Tiene 90 de los 2.100 empleados de la empresa en Belén

Por: Carlos Cordero Pérez 13 diciembre, 2016

El Mega Laboratorio de Intel cumplió dos años de operación en Costa Rica, dedicado al desarrollo de nuevos productos para distintos segmentos del mercado.

Entre ellos, servidores, dispositivos móviles, computadoras personales (de escritorio y portátiles). Además se trabaja en la última generación de servidores, portátiles y computadoras de escritorio, entre otros.

El Mega Laboratorio, que inició operación el 17 de diciembre del 2014, cuenta con 90 de los 2.100 empleados actuales de la firma en Belén. Además tiene más de 40 colaboradores bajo el esquema de subcontratación.

Esta unidad forma parte del Centro de Investigación y Desarrollo, que agrupa a 900 ingenieros dedicados a diseño u desarrollo de circuitos, de software, microprocesadores, y tarjetas de circuitos impresos y hardware.

También se realiza simulación y análisis de desempeño de productos y plataformas de Intel, así como generación de primeras muestras para los clientes.

La firma en la actualidad tiene más de 40 posiciones abiertas para contratar en las distintas unidades que tiene en Costa Rica, incluyendo el centro de servicios corporativos.

En el caso del Mega Laboratorio, aparte de haber duplicado su planilla, se aumentó en 300% el uso de la planta física. Intel destacó también que se aumentó la complejidad, variedad y servicios que se ofrecen a nivel global de ingeniería calificada.

En el Centro de Investigación trabajan también profesionales en ingeniería mecánica, eléctrica, electrónica, mantenimiento e industrial, así como técnicos con especialidades múltiples.

El Centro de Investigación y Desarrollo incluye la operación del Mega Laboratorio. Intel espera que a mediados del 2017 éste ocupe el 65% del espacio destinado en la planta de Belén.
Del fabricado al diseño

Intel mantuvo la planta de ensamble y pruebas desde 1997 al 2014. Esta planta se trasladó a Asia ese año, en el que precisamente inició operaciones el Mega Laboratorio.

"Pasamos de 'fabricado en Costa Rica' a 'diseñado y desarrollado en Costa Rica'", dijo Sergio Pacheco, jefe de Centro de Investigación y Desarrollo de Intel. "Pasamos de fabricar lo que se vendía en el mercado a pensar y validar los productos que se usarán en el futuro".

Con el Centro de Investigación y Desarrollo y el Mega Laboratorio también se diversificó la cartera de productos de Intel en el país.

Se incluye software de bajo y de alto nivel, como el código de las cámaras de los teléfonos móviles.

En el caso de la simulación se ve el desempeño de los productos para realizar las respectivas recomendaciones a los clientes, ensambladores de dispositivos, servidores, y productos futuros como autos inteligentes.

La operación incluso estará incorporando nuevas labores en el primer semestre del 2017.

Desde acá se brindan servicios remotos a equipos en Israel, México, Polonia, India, Malasia y otras localizaciones de Intel a nivel global.

Pacheco destacó que para el desarrollo futuro es crítico contar con talento en análisis de datos, big data, microelectrónica, termodinámica y software, entre otras.

Timothy Scott, director de relaciones corporativas de Intel Costa Rica, señaló están trabajando con varias universidades locales para la generación de recursos humanos con esas competencias en esos campos.

En este caso se han coordinado cursos y programas en nuevas áreas, que además generarían profesionales requeridos por la industria en general. "No solo para formar gente de Intel", destacó Pacheco.

La diversificación de productos también debe responder a la demanda de información instantánea que requieren los usuarios, como cuando usan apps de tránsito.

Expectativas

Para mediados del 2017 tendrán ocupado el 65% del espacio del Mega Laboratorio. En la actualidad es de un poco más del 50%, detalló Max Ramírez, gerente del Mega Laboratorio.

En este espacio se debe facilitar los equipos y recursos para que ingenieros de distintas partes del mundo puedan validar los futuros productos tecnológicos.

Los colaboradores costarricenses tienen la tarea de ayudar en ese proceso de pruebas y validación. Para eso deben interactuar con ingenieros de las distintas plantas de Intel.

Iván Flores, gerente de operaciones del Mega Laboratorio, explicó que los equipos hacen el testeo de las unidades, incluso con pequeños robots.

Además de equipos de prueba modulares, se tienen equipos de testeo más complejos con hasta 10 de módulos integrados. En cada uno se puede probar un producto, por ejemplo para tabletas, móviles y servidores que saldrán el próximo año.

El testeo puede durar meses con el fin de obtener el funcionamiento óptimo, tanto para usuarios individuales como grandes corporaciones tecnológicas.

La firma además coordina a nivel global en colaboración con firmas como Google y Facebook, para que los equipos de los usuarios respondan a las operaciones y servicios que brindan estas compañías con eficiencia.

En un área del Mega Laboratorio se tienen equipos para probar los software que se usan en los dispositivos, en coordinación con ingenieros de Intel de Polonia.

Actualmente se está habilitando un área de validación térmica, de velocidad, potencia y tiempos de reacción de los equipos.

Etiquetado como: