Costa Rica cultivará in vitro células de cartílago

Instituto Tecnológico realizará proceso con inversión de $124.000

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En convenio con el Hospital del Trauma, el Instituto Tecnológico (TEC) iniciará el cultivo in vitro de células de cartílago para realizar los primeros trasplantes de ese tejido en el país.

Se trata de una técnica regenerativa que podrá aplicarse en el tratamiento de lesiones causadas por deporte, accidentes, artritis o problemas degenerativos relacionados con la edad.

El proceso se inició hace más de un año, con el desarrollo de los protocolos y con una inversión de $124.000 en infraestructura e investigación.

Se espera que el primer trasplante de células de cartílago cultivadas in vitro se realice en el país en unos cuatro meses.

Proceso de innovación

Para realizar un trasplante de células de cartílago cultivadas in vitro , es necesario extraer del paciente una muestra del tejido que se requiere “reconstruir”.

La muestra se congela y es enviada al Centro de Investigación en Biotecnología (CIB) en el TEC, donde será cultivada en los laboratorios.

Una vez cultivada, la nueva pieza será enviada al centro médico para realizar el respectivo trasplante, detalló Alejandro Esquivel, gerente general del Hospital de Trauma del Instituto Nacional de Seguros (INS).

Hasta ahora, el tratamiento se limita a tejidos tomados de la persona que recibirá el trasplante; sin embargo, en el mediano plazo, el CIB espera ofrecer la opción de trasplante heterólogo (cuando el donante es una persona distinta del paciente).

Para responder al proceso de congelación, el Hospital de Trauma invirtió unos $100.000 en equipo.

Avance científico

Actualmente, un trasplante de células de cartílago en una clínica privada en el extranjero puede rondar entre los $15.000 y $20.000, dependiendo del caso.

La prioridad de los investigadores fue desarrollar un tratamiento con fines curativos, más allá de aliviar el dolor, expresó Nefertiti Chaves, ingeniera biotecnóloga del centro educativo.

Con la implementación del proyecto, Costa Rica se convierte en el primer país de Centroamérica en desarrollar este tipo de tratamientos, explica Miguel Rojas, coordinador del Centro de Investigación en Biotecnología del TEC. “Además del avance tecnológico que significa, el trasplante de cartílago representa nuevas opciones para que los pacientes puedan mejorar su calidad de vida”, manifestó.

Actualmente el CIB tiene una capacidad para dar atención a uno o dos pacientes a la vez, para un tratamiento de cultivo con una duración promedio de un mes y medio.

La piel enseña

El proyecto surgió tras la experiencia exitosa de cultivo in vitro de piel que se empezó a desarrollar en Costa Rica desde el 2005.

Para el cultivo de piel, se canalizó una inversión de $1 millón en conjunto con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Luego de pruebas e investigaciones, en el 2013 se intervinieron siete casos de pacientes que presentaban quemaduras, úlceras y cáncer de piel.

También se trató con esta técnica, por primera vez, un paciente mordido por una serpiente (accidente ofídico).

Se trataba de casos que no tenían posibilidad de mejorar su condición con injertos tradicionales.

Los resultados de la tecnología propuesta por el CIB fueron 100% satisfactorios, aseguró Rojas.

El tratamiento se desarrolla actualmente mediante un convenio entre la Clínica Bíblica y CIB.

El centro universitario se encuentran en conversaciones para definir las condiciones de un convenio con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Proceso hasta los huesos

Como parte de los nuevos proyectos, en el Centro de Investigación en Biotecnología trabajan en el desarrollo de protocolos para para futuros trasplantes de huesos.

El trasplante de huesos se realizará en conjunto con el Hospital del Trauma del INS.

Mientras el centro médico contará con un banco local de huesos para autoabastecimiento, el CIB implementará el proceso de radioesterilización.

Para llevar a cabo el proyecto, estiman una inversión de al menos $450.000, que incluye la compra de equipo Gamma Cell.

La propuesta se desarrollará con el apoyo de la OIEA, y sus líderes estiman que se encuentra en un 60% de avance.

“La meta es que este año esté completamente listo e instalado el equipo para su uso respectivo”, aseguró Rojas.

Con músculo de ratón

En la lista de pendientes se encuentra también un proyecto que pretende el cultivo in vitro de células musculares de ratones.

El objetivo es crear un modelo de regeneración muscular que sea la base para trasplantar células musculares a pacientes con pérdida de este tejido.

La iniciativa se desarrollará en conjunto con la Universidad Nacional y la Universidad de Costa Rica.

Su implementación podría tardar unos dos años, con la participación de 10 investigadores de los distintos centros universitarios y una inversión que ronda los ¢40 millones.

A pesar de las limitaciones en materia de inversión, los proyectos en lista y la reciente aprobación de la Ley Biomédica dan una luz de esperanza al sector tecnológico.

El tema pendiente continúa siendo la disponibilidad de financiamiento que frena a aquellos que pretenden llevar la investigación del papel, al laboratorio.

Las facetas

Cultivo in vitro de células de cartílago

1. Se deben solicitar los permisos en el Consejo Nacional de Rehabilitación (Cenare).

2. Se realizan las pruebas de desinfección en los laboratorios.

3. El tejido es cortado en pedacitos para ayudar a la disgregación. Se deja en una solución encimática para finalizar la etapa de disgregación celular.

4. Las células se filtran para aislarlas.

5. Se incuban en un frasco especial para cultivo celular.

6 . Se agregan nutrientes para que las células mantengan su metabolismo respectivo .

Fuente Nefertiti Chaves

Sostenbilidad y financiamiento