Por: Juan Carlos Sánchez 13 marzo, 2016
 Columna Scientia: Innovación emprendedora
Columna Scientia: Innovación emprendedora

Los amantes del rock recordamos 1966 como el año en que los Beach Boys publicaron Pet Sounds y los Beatles comenzaron a grabar el Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band . Ese mismo año, Donald Knuth completó el primer manuscrito de ‘The Art of Computer Programming’.

Knuth comenzó a escribir en 1962 un libro sobre diseño de compiladores, los traductores de lenguajes de programación. Al cabo de cuatro años tenía 3.000 páginas escritas a mano y el alcance de su obra era ya mucho mayor: estaba escribiendo el germen de una extensa monografía sobre los cimientos algorítmicos de la programación de computadoras.

50 años después, la obra no está terminada y no es porque Knuth la haya abandonado. ¡Al contrario! Knuth, Premio Turing y profesor emérito de la Universidad de Stanford, se jubiló tempranamente para concentrarse y trabajar en la obra de su vida.

Tres de los siete volúmenes originalmente planeados han sido publicados y la parte A del volumen 4 fue publicada en el 2011. Las partes subsiguientes se publican en fascículos que “representarán mi mejor intento de escribir una relación completa; pero la computación ha crecido hasta el punto en que no puedo aspirar a ser una autoridad en todo el material cubierto en estos libros”.

Muchas personas aprenden a programar rudimentariamente siguiendo la mecánica de las operaciones de un lenguaje y sus efectos.

La obra inacabada de Knuth es considerada como uno los 100 libros científicos más importantes del siglo XX por American Scientist y merece ser estudiada: es el súmmum del arte de programar. Allí se expone la belleza inherente del tema y se comunica el conocimiento que fundamenta la computación como ciencia y como técnica. ¿Quiere verlo en acción? Estudie el código bellamente estructurado de dos sistemas tipográficos creados por Knuth y donados a la Humanidad: los programas/libros ‘TeX: The Program’ y ‘METAFONT: The Program’.