Para el 2020 las empresas tendrán una mezcla de sistemas on premises, hospedados y en la nube, pero cada vez más enfocados a los servicios de cloud computing en función de una mayor eficiencia

Por: Carlos Cordero Pérez 1 julio, 2016
Para el 2020 se espera que las empresas avancen más con servicios de infraestructura y de plataformas en la nube, más allá de los software como servicios.
Para el 2020 se espera que las empresas avancen más con servicios de infraestructura y de plataformas en la nube, más allá de los software como servicios.

"Para el 2020 una empresa sin una política de computación en la nube será tan rara como una sin Internet en la actualidad", dice un reporte de Gartner, que prevé un avance de los servicios en infraestructura (IaaS) y plataformas (PaaS) más allá de los software a través de la web (SaaS).

La firma, dedicada a la investigación de mercados tecnológicos, reportó que para el 2019 el 30% de los 100 más importantes vendedores de software invertirán únicamente en sistemas de nube.

Asimismo se extenderá el uso de IaaS –con crecimientos promedios de 25% anual hasta el 2019– y de PaaS, que juntos sumarán $55.000 millones de ventas a nivel global.

"La nube será por defecto la opción de mayor implementación para el software", dijo Jeffrey Mann, vicepresidente de investigación de Gartner. "Lo mismo es cierto para el software personalizado, que cada vez está diseñado para alguna variación de la nube pública o privada".

Los fabricantes de software están planeando aumentar la oferta de programas informáticos como SaaS, para ser utilizados a través de Internet y que las compañías los instalen en sus propias infraestructuras de centros de datos o los alquilen a los proveedores, bajo esquemas de nube privada o pública respectivamente.

Gartner advierte que la rígidez en el uso de la tecnología no ayudaría a las empresas e instituciones para adaptarse con rapidez a los mercados.

Asimismo, sostiene que los servicios de computación en la nube son los que facilitarán la flexibilidad necesaria para innovar, cambiar, integrarse y ser más competitivas.

Aunque las empresas mantendrán muchos programas informáticos licenciados instalados en sus equipos (bajo los conceptos convencionales de on premise y hospedados), con la mayor oferta de IaaS (servidores, equipos de almacenamiento, redes, centros de datos) se incrementará el uso de los servicios de software.

Al final las empresas tendrán, para el 2020, una mezcla de sistemas on premises, hospedados y en la nube, pero cada vez más enfocados a los servicios de cloud computing en función de una mayor eficiencia.