Las aplicaciones móviles no benefician a todos los negocios

Por: Mónica Cordero Sancho 13 octubre, 2013
 Elegir el sistema operativo para crear una aplicación implica pensar en la cantidad de gente a la que se quiere llegar.
Elegir el sistema operativo para crear una aplicación implica pensar en la cantidad de gente a la que se quiere llegar.

Invertir en aplicaciones ( apps ) es una actividad rentable, pero no para todas las empresas.

En los vericuetos del mercado, con innovaciones constantes y con la invasión de smartphones , se trata más un arte que un mero negocio.

Las apps móviles están en auge, pero no benefician a todos los negocios. Hay que evaluar.

Se trata de un mercado que se estima generará $26.000 millones al finalizar el 2013, según la consultora Gartner. Las aplicaciones gratuitas representan actualmente alrededor del 60% y 80% del total de las apps disponibles en la App Store de Apple y Google Play, respectivamente.

Para Gilles Maury, consultor de la firma Deloitte & Touche, la conveniencia de invertir en una sistema informático, que opere en un teléfono inteligente y una tableta, depende de varios factores. “Es como preguntarse si vale la pena invertir en un negocio”, comentó Maury.

“El mercado tico es pequeño El costo de una app ronda los $5.000 y puede llegar a unos $20.000. Esto solo un desarrollo para un solo sistema operativo”, añadió.

Primero analice

En Costa Rica, un 17% de los usuarios del servicio celular tenían activo Internet móvil al finalizar el 2012.

Ese sería el porcentaje de los teléfonos inteligentes que están conectados a las redes de las compañías telefónicas y el mercado potencial al que una empresa podría llegar mediante el celular.

Se espera que la cantidad de teléfonos inteligentes aumente. En el mundo, los operadores apuestan a conectar más usuarios mediante estos dispositivos.

Empero, la recomendación es tener claridad del mercado meta al que se quiere llegar.

Hoy los usuarios de teléfonos inteligentes se limitan a aquellas personas que pueden primero, adquirir un dispositivo y, segundo, pagar el servicio.

Maury comentó que una app puede servir como medio para acercarse a los clientes. Este es el caso, del Laboratorio Clínico Médico Labiclin, el cual lanzó una app para Android que permite a sus clientes solicitar servicios a domicilio dentro de la Gran Área Metropolitana (GAM).

Otra opción son los sistemas que permiten generar rentabilidad. En este grupo están las app que permiten vender contenido y ofrecen servicios de alto uso para la gente. Ejemplos son las aplicaciones para uso corporativo y de los medios de comunicación.

También hay empresas que deciden lanzar una app para proyectarse con un perfil innovador y darse a conocer.

Tome en cuenta

Una vez que se da el paso hacia el mundo de los sistemas para dispositivos móviles, se debe tomar en cuenta para cuáles sistemas operativos se va a desarrollar la aplicación, si para Android, iOS o Windows Phone.

“Entre más sistemas operativos se elija, mayor será el público”, dijo Maury

Una opción son las aplicaciones desarrolladas en HTML (el lenguaje que se usa para crear páginas web) que permite estar en cualquier dispositivo.

Por último, hay que pensar en el modelo de negocio. Puede tratarse de una app de descarga gratuita. También están aquellas que implican el pago de una suma para bajarla al celular y las mixtas, es decir, de descarga gratuita, pero asociadas a la compra de un servicio o contenido.

Tenga en cuenta que una app, aunque sea útil, no trae beneficios a todos los negocios. Por ello, la sugerencia es analizar, antes de invertir.