Mientras los fabricantes chinos tratan de aumentar las ventas de sus aparatos de ultra alta definición de precio bajo y menores tamaños, la estrategia de Samsung es hacer pantallas más grandes a precios más altos.

Por: Carolina Ruiz Vega 30 diciembre, 2013
El aparato de 110 pulgadas mide 2,6 metros de ancho por 1,8 de alto y estará a la venta en China, Oriente Medio y Europa.
El aparato de 110 pulgadas mide 2,6 metros de ancho por 1,8 de alto y estará a la venta en China, Oriente Medio y Europa.

Samsung lanzó este lunes 30 de diciembre una televisión de 110 pulgadas con una resolución cuatro veces mayor que las de alta definición actuales y cuyo precio de venta en Corea del Sur será de $150.000.

Anteriormente, la televisión con pantalla más grande de la compañía era de 85 pulgadas.

El lanzamiento de la gigantesca televisión refleja que los fabricantes globales tienden a favorecer la producción de aparatos con ultra alta definición, ya que hacer televisiones grandes con la tecnología OLED es muy costoso.

El año pasado, Samsung y su competidor LG Electronics, los dos mayores productores de televisores en el mundo, pronosticaron que la tecnología OLED sería la más usada en el futuro.

Las pantallas OLED son ultradelgadas y muestran imágenes con mayor claridad y una saturación de color más profunda.

Pero ambas compañías no lograron que la tecnología OLED remplazara a la de cristal líquido y siguen teniendo problemas para producir equipos con OLED a precios accesibles.

Mientras tanto, medios japoneses informaron que Sony y Panasonic decidieron poner fin a su sociedad para producir equipos con OLED.

Se espera que la demanda de equipos de ultra alta definición aumente pese a la escasez de contenidos para ellos, y también que los precios se reduzcan más pronto que los de los aparatos con OLED.

Se pronostica que el aumento en las ventas sea generado por China, el mayor mercado para las televisiones surcoreanas.

De acuerdo con la consultora NPD DisplaySearch, las ventas globales de aparatos de ultra alta definición pasarán de 1,7 millones este año a 23 millones en 2017.

Más de la mitad de los cargamentos entre 2013 y 2017 corresponderá a compañías chinas, según NPD.

Mientras los fabricantes chinos tratan de aumentar las ventas de sus aparatos de ultra alta definición de precio bajo y menores tamaños, la estrategia de Samsung es hacer pantallas más grandes a precios más altos.

Etiquetado como: