Después de identificar los flujos de trabajo internos y de gestión del negocio, se empezaron a aplicar modificaciones que permitieron conseguir proyectos

Por: Carlos Cordero Pérez 26 mayo
La desarrolladora Rossmon logró estructurar sus procesos para obtener la certificación ISO 9001, lo que le permitió obtener nuevos negocios y crecer de tres a 28 personas.
La desarrolladora Rossmon logró estructurar sus procesos para obtener la certificación ISO 9001, lo que le permitió obtener nuevos negocios y crecer de tres a 28 personas.

Cuando Rossmon inició la certificación ISO 9001 tenía apenas tres personas, en el proceso logró estructurar mejor la operación, aumentó la capacidad para conseguir más negocios y contrató más personal hasta llegar en la actualidad a 28 colaboradores.

"Al tener la empresa estructurada, se logró captar más proyectos y negocios", afirmó Rossy Garita, CEO de Rossmon.

Esta es una desarrolladora costarricense, con sede en Cartago, que inició operaciones en 2008, enfocada en desarrollo y mantenimiento de sistemas a la medida para instituciones públicas.

Entre los productos desarrollados se encuentran software para cobranzas, comercializado especialmente en cooperativas de ahorro y crédito; de actas de junta directiva, especialmente en instituciones; y de control de vehículos, implementado para talleres 3R para monitorear avance en la reparación de un vehículo siniestrado.

Rossmon también brinda el servicios de tercerización o outsourcing, donde se puede disponer de recursos informáticos para desarrollo de funcionalidades de un sistema o un aplicativo.

Asimismo, desarrolla aplicaciones móviles y brinda capacitación en tecnología.

La firma empezó el proceso de certificación de ISO 9001 en el 2016 con el apoyo del Programa de Innovación y Capital Humano para la Competitividad (PINN).

Este programa, gestionado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), contemplaba $35 millones, brindados mediante un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo, para becas de posgrado, actualizaciones profesionales y atracción de talentos, así como apoyo a empresas con recursos no reembolsables para proyectos de innovación empresarial.

Rossmon concursó en el 2015 y su proyecto fue aceptado en el PINN. El proceso concluyó en marzo del 2017 y este lunes 29 de mayo recibirá la certificación ISO 9001 de parte de Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (Inteco).

El costo del proyecto fue de $63.000, de los caules el Micitt financió $42.000 y el resto lo aportó la empresa.

Alfonso Montero, director de certificación de Inteco, destacó el hecho de que sea una pyme la que se certifique en esa norma y con el apoyo de PINN. Asimismo, resaltó que la empresa empezará a exportar sus servicios a países como Nicaragua y El Salvador, como un resultado del proceso.

Garita explicó que ese crecimiento de negocios y de personal con la certificación se debió a que después de identificar los flujos de trabajo internos y de gestión del negocio, se empezaron a aplicar modificaciones.

Uno de los cambios fue tan sencillo como estar atentos a las licitaciones de las entidades. Con solo esa medida se logró los contratos con varias institutiones, incluyendo la Mutual Cartago de Ahorro y Préstamo (Mucap) y con la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

En el caso de los procesos de producción de soluciones a la medida se escogió la metodología para desarrollo ágil conocida como SCRUM.

Otro fruto del proceso fue la certificación de los recursos humanos de la compañía en tecnologías de Oracle y Microsoft, especialmente.

Garita dijo que la certificación ISO 9001 le permite tener las condiciones para alcanzar la marca País y la certificación en carbono neutralidad, proceso en el que ya avanzaron en una tercera parte.

Etiquetado como: