Por: Juan Carlos Sánchez 28 mayo, 2016
 Columna Scientia: Nos vemos en línea
Columna Scientia: Nos vemos en línea

Según un informe del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información de España (Ontsi) las tecnologías de computación en la nube ayudan a la productividad y bajan los costos.

La Ontsi subraya algunos beneficios. Entre ellos están la movilidad que permite hacer todo desde una conexión a la Red; la flexibilidad que permite contar con los programas como servicios; la productividad derivada de la colaboración remota; la seguridad mejorada que proveen las compañías que venden estos servicios, y el ahorro de hasta un 40% de la inversión en equipos y programas y de hasta un 80% en la factura eléctrica.

Por su parte, la empresa de seguridad y soluciones de red Blue Coat dice que a esto deberíamos sumarle mejores controles generados desde la empresa, ya que esta tiene poca información sobre cómo se almacenan sus datos. Esto hace que todavía surjan algunos cuestionamientos respecto de los temas de la seguridad y la privacidad de los datos.

Encriptar. Según esta empresa, confiar a ciegas en un proveedor no es buena idea y, más bien, sugiere que las compañías encripten los datos sensibles antes de subirlos a la nube. Además, aconseja tener un particular cuidado sobre quiénes administran las claves y dónde son guardadas estas.

También se aconseja controlar la circulación de los datos que se manejan desde dispositivos móviles. En los cada vez más comunes ambientes del tipo BYOD (‘Bring Your Own Device’ o traiga su propio dispositivo) es muy frecuente que cierta información no pase por los equipos propios de la empresa y fluyan directo desde los dispositivos personales de los empleados hacia la nube.

Otro buen consejo es tener normas y reglamentos para el manejo de la información, de manera que no quede duda de quiénes son los responsables de cumplir con la legislación de protección de datos.