El .cr es estratégico pero caro

¿Cuándo debe utilizar una empresa un dominio regional para su página web?

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /tecnologia/cr-dominios-com-cctld-tld-nic-academia_nacional_de_las_ciencias_ELFCHA20150430_0001_5.jpg
    326x204
    Gráfico: Dominios .cr son los más apetecidos
    / 30 ABR 2015

index

Tener un dominio regional para su página en Internet puede ser estratégico, pero también puede resultarle más costoso que adquirir un .com o algún otro dominio genérico y más reconocido.

Un dominio es, en palabras simples, la terminación del nombre de su sitio en Internet. Puede ser genérico como los .com, .net o .org; o puede tener relación con su país, como el .cr para Costa Rica.

En el país, un brazo de la Academia Nacional de las Ciencias, Nic.CR, es el encargado de asignar las terminaciones .cr, que son de primer nivel, y las de segundo nivel como el .co.cr.

Estas últimas dos son las más buscadas por las marcas y los comercios que compran dominios regionales en el país.

A la hora de elegir la terminación de su nombre en Internet, las empresas se enfrentan a una dis- yuntiva: mientras los .com pueden costar menos de $12 en sitios administradores como GoDaddy, el .cr cuesta $80.

Casi siete veces la inversión, ¿para obtener los mismos beneficios? No necesariamente.

La huella identitaria

Esa identificación regional es valiosa para algunas marcas, indican los especialistas en mercadeo digital consultados por EF.

Su utilidad está relacionada con la afinidad con el mercado y con la visibilidad que adquiere en buscadores, indicó Paul Fervoy, analista digital de MiWeb.

“El .cr es visto por Google como un dominio para el mercado de Costa Rica y por esta razón le dará más privilegio y visibilidad en una búsqueda que un nombre .com”, dijo.

Las empresas que eligen un .cr como terminación tienen motivaciones indirectas también. Por ejemplo, compran los dominios terminados en .net, .com y .cr para proteger su nombre y evitar que sea confundido con otras empresas en el mundo.

También lo hacen cuando el nombre de su marca ya fue registrado en dominios genéricos y le quedan pocas opciones.

La terminación del nombre de su marca en Internet también define su “personalidad”. Los objetivos de una empresa a la hora de elegirlos tienen que ver con generar recordación, pero también con identificar a su público.

Por ejemplo, un sitio con extensión .cr denota un parentesco con el país; uno .org, con una organización y uno .net con redes y tecnología.

El .com es una abreviatura de “comercio” y es también la más recomendada para aumentar la recordación de una marca. De hecho, es la más utilizada en el mundo, con más de la mitad de participación en el mercado.

“Es el default que la gente usa siempre cuando piensa en un sitio web (es decir si yo pienso en Coca Cola, yo lo primero que pongo es  cocacola.com)”, dice Alfredo Rojas, director de la agencia de comunicación Baum Digital.

Altos precios

La administración regional de los dominios implica una inversión para el registrador, que en Costa Rica es Nic.CR. Esa es una de las razones por las cuales los precios pueden ser elevados, en comparación con otros.

“A los registradores chicos les cuesta tener una economía para cubrir los costos de desarrollarse”, explicó el presidente de la Asociación de administradores de dominios de alto nivel de Latinoamérica (LacTLD), Eduardo Santoyo.

Países como Colombia, de donde es originario Santoyo, ofrecen su dominio local .co a $40, la mitad que en Costa Rica. Pero otros países con un mercado pequeño, como el local, también ofrecen precios altos.

Por ejemplo, Bolivia cobra $142 anuales por su .bo.

Tomás Ananía, del ente registrador en Costa Rica, afirmó que el precio, sin embargo, ha tendido a la baja desde que se habilitó la posibilidad de obtener un .cr como terminación, hace cuatro años. Antes, solo existían los de segundo nivel.

Quienes se encargan de asesorar a las empresas en la compra de sus dominios no están convencidos de que comprar un dominio regional sea buena inversión.

“Los costos de esas extensiones no son comercialmente viables”, comentó Vekoh Pardo, director de la empresa Admintek, de soluciones de Internet.

Sostenbilidad y financiamiento