Maratón por una batería de celular inmortal

Fabricantes le apuestan a la innovación para evitar la muerte diaria y temprana del teléfono móvil

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Nunca antes tantos fabricantes juntos habían buscado la extinción de una misma frase: “Se me muere el cel... te hablo luego”.

El teléfono móvil se vuelve cada vez más funcional y estético, pero cada día necesita más energía para funcionar.

Esta es una preocupación constante entre los usuarios locales, según las operadoras y vendedoras de celulares del país.

En una carrera feroz, con la inmortalidad del móvil como utopía, los fabricantes y diseñadores de chips y baterías se apresuran a encontrar un modelo sostenible entre el ahorro energético y el desempeño de los smartphones .

Su misión, en resumen, es que se vea cada vez mejor, pero que gaste cada vez menos.

Decirlo es fácil, pero es una tarea compleja, pues no depende solo del tamaño, sino del desempeño del dispositivo.

En la duración de la batería se manifiestan prácticamente todos los procesos que se tejen detrás de esa pantalla que, probablemente, tiene usted al frente.

Desde el brillo y la resolución hasta la rapidez con que se activa la cámara o la duración entre enviar el post de Facebook o de Twitter y su publicación.

Por eso, el procesador, cerebro del dispositivo, desempeña una función tan determinante en el consumo de energía del teléfono. Desde allí se define cuánta capacidad se le dedica a cada tarea en específico, se monitoriza la temperatura del teléfono y, en los chips más avanzados, se reduce el consumo de energía cuando el teléfono se calienta, pero se evita cualquier afectación en su desempeño.

La multinacional de consultorías Deloitte predijo este año que no sería el cambio de tamaño en la batería el que satisfaría la demanda de energía, sino otros componentes avanzados que permitan el ahorro.

Los guerreros

Las compañías diseñadoras de chips para móviles más grandes del mundo se pelean el puesto del procesador más ahorrativo.

No se limitan a crear el hardware (esa placa verde con conexiones microscópicas) sino que introducen software de avanzada (programas informáticos) para optimizar su uso y ahorrar energía.

Mediatek, la líder asiática en desarrollo de chips para móviles, lanzó su software CorePilot 2.0 este año, con un sistema que distingue las tareas más livianas de las más “gastonas” y utiliza, para cada una, una “neurona” o núcleo diferente.

Mientras tanto, un procesador sin software pone a trabajar a todos los núcleos al mismo tiempo. Es como si usted llegara a su casa y encendiera todas las luces, aunque solo necesitara las de la sala y la cocina.

infografia

Cuando el usuario utiliza varias aplicaciones al mismo tiempo (está jugando y recibe un mensaje de texto) el software enciende solo las luces necesarias para que cada neurona desempeñe la tarea que le toca.

Qualcomm, la firma de chips para móviles más grande del mundo, le apuesta a todo desde su familia de procesadores Snapdragon , que también utiliza chips diferentes para distintas tareas.

Paralelo a ello, el usuario de un teléfono que funcione con este tipo de chips puede descargar la aplicación BatteryGuru, que alarga la vida de la batería.

Apple y su predilección por la delgadez del teléfono tampoco se quedan atrás en la maratón. Según iCon Costa Rica, el último procesador, el A8, utiliza un 50% menos de energía en sus tareas.

Son estrategias similares con diferencias que recaen en detalles técnicos muy específicos.

El modelo de negocio de ambas compañías los lleva a demostrarle a sus clientes, las marcas de smartphone (Samsung, HTC, Apple, Alcatel, Acer), que sus sistemas son eficientes y les permitirán alargar la vida del móvil aun cuando la potencia de la batería sea prácticamente la misma que en modelos anteriores.

Los estudiosos

En la carrera por la inmortalidad también participan otros atletas.

Los científicos han encontrado una fuente inacabable de innovación en esta arena.

Los avances de investigaciones como la de la universidad de Stanford tiene a los fabricantes de móviles en ascuas.

El equipo de científicos presentó un prototipo de batería de células de aluminio y grafito, que podría sustituir a las actuales de iones de litio.

Su mayor hazaña es que podría recargarse completamente en menos de un minuto (¡en comparación con las horas que tarda una actualmente!).

Además, multiplicaría por siete la vida útil de las actuales baterías, que aguantan unos 1.000 ciclos de carga y descarga.

Y como cereza en el pastel, el aluminio es más barato que el litio, lo que terminaría por abaratar el costo de los dispositivos y disminuir su daño ambiental, que de por sí también es menor.

Eso, si logran vencer el reto de producirlo masivamente.

La firma israelí StoreDot también entró a la competencia este año, prometiendo una batería capaz de recargarse en menos de dos minutos. Su desventaja: habría que conectarla cada cinco horas.

En el último Congreso Mundial de Móviles de Barcelona, StorDot prometió que su creación estará operando en un celular a finales de este mismo año.

En la ruta hacia la meta común se encuentra de todo. Incluso a una gigante británica del mundo de las aspiradoras.

Dyson, firma tradicional de herramientas de limpieza, está invirtiendo 10 millones de euros en una start up llamada Sakti 3, que desarrolla una batería para doblar el tiempo que un móvil dura encendido.

Según la revista MIT Technology Review , las baterías de iones de litio utilizarían materiales novedosos que se basan en tecnologías de estado sólido (y no líquido, como las convencionales).

La pasión por encontrar una batería inmortal suma a todo tipo de actores, desde los fabricantes de cargadores inalámbricos hasta los más básicos usuarios.

Una encuesta realizada por YouGov para el Washington Post mostró que los usuarios preferirían incluso una batería más gruesa antes de que se les muera el celular en las manos. ¿De qué sirve la estética cuando no hay batería para tanta hermosura?

Consejos

Para reducir el consumo de la batería, tome en cuenta estos consejos:

Sincronización automática: desactivarla es una de las estrategias para ahorrar energía.

Disminuya el brillo: las pantallas más grandes y más brillantes se vuelven más gastonas.

Conexión automática al WiFi: si lo activa, gastará batería todo el tiempo pues estará buscando redes constantemente.

LTE: utilice esta tecnología solo cuando en su zona hay acceso. Actívela manualmente.

Fuente Claro y Movistar.

Sostenbilidad y financiamiento