Documento fue publicado en el diario oficial La Gaceta

Por: Diana Lucía Salas Víquez 25 abril, 2014
Laura Chinchilla, presidenta de la República, firmó la Ley Reguladora de Investigación Biomédica el pasado martes 22 de abril en Casa Presidencial.
Laura Chinchilla, presidenta de la República, firmó la Ley Reguladora de Investigación Biomédica el pasado martes 22 de abril en Casa Presidencial.

La Ley Reguladora de Investigaciones Biomédicas fue publicada este viernes 25 de abril en el diario oficial La Gaceta. Con la publicación entra en vigencia el documento que permitirá las investigaciones médicas en seres humanos, tras cuatro años de prohibición.

Laura Chinchilla, presidenta de la República, firmó el documento el pasado martes 22 de abril en Casa Presidencial, tras la aprobación en segundo debate en la Asamblea Legislativa y después de permanecer tres meses en consulta en la Sala Constitucional.

Durante su paso en la Asamblea, el proyecto recibió 138 mociones presentadas por el Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Partido Frente Amplio (FA), que se relacionaban con la ausencia de protección a las personas que participan en los experimentos, principalmente de grupos vulnerables.

La Ley Biomédica representa un gran avance para la comunidad científica en el país, pues después de cuatro años de espera, el sector privado, académico y público tendrá luz verde para producir nuevos medicamentos y para crear dispositivos médicos.

Devuelve la esperanza además a proyectos científicos que colocarían a Costa Rica en el escenario mundial en el tema de salud, entre ellos un tratamiento para curar el cáncer de páncreas y el desarrollo de tratamientos personalizados en el caso de cáncer gástrico.

La ausencia de la ley implicó que más de 14.000 pacientes perdieran la posibilidad de participar en estudios clínicos, que se cerraran 20 centros de investigación clínica privada, se despidieran a unos profesionales y se suspendieran 250 investigaciones clínicas, según detalló Guillermo Rodríguez, presidente del Instituto Costarricense de Investigaciones Clínicas (ICIC).

El país se enfrenta ahora al reto de recuperar la confianza del capital inversionista que se vió forzado a mover sus recursos a países que apostaron por esta innovación, como Panamá, Guatemala, Brasil, México, Argentina y Colombia.