Adquisicón fortalece ventajas de Facebook como líder en las redes sociales

Por: Diana Lucía Salas Víquez 23 febrero, 2014
 Google: uno de los principales perdedores con la compra de WhatsApp
Google: uno de los principales perdedores con la compra de WhatsApp

El futuro está en el móvil y eso lo entendió Facebook. Con la adquisición de WhatsApp, la red social más popular del mundo se lanzó a conquistar un mercado al que no tenía acceso.

El mayor perdedor de la transacción estimada en $19.000 millones es Google, compañía que en el 2013 intentó sin éxito comprar también el servicio de mensajería instantánea.

De haberlo adquirido, se hubiera convertido en una excelente oportunidad para complementar los servicios “integrales” que ya ofrece: correo, plataforma publicitaria, sistema operativo móvil, programas de productividad y buscadores.

Facebook se adelantó y da la bienvenida a una aplicación con un modelo de negocio maduro, que se encontraba en uno de sus mejores momentos y que le permitirá a la red social mantenerse cerca de un segmento joven que perdió interés en su propuesta.

Un Google+ que no se levanta

A mediados de 2011 un esperanzado Google anunció el lanzamiento de lo que sería la competencia de Facebook, su red social Google+. Los resultados no fueron alentadores.

La poca novedad, las similitudes con Facebook y Twitter y la complejidad para registrase desfavorecieron la plataforma.

Y aunque su conexión directa con Gmail, y otros servicios relacionados con el buscador más consolidado del mercado, alimentan las posibilidades de sobrevivir, el mismo Eric Schmidt, expresidente ejecutivo de Google, reconoció que llegaron tarde al mercado de redes sociales.

La compra de WhatsApp les cierra la posibilidad de buscar formas laterales de entrar en ese mercado.

¿Qué gana Facebook?

WhatsApp es una de las aplicaciones que más ha crecido desde su lanzamiento en el 2009.

Se encuentra muy cerca de lograr el medio millón de usuarios, de los cuales 70% la usan cada día, y gana 1 millón de usuarios más diariamente, dice Gilles Maury, gerente de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones de Deloitte.

Su mayor atractivo es que concentra gran parte del mercado que Facebook pierde (en particular nuevas generaciones).

El mercado también dio el visto bueno. Las acciones de Facebook subieron 2,31%, tan solo un día después del anuncio de la adquisición de WhatsApp.

Cuando ingresó al mercado de acciones –el 18 mayo de 2012– el precio de la acción de la red social de Mark Zuckerberg era de $38,23. Ahora su precio cerró en $63,63.

El siguiente paso

Tras la compra de Instagram en el 2012, Facebook dio pistas de su norte: llegar a mercados en los que no estaba presente, entre ellos China y regiones de África, donde la penetración móvil es muy fuerte.

Con WhatsApp retomará además el público que se ha retirado de la red social, principalmente adolescentes, opinó Rogelio Umaña, consultor en Comunicación Digital.

Ese interés ya lo había demostrado un año atrás, cuando intentó sin éxito adquirir Snapchat.

Es muy probable que su próximo paso sea convertirse en el primer innovador en el desarrollo de apps móviles, ocupando el mercado con plataformas complementarias, predice Maury.

Umaña considera que precisamente las futuras decisiones irán enfocadas en entender mejor el mercado móvil y obtener de esta plataforma información sobre los hábitos, usos, y estadísticas de los usuarios a nivel mundial.

Oportunidad para Telegram

La aplicación de mensajería instantánea Telegram se venía perfilando como un fuerte competidor de WhatsApp, especialmente en temas de seguridad.

Con el movimiento de Facebook es posible que algunos usuarios que le estaba huyendo al todopoderoso Facebook –que registra y se adueña de todo lo que sus usuarios dejan en su sitio– encuentre en Telegram una alternativa satisfactoria, dice Maury.

También puede aprovechar sus ventajas de mensajes autodestructibles y chats privados.

Se trate de Telegram o de WhatsApp, lo cierto es que la mensajería instantánea da una gama de oportunidades de crecimiento con millones de personas conectadas al mismo tiempo.

Ya sea en la parte comercial –convertirse en una plataforma para realizar trámites y compras a través de ella – o innovar con un sistema operativo que brinde servicios en el día a día, las puertas de la tecnología siguen abiertas.

La presencia de Jan Koum, director ejecutivo de WhatsApp en la junta directiva de Facebook, brinda una luz de que la red social podría mantener el norte del servicio de mensajería sin publicidad y sin cobrar, características que preocupan e interesan a los fieles usuarios.