Según CMA la mayoría de sus clientes utilizan esta modalidad; la firma espera tener en su cartera más de 100 firmas al final de año

Por: Carlos Cordero Pérez 3 mayo, 2016
Con IaaS las empresas dejan de tener un datacenter y contratan el servicio a una firma que cumple con los estándares globales.
Con IaaS las empresas dejan de tener un datacenter y contratan el servicio a una firma que cumple con los estándares globales.

Las empresas ya están avanzando a usar un tipo de computación en la nube conocido como Infraestructura como Servicio (IaaS, por sus siglas en inglés) en nuestro país.

"Las empresas se mueven a la Nube, la mayoría son medianas", afirmó Julio Castilla, presidente del Grupo CMA. Esta firma, en alianza con Codisa, también ofrece servicios a nivel de software o aplicativos (SaaS) y de plataforma (PaaS) desde el año 2012.

El empresario aseguró que a final del 2016 llegarán a tener más de 100 clientes, todos empresas locales y algunas con presencia en la región, utilizando estos servicios, la mayoría en IaaS y otras que han evolucionado a servicios de plataforma y de software.

Nubes de tres tipos

El cloud computing permite a las empresas e instituciones contar con servicios a nivel de aplicativos, plataformas e insfraestructura.

El SaaS incluye aplicativos o software corporativos que van del correo electrónico a otros sistemas que se emplean en las compañías e instituciones y que se pueden brindar a través de Internet, en lugar de instalar de computadora en computadora.

El PaaS incluye, por ejemplo, la administración de la base de datos (ya sea SQL o de Oracle), donde la gestión de los datos es responsabilidad de la empresa y la gestión del sistema de base de datos es responsabilidad del proveedor del servicio.

El IaaS implica que la empresa puede eliminar su centro de datos o datacenter, se deja únicamente los equipos e instalaciones requeridas para la comunicación (switches y redes físicas, entre otros) y ubica los servidores y equipos de almacenamiento a cargo del proveedor.

¿Y por qué usar el servicio de infraestructura?

1. Tenga un centro de datos de calidad. Probablemente el centro de datos de su empresa está en un cuarto o área de la empresa casi escondido, que ha ido acondicionando a costa de fuertes erogaciones y sin que los gastos se acaben. Además, hay que estar comprando y actualizando servidores y sistemas de almacenamiento, aire acondicionado, redes eléctricas y redes de conectividad. Al trasladar el datacenter a un proveedor se garantiza contar con instalaciones que cumplen requerimientos y condiciones de calidad según los estándares de la industria, con conexiones redundantes (la conexión principal y una ante eventualidades) tanto en electricidad como en comunicaciones y en seguridad informática.

2. Reoriente a su personal. Uno de los temores que hacen que los gerentes de tecnología (los CIO, por sus siglas en inglés) y el personal se resistan a pasarse a la Nube es la posibilidad de quedarse sin tareas o responsabilidades. Al contratar un servicio de infraestructura –así como servicios de plataforma y de software– podrá dedicar a todo el personal a analizar el potencial de las nuevas tecnologías, aplicaciones de movilidad, incorporar nuevos productos y cómo darle valor agregado al negocio. "Una vez que ven los resultados más bien se dan cuenta que tardaron mucho en tomar la decisión de usar servicios de nube", afirmó Francisca Quintana, gerente de mercadeo de CMA.

3. Tenga flexibilidad. Dice Castilla que cuando llegan a una empresa normalmente se encuentran que están usando los equipos en una fracción de su capacidad. Con la nube es posible solamente alquilar por las capacidades o recursos que se necesitan y, cuando viene una coyuntura o temporada de alza en ventas, contratar más recursos; en el momento que pasa la coyuntura, se vuelve a utilizar las capacidades anteriores o menos recursos si fuera el caso. Esto por supuesto tiene beneficios en el flujo de caja y en el costo operativo.

4. Ahorre. Los ahorros que puede obtener una compañía con los servicios en la nube van del 5% al 50%, dice Castilla. ¿De qué depende? De lo que vaya a contratar como servicio y, en particular, de cuál es el estado de los equipos, redes y sistemas actuales. Por ejemplo, una empresa que debe actualizar toda la infraestructura llega a obtener más ahorros con la nube que gastando en la renovación completa.

5. Sea más competitivo. Muchas empresas se están viendo obligadas a pasarse a la Nube (ya sea como SaaS, PaaS o IaaS) cuando ven a su competidor ganarle la partida en el mercado y se dan cuenta que los servicios de cloud computing le dan la capacidad tecnológica necesaria."La gente de tecnología sabe que si no se mueve a la Nube pierde competitividad frente a los rivales que ya están en la nube", dijo Castilla. Mientras las grandes empresas –e incluso las instituciones y las transnacionales– desarrollan sus propios sistemas en la nube (bajo el modelo de nube privada), las medianas y pequeñas son las que pueden recurrir a los servicios de proveedores externos (con el modelo de nube pública).

Etiquetado como: