Especialistas reiteran que proyecto de nueva Ley de radio y televisión en fondo y técnica tiene problemas, se aleja de lo que viene haciendo el país por 70 años y lleva al control de contenidos

Por: Carlos Cordero Pérez 8 abril, 2015
La nueva ley pretende actualizar la regulación en materia de concesiones de espectro para radio y televisión, entre otros objetivos.
La nueva ley pretende actualizar la regulación en materia de concesiones de espectro para radio y televisión, entre otros objetivos.

Los especialistas legales advirtieron este miércoles sobre la inconstitucionalidad del proyecto de ley de radio y televisión promovido por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y de Telecomunicaciones (Micitt), así como que los problemas del proyecto van más allá del régimen sancionatorio.

En primer lugar llamaron la atención sobre lo que denominaron "el contenido ideológico" de la iniciativa, al proponer la censura sobre los medios de comunicación, y que el proyecto llama a engaño al dar potestades al Ministerio que corresponden a otras instancias y poderes.

Señalaron, a la vez, que al redactar el proyecto se olvidó el ordenamiento jurídico existente en el país, así como la jurisprudencia y la jerarquía de las leyes, alterando principios fundamentales. Incluso, que el proyecto crea medidas cautelares "especiales".

Agregaron que el régimen sancionatorio no es el único problema, pues se intenta limitar la libertad de expresión en el país, regulando los contenidos de los medios de comunicación.

"A todas luces es excesivo", dijo el abogado Ewald Acuña, en el Foro sobre el proyecto de ley de radio y televisión, organizado hoy por la Cámara Nacional de Radio y Televisión de Costa Rica (Canartel).

El abogado José Enrique Rojas Franco también indicó que poner a la ministra de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones a imponer sanciones es "una afrenta al país" al imponer el cierre de los medios de comunicación sin previa indemnización.

Agregó que es una iniciativa inconstitucional y al mismo tiempo se contrapone a regulaciones internacionales, que están por encima de la Constitución Política porque así lo ha establecido la misma Carta Magna.

Rojas Franco explicó que el proyecto es inconstitucional al intentar mitigar la libertad de expresión, así como al cercenar el poder para que los individuos puedan expresarse.

"Nació muerto y al quitarle las sanciones, ese proyecto no vale nada", afirmó. "Tienen que hacer uno nuevo".

Por su parte, Hernán Azofeifa, representante de Canartel, señaló que el proyecto en fondo y técnica se aleja de lo que viene haciendo el país por 70 años, al tiempo que aseguró que el sector ha impulsado la actualización de las tasas que pagan los concesionarios.

El especialista legal Juan Manuel Campos expuso que de acuerdo a la legislación vigente en la materia, a partir del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y las leyes de telecomunicaciones aprobadas de seguido, la regulación debe ser técnica e independiente, pero que el proyecto presentadoda potestad de regular a Micitt.

"La regulación que establece el proyecto de ley será evidentemente política", dijo Campos.

Agregó que incluso el mismo presidente Luis Guillermo Solís habló de control político de medios vía pauta publicitaria en el Consejo de Gobierno hace varias semanas, lo que evidenciaría la directriz que recoge el proyecto de radio y televisión.

La abogada Vanessa Castro entregó al viceministro Allan Ruiz un documento con la lista de problemas de proyecto, en especial que en la versión original del proyecto se hace copia de artículos completos de legislaciones en la materia de otros países (Venezuela, Perú, México y España), incluso de términos que no se usan en Costa Rica y sin hacer ninguna labor para pulir la propuesta.

"El proyecto tiene problemas de técnica legislativa. Su discusión en la Asamblea Legislativa será muy compleja", advirtió Castro. "No se puede aceptar como base para la discusión".

Por su parte, la Cámara Nacional de Radio (Canara) anunció que se opone totalmente a cualquier proyecto de Ley de radio y televisión. "No queremos podar el árbol, ni siquiera que se siembre la semilla", reiteró Gustavo Rojas, vocero de Canara.