El modelo BMW iNEXT será la base para crear una flota de vehículos totalmente autónomos

Por: Carlos Cordero Pérez 1 julio, 2016
BMW Group, Intel y Mobileye están creando una plataforma abierta para la próxima generación de coches autónomos más seguros, desde la cerradura de puertas al centro de datos.
BMW Group, Intel y Mobileye están creando una plataforma abierta para la próxima generación de coches autónomos más seguros, desde la cerradura de puertas al centro de datos.

BMW Group, Intel y Mobileye anunciaron este viernes 1 de julio una alianza con el objetivo de hacer realidad los vehículos inteligentes de conducción autónoma antes del 2021.

Mibileye es una firma especializada en tecnologías de aprendizaje automático.

BMW desarrollará los sistemas y las soluciones necesarias para la conducción totalmente automatizada e incorporar estas tecnologías en la producción en serie antes del 2021. El modelo BMW iNEXT será la base para crear una flota de vehículos totalmente autónomos.

Las tres firmas aseguraron que las tecnologías de conducción automatizada harán el transporte más seguro y fácil, pasando por diferentes niveles: transportarse sin conducir el volante, "quitar los ojos", dedicarse a entretenimiento o trabajo y "sin conductor humano".

Para lograrlo se desarrollará un estándar para el sector y una plataforma abierta de conducción autónoma que estará disponible para múltiples proveedores de automóviles y otros segmentos.

En el corto plazo se espera realizar pruebas de conducción con un prototipo altamente automatizado (HAD) y para el 2017 que la plataforma se extienda a flotas con pruebas autónomas extendidas.

Para esto se utilizarán tecnologías de Mobileye de detección, los cuales tienen la capacidad de comprender la escena a través de una sola cámara, las cuales se incorporaán en el procesador EyeQ 5 de esa firma.

Además, la tecnología Road Experience Management (REM) de Mobileye proveerá la ubicación exacta en tiempo real y modelará la escena para permitir esencialmente la conducción totalmente autónoma.

Las firmas desarrollarán en forma colaborativa los algoritmos para desplegarlos en las plataformas de computación de Intel.

Esta compañía pondrá a disposición una amplia cartera de tecnologías para dar capacidad de procesamiento y conectar miles de millones de dispositivos inteligentes, incluyendo automóviles.

Para manejar las complejas cargas de trabajo necesarias en vehículos autónomos en entornos urbanos, Intel proveerá potencia de cálculo a través de procesadores Atom y Xeon, entre otros, y ofrece un total de 100 teraflops de procesamiento eficiente sin tener que reescribir código.