación entre el Viceministerio de Telecomunicaciones y la Sutel para implementar política pública. “Se necesitará un mayor liderazgo del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones”, dijo Campos.

Se trata de trámites ante municipalidades para la instalación de torres por parte de las compañías telefónicas y el acceso a postería que requieren los proveedores de Internet. De hecho, la Sutel obligó recientemente a Jasec a dar acceso a sus postes a varios proveedores en Cartago.

“Un usuario residencial podía contratar un máximo de 4 Mbps y eso a través de cable módem, el ADSL no lo permitía. Esta transformación continúa y esperamos ir incrementando las velocidades que se ofrecen a nivel residencial. Para el nicho corporativo, estamos en la capacidad de brindar el ancho de banda que quiera la empresa”, dijo Norman Chaves, gerente de asuntos corporativos de Tigo.

Y es que el tema de Internet banda ancha no se trata hoy solo de cobertura. El país deberá elevar las velocidades si quiere competir con países que están a la vanguardia como Corea del Sur, que ofrece experiencias de navegación cercanas a los 100 Mbps.

Precisamente esto estará en la mesa de discusión en el segundo semestre, cuando el país evaluará si eleva el ancho de la banda.

Sostenbilidad y financiamiento