Las innovaciones que afectarán a las empresas la próxima década

Por: Carlos Cordero Pérez 23 septiembre

Ya se asoman nuevas innovaciones tecnológicas en el mercado.

En los próximos diez años o menos los sensores serán del tamaño de un grano de arena, gracias a la tecnología conocida como Smart Dust .

En una década la Human Augmentation también hará posible que las personas utilicen dispositivos y aplicaciones adheridas a sus cuerpos para revisar información y para comunicarse.

Los usuarios interactuarán, en cinco años, con las computadoras usando comandos de voz o interfases conversacionales.

Más pronto, en menos de un quinquenio, se podrá aprovechar una nueva generación de sistemas analíticos de grandes volúmenes de información.

Esas son cuatro de las 29 megatendencias identificadas por la firma Gartner que impactarán los mercados, a los consumidores, las industrias y las empresas.

Las innovaciones tendrán un impacto significativo en los modelos de negocios , por lo que las compañías deben estar atentas a su evolución, entenderlas y probarlas que más les afectan o les ayudan a generar más valor en su relación con los clientes.

“No solo es entender”, advirtió Gilles Maury, managing director of consulting de Deloitte. “Hay que imaginar, porque no existen todas las respuestas”.

Si hace una década se empezaba a hablar de virtualización y de computación en la nube, hoy tecnologías muy conocidas en las empresas, en los próximos años se intensificará la difusión de estas otras megatendencias.

La diferencia es que el impacto en los mercados y la economía va acelerando su adopción y uso, incluso le gana al atraso legal y regulatorio que normalmente ocurre.

 Diversos dispositivos , que se adhieren al cuerpo o se usan de diferente manera, permitirán a las personas obtener información o comunicaciones, se conoce como la Human Augmentation .
Diversos dispositivos , que se adhieren al cuerpo o se usan de diferente manera, permitirán a las personas obtener información o comunicaciones, se conoce como la Human Augmentation .

El riesgo de no hacer nada

Las empresas están obligadas a identificar las próximas tecnologías y a determinar cuáles son las que impactan a su mercado.

Eso implica fijarse en las innovaciones que adoptan los consumidores y que alteran su relación con la empresa. También implica estar alerta en las tecnologías que aplican los rivales y les dan una ventaja competitiva.

La transformación digital es, de todas formas, una realidad que se impone. Según Gartner, el 83% de las pequeñas y medianas empresas espera ser un negocio digital en el 2019 (en dos años).

Los que lo logren, sorteando los retos de ciberseguridad, transformarán la visión de su negocio, superarán a sus rivales en generación de ingresos e incrementarán sus márgenes brutos y operativos más que los que se hagan a un lado de la transformación digital.

Hace medio siglo, la esperanza de vida de una empresa de la lista Fortune 500 era de unos 75 años. Con la disrupción tecnológica, en la actualidad son menos de 15 años. Y cada vez disminuye más .

“Los modelos de negocios y sus respectivos planes estratégicos deben considerar los riesgos asociados a estas nuevas formas de interacción y la posibilidad real de la llegada de un jugador que cambie las reglas de su industria”, afirmó Paul Solano, CEO de SmartNow Technologies.

Ante esta realidad, el riesgo es no hacer nada. Puede que, en el “mejor escenario”, no se produzca ningún impacto. Pero si en su industria surge una disrupción del negocio, sus peores temores se materializarían .

Al identificar las tecnologías que transforman su industria, se debe analizar el modelo de negocios y su visión, identificar las brechas técnicas y gerenciales, determinar las prioridades y el nivel de inversión, y definir el plan para implementarlas.

Puede ir probando la nueva tecnología de manera restringida, para luego ampliar su uso , debido a que aún puede que no sea suficientemente madura y esté sujeta a constantes cambios.

La adopción de una nueva tecnología le debería permitir alcanzar relaciones más personalizadas con los clientes, potenciar a sus colaboradores, optimizar procesos de negocios y transformar los productos y servicios.

Asimismo, el proveedor deberá aportarle soluciones flexibles que se adapten al negocio, se integren a las inversiones existentes y ofrezca un respaldo de confiabilidad sobre el uso de la información de su compañía.

Una ventaja es que la mayoría de estas tecnologías se implementa sobre plataformas en la nube, a través de Internet, que están diseñadas para cambiar y adaptarse con más agilidad.

“La transformación digital no se trata simplemente de tecnología, sino que requiere que los líderes vuelvan a ver los modelos de negocios existentes y adopten una forma diferente de reunir a las personas, los datos y los procesos ”, dijo Ineke Geesink, gerente de Marketing y Operaciones de Microsoft Centroamérica.

infografia