Router: la llave para la mejor conexión

Datos para elegir el mejor enrutador

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Comprar un router es fácil porque se puede encontrar en prácticamente cualquier tienda de electrónicos. Elegirlo; sin embargo, puede ser difícil si no se cuenta con los datos necesarios.

Un par de preguntas básicas pueden ayudar: ¿de qué tamaño es la casa o la oficina?, ¿cuántos dispositivos se van a conectar?

De esta forma, definirá la potencia que necesita el aparato para repartir señal en todo el lugar.

La velocidad de transferencia se mide en mbps, igual que la del servicio de Internet. Si solo se va a conectar una computadora y un par de celulares a la red, la velocidad y la calidad del router no son tan determinantes.

Aunque estos aparatos pueden conectar a todos los dispositivos que se requiera, la velocidad del router se repartirá entre cada uno de ellos, comentó Danilo Esquivel, gerente de D-Link.

La calidad también es determinante a la hora de elegir pero, ¿cómo saberlo en un enrutador? La mayoría de especialistas consultados coinciden en que “la familia” de la que provenga el aparato tiene una gran importancia.

“Elija marcas conocidas y reconocidas”, recomienda René Quesada, ingeniero electricista.

El estándar de router que elegirá es uno de los aspectos más necesarios por tomar en cuenta. En el mercado existen el B, el G y el N, que se refieren básicamente a la frecuencia en que operan.

La diferencia entre ellos consiste en la distancia que cubren, indica Néstor Hernández, especialista en redes. Como N transmite en una frecuencia más alta (la de 5 Mhz, en contraste con la de 2,4 Mhz para el estándar B y el G), el alcance es mayor.

También son diferentes en la calidad de recepción y transmisión de datos. Mientras el G tiene un receptor de señal y un transmisor, el N tiene dos de cada uno, por lo que puede recibir y enviar datos al mismo tiempo.

El estándar B es más antiguo y suele presentar más interferencias ante la presencia de otras ondas radioeléctricas.

Para elegir alguno de los tres, el primer paso es preguntarle a su computadora si es compatible con ellos. La mayoría lo será al G, y los equipos más antiguos no estarán adaptados para recibir la señal de un router N, por ser una tecnología más reciente.

Trucos

El consejo más útil de los especialistas es también el menos práctico. Lo más adecuado, dicen ellos, es ubicar el router en un espacio abierto, libre de obstáculos que interfieran en la señal.

Como la realidad es tan distinta (casi en todas las casas hay paredes de concreto y varillas), existen un par de opciones más.

Por ejemplo, se puede colocar el dispositivo en un punto alto para que evada los obstáculos. También puede crear una red interconectada con dos o varios router, si el caso es muy extremo.

Uno de ellos funcionará como punto de acceso, por lo que no tiene que ser demasiado costoso, comentó Quesada.

“Eso es solo para distancias muy grandes. Quizás más de cincuenta metros, pero una casa no pasa de ahí”, advirtió , por su parte, Néstor Hernández.

A los router de menor calidad también los afectan otras ondas que vienen de aparatos eléctricos como microondas o celulares.

Algunos aparatos detectan automáticamente cuál es el canal del espectro que está más saturado y lo cambian para mejorar la recepción de la señal.

Para otros no tan avanzados es recomendable utilizar medidores de ondas, que por lo general están disponibles en apps para celulares inteligentes, y cambiar el canal del aparato manualmente.

Coloque el celular sobre el router con la aplicación activada y busque la interfaz que le muestra cuál es la señal más adecuada para conectar el Wifi.

Sostenbilidad y financiamiento