También impulsa subsidios a familias pobres para acceso a Internet, entrega de equipos a centros de atención en comunidades alejadas y hasta áreas públicas con WiFi gratis

Por: Carlos Cordero Pérez 2 marzo, 2016
Una familia de La Curia de San Cristobal de Pococí utiliza telefonía móvil gracias a un proyecto de Fonatel. Esta comunidad no tenía acceso al servicio anteriormente.
Una familia de La Curia de San Cristobal de Pococí utiliza telefonía móvil gracias a un proyecto de Fonatel. Esta comunidad no tenía acceso al servicio anteriormente.

El Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) invertirá unos $57 millones durante este 2016 en la implementación de varios proyectos de acceso a Internet.

Además, empezará a impulsar nuevas iniciativas de conectividad que incluyen subsidios, entrega de equipos a centros de atención y hasta áreas públicas con WiFi.

Se espera que los proyectos por iniciar puedan ejecutarse en los plazos planeados. "Hoy hablamos de meses, no de años", dijo Humberto Pineda, director general de Fonatel en la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel).

Los recursos de Fonatel proceden del 1,5% de los ingresos de los operadores (contribución especial parafiscal) y de lo que los operadores pagan por la concesión de espectro, entre otras fuentes.

Telefónica aporta el 36% de los recursos de Fonatel, Claro el 29% y el Instituto Costarricens de Electricidad (ICE) el 18%. La diferencia se debe a que el ICE no paga por las frecuencias que tiene.

Otros aportes vienen de Tigo (9%) y Cabletica (1%) y los demás operadores (3%).

El funcionario rechazó que la instalación de infraestructura de acceso por parte de operadores como Claro o Telefónica-Movistar se esté realizando en zonas que los operadores deben cubrir según la concesión que se les otorgó en 2010.

Sutel sostiene que la concesión obligaba a Claro y Telefónica a dar la misma cobertura que tenía el ICE en el momento de la apertura en 2010.

En ese mapa se dejaba sin cubrir a múltiples comunidades de zonas alejadas. Por ejemplo, en el cantón de San Carlos son 12 los puntos que los operadores deben cubrir por obligación de la concesión y 63 sitios que quedaban por fuera y donde Fonatel debe financiar el acceso.

En la actualidad el ICE está a cargo de seis proyectos financiados por Fonatel (Roxana, Corredores, Coto Brus, Buenos Aires y Golfito) por un total de $8,1 millones.

Asimismo Claro tiene cuatro proyectos (San Carlos, Sarapiquí, Upala y Pérez Zeledón) por $12,7 millones y Telefónica está a cargo de tres iniciativas (Guatuso, Los Chiles y Sarapiquí) por $4,9 millones.

La diferencia entre el costo del ICE y los de Claro y Telefónica se debería a la extensión geogrática que deben cubrir los proyectos.

Pineda aseguró que la participación de otros operadores se ha dificultado porque no tienen el alcance geográfico que se indica en los proyectos, entre otras razones, y rechazó también las críticas sobre que las conexiones a centros educativos son restringidas.

A comunidades sin cobertura

Para el 2016 se contempla la adjudicación de seis proyectos de conectividad para la Zona Atlántica, en los próximos meses, en los que se presupuestó un total de $20 millones.

En junio se hará el concurso para las iniciativas de conectividad para el Pacífico Central y la región Chorotega. Los operadores adjudicados tienen hasta un año para ejecutar la licitación.

Fonatel cuenta con cinco programas, este de conectividad se enfoca a brindar acceso a Internet a 185 distritos del país en condiciones de vulnerabilidad económica y social, alejadas geográficamente (costas y zonas fronterizas) y poblaciones indígenas.

En este caso se instala infraestructura para conectar escuelas, colegios, Ebais, CECIs y CEN-Cinai.

Pineda destacó que hasta el momento se ha cubierto el 42% de esos distritos mediante la inversión de $205 millones, alcanzando a 1,3 millones beneficiarios, 390.548 hogares, 34.602 kilómetros cuadrados y 5 poblaciones indígenas.

Los proyectos en poblaciónes indígenas (Matambu de Hojancha, Rey Curré y Ujarras en Buenos Aires, Conte Burica en Golfito y Chirripó) concluirán en 2017.

En estos casos Pineda subrayó que las comunicades han adoptado los proyectos de conectividad como prioritarios debido a sus necesidades en educación, salud, seguridad y medio ambiente.

Subsidio a familias pobres

En materia de proyectos complementarios se tiene planeado lanzar el próximo mes de abril un subsidio del costo del servicio de Internet (entre 40% y 80% según la condición), el cual alcanzaría a 140.497 familias de escasos recursos.

La estimación de Sutel es que en esos hogares hay unos 200.000 estudiantes de escuela y colegio que se verían beneficiados con el acceso a Internet.

Para este proyecto se cuenta con un presupuesto de $100 millones. Las familias recibirían este apoyo durante un mínimo de tres años.

En este proyecto las familias se acercan al operador de su conveniencia. La compañía confirma su situación consultando la información de la base de datos del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y "bloquea" a todos los integrantes del núcleo familiar (para evitar duplicidades).

Cada hogar beneficiario recibiría el servicio de Internet fijo, una computadora y capacitación "para uso productivo" que incluye orientación de firmas como Microsoft, Intel y HP en temas de seguridad informática y servicios bancarios, entre otros.

Pineda indicó que según los estudios internacionales una familia de bajos recursos llega a destinar hasta el 5% de su presupuesto mensual a servicios de telecomunicaciones. Con el subsidio, las familias costarricenses beneficiadas estarían aportando menos del 2%.

Dispositivos para centros de atención

También se impulsará una iniciativa para entregar 10.000 dispositivos a escuelas y colegios, así como a Equipos Básicos de Atención Integral en Salud (Ebais) en comunidades alejadas que ya cuentan con conectividad.

Los equipos también se entregan a Centros Comunitarios Inteligentes (CECI) del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), a los CEN-Cinai (centros de educación y nutrición para menores) y a bibliotecas públicas en esas mismas poblaciones.

Para este último proyecto de dispositivos se realizará una primera licitación (que tiene un presupuesto de $10 millones). La recepción de ofertas será hasta el 18 de marzo, al mes siguiente se hará la adjudicación y la ejecución será en el segundo semestre del 2016.

En ese segundo semestre también se realizará otra licitación (de igual presupuesto) para entrega de dispositivos, cuya implementación quedaría para el 2017. Para el próximo año quedaría, además, la creación de espacios públicos de acceso gratuito a Internet mediante tecnología inalámbrica WiFi.

Hotspots gratuitos

Durante el 2016 se iniciará el concurso público para licitar la instalación de 240 puntos de acceso a Internet mediante tecnología inalámbrica WiFi en 36 cantones del país, con lo que se alcanzaría hasta 500.000 habitantes.

Este proyecto tiene un presupuesto de $20 millones.

Pineda dijo que se contempla la instalación de cuatro equipos de acceso en cada punto, con lo que se brindará un total de 80 Mbps. El acceso será gratuito.

Entre los sitios escogidos se encuentran desde estaciones de trenes, el Parque Metropolitano La Sabana, el Parque de La Paz y, en comunidades alejadas, los centros de población (parques y áreas deportivas, comerciales y de aglomeración de personas).

Las redes permitirán que los diferentes operadores ofrezcan sus servicios (es multioperador).

Este proyecto se complementa con un programa de "Banda Ancha Solidaria" (por ahora solo se han presupuestado $500.000 para los estudios) que contempla el desarrollo de una red fija de transporte que conecta diferentes cabeceras de cantones vulnerables socialmente.

El próximo mes de abril se realizará una sesión informátiva para que las empresas vayan preparando sus ofertas.

"La idea es que las comunidades se vuelvan ciudades digitales", resaltó Pineda.