‘Startups’ van abriendo el paso

Hay más apoyos privados y en universidades, pero falta a nivel del sector público

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Cuando Laura Barillas, cofundadora de la startup Mimedtics, se acercó al Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) para buscar apoyo, le dijeron que su proyecto era una pequeña empresa convencional.

Lo menos que tiene es convencional. Mimeditics –creada junto con Leopoldo Martínez– diseña con tecnología 3D dispositivos médicos en el área ortopédica.

Esa es la realidad que enfrentan los emprendimientos de base tecnológica o startups que surgen en el país, en su mayoría por iniciativa de jóvenes que se plantean aprovechar las facilidades tecnológicas y de telecomunicaciones para crear productos y servicios que se comercialicen localmente y, en especial, a nivel global.

La Dirección general de apoyo a la micro, pequeña y mediana empresa (Digepyme), del MEIC, impulsa un proceso para definir los programas específicos para las startups , los cuales se espera estén definidos a finales del 2015. “Hay una política, pero no hay programas para emprendimientos innovadores”, dijo Laura López, directora de Digepyme.

Como de diccionario

El MEIC debió empezar por diferenciar y definir los emprendimientos en la política de fomento que elaboró a finales del año anterior, la cual sirve de base a las acciones que actualmente se realizan y para definir los programas hacia finales del año.

Las startups serían emprendimientos dinámicos y de alto impacto, afirmó López.

La funcionaria aseguró que en este proceso participan incubadoras, organizaciones no gubernamentales, representantes del sector empresarial y otros entes involucrados en el apoyo a los emprendimientos, quienes se reúnen cada tres meses para ver los avances obtenidos.

Entre las acciones actuales se encuentran la reorientación de fondos hacia startups , como Propyme y el Programa de Innovación y Capital Humano para la Competitividad (PINN) del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

Además, el MEIC impulsa los tours de emprendimiento, que consisten en charlas a nivel de colegios técnicos y universidades sobre emprendimiento, innovación y propiedad intelectual. Esta semana, por ejemplo, se concluyó un tour en el que participaron 800 estudiantes y 30 profesores, quienes luego replicarán las charlas.

También impulsan iniciativas para apoyar la gestión de fondos y el registro de marcas.

López dijo que, al iniciar la actual administración, hicieron un diagnóstico y encontraron que a nivel institucional no había claridad sobre las acciones por desarrollar con las startups . Según el MEIC, hay más de 100 programas de apoyo a pymes en el país.

Para representantes de incubadoras como Auge (de la Universidad de Costa Rica), ParqueTec y Founder Institute, así como la Cámara de Tecnologías de Información y Comunicación (Camtic), hasta el momento es evidente que el mayor apoyo a las startups proviene de universidades públicas y privadas, de iniciativas de empresas –como Pernix, Telefónica con Open Future y Grupo Nación con GN Plus, al que pertenece El Financiero – y de incubadoras o aceleradoras privadas.

También se vienen generando iniciativas privadas de espacios de coworking y laboratorios de innovación.

En todo caso se trata de iniciativas aisladas y desconectadas. “No hay aún una estrategia nacional, política pública, ni metodología para el desarrollo de startups y esta es indispensable”, dijo Kemly Camacho, de Camtic.

Como consecuencia hay mucha confusión en temas como emprendimientos, empresarialismo, mipymes, innovación y startups , y se piensa que se trata de las mismas necesidades.

Esto lleva a que incluso se obligue a las startups a formalizarse cuando aún están en una etapa donde no han probado su “producto mínimo viable”, etapa en la cual lo que están necesitando es capital semilla para empezar a operar y desarrollar el prototipo.

Apoyo debe ser diferente

El apoyo a las startups debe ser distinto dadas sus diferencias con respecto a los emprendimientos tradicionales en tiempos, procesos de desarrollo, modelos de negocios y requerimientos.

Parte de lo que se debe hacer es preparar personal del sector público observando las experiencias de Chile, Brasil, Argentina e Israel, entre otros.

Además, los programas dirigidos a este tipo de emprendimientos deben tener metodologías y programas especiales para cada estado de madurez del emprendimiento, con apoyos gubernamentales específicos en las primeras etapas y del sector privado (capital de riesgo y aceleradoras) en las avanzadas.

Y debe impulsarse la masificación de la creación de emprendimientos. “El volumen es importante porque al final es un juego de números: entre más startups se apoyen más probabilidades hay de que alguna logre crecer”, dijo Ignacio Castro, director de Founder Institute en Costa Rica.

Otro punto de trabajo es resolver los vacíos en mecanismos de inversión, financiamiento, incentivos fiscales y mecanismos de apoyos para dar una verdadera opción de desarrollo a las startups , incluidas oportunidades en las contrataciones públicas o un plan progresivo en el tema de pago de cargas sociales.

“De no hacerlo, prácticamente condenamos a las startups a hacer más de lo mismo o a buscar oportunidades en entornos más desarrollados que el nuestro”, Luis Jiménez, director de Auge, de la Universidad de Costa Rica.

El apoyo a las startups sería necesario y sobre todo estratégico para evolucionar a una economía basada en innovación. “Debemos profundizar en la construcción de un andamiaje, una batería de herramientas y una programática institucional enfocadas al apoyo a los startups ”, recalcó Marcelo Lebendiker, presidente de la incubadora ParqueTec.

Categorías

La Política de Fomento al Emprendimiento define tipos de iniciativas:

De susbsistencia: Acciones empresariales que generan ingresos diarios, se ubican en sector informal y población pobre.

Tradicional: Tienen estructura organizacional y usan conocimiento técnico. Están formalizadas y en sectores tradicionales de la economía.

Dinámico: Utilizan conocimiento, gestión tecnológica y talento humano, tienen potencial de acceso a financiamiento y de diferenciación.

De alto impacto: Tienen capacidad para transformar y dinamizar la economía y empleo con procesos innovadores y rápido crecimiento.

Sociales: Acciones sin fines de lucro que surgen con el propósito de alcanzar objetivos sociales o ambientales, generando ingresos y empleo.

Fuente MEIC.

Sostenbilidad y financiamiento