Conozca las seis rutas para impulsar el crecimiento de startups

La oferta de financiamiento no tradicional incluye concursos, amigos y plataformas virtuales

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Leaf.fm es una plataforma de medios con sello tico que pone en contacto a los artistas con sus seguidores para facilitar la generación de ingresos.

La idea de negocios surgió de dos ingenieros, un arquitecto y un cineasta. Ellos dieron el paso emprendedor con sus ahorros personales y recurrieron a concursos de capital semilla, a la promoción de su idea con clientes potenciales y a la vinculación con aceleradoras de empresas –en este caso una de Estonia llamada Startup Wise Guys– para crecer.

Leaf.fm es parte de la generación de negocios que se catalogan como startups . En el mundo tecnológico, ejemplos famosos son Facebook, Dropbox y WhatsApp.

Se trata de un concepto que hace referencia a proyectos o compañías que entran de una manera disruptiva en un mercado y crean un negocio que es escalable y repetible en diferentes partes del planeta.

Las startups se caracterizan también por su alto riesgo. Por ello, quienes tienen entre manos una de estas ideas disruptivas –con tasas de crecimiento exponenciales– deben buscar apoyo financiero no tradicional.

“No hay una única receta (de financiamiento) para todo el mundo. Las oportunidades existen y hay que tirarse al agua”, dijo Adrián García, cofundador de la aceleradora de startups , Carao Ventures, que ha evaluado 200 ideas de negocios.

Abanico de oportunidades

Para García, una primera fuente de recursos serían los ahorros y la ayuda de amigos y familiares del emprendimiento.

“Este es el primer reto de un emprendedor: convencer a sus allegados de que la idea es buena”, comentó.

En su opinión, este paso eleva el valor de la empresa y favorece –más adelante– la negociación con los inversionistas ángeles, es decir, gente que destina dinero a un proyecto mediante la adquisición de acciones.

Otra alternativa son los clientes potenciales. Gilbert Corrales, cofundador de Leaf.fm, cuenta que la idea inicial lo plasmaron en una animación que mostraron a músicos y casas disqueras.

Una tercera opción son los concursos. Para Corrales, el emprendedor debe dar este paso con la misma seriedad como un estudiante hace la aplicación para ingresar a una universidad de gran prestigio en el mundo, donde solo unos pocos ingresan.

Cuando se trata de concursos, las opciones incluyen el de Capital Semilla del Sistema de Banca para el Desarrollo, los fondos de incentivos del Consejo Nacional para Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Conicit) y la iniciativa Yo Emprendedor.

La lista incluye hackatones o maratones cuya meta es desarrollar aplicaciones de forma colaborativa en un lapso corto.

Por otra parte, la lista de certámenes internacionales incluyen Latin America Mobile y Web & Cloud Start-up Challenge.

Otra herramienta de financiamiento es la cooperación colectiva mediante redes para conseguir dinero y otros recursos que crecen apoyadas en plataformas digitales, llamada crowdfunding .

Pablo Solano, socio de la aceleradora MITA Institute & Tech, explicó que existen varios tipos de crowd funding . “Con esta modalidad, muchos han podido sacar adelantes productos y eventualmente compañías”, dijo.

“Un ejemplo es Facebook que compró Oculus VR ( empresa fabricante de las anteojos de realidad virtual) por $2.000 millones. Oculus VR hizo una campaña de crowdfunding en el 2012 por la plataforma digital Kickstarter, donde el donante solo obtiene el producto o recompensa que los líderes de la campaña ofrecieron a al principio”, añadió Solano.

Conocer el ecosistema

La sexta herramienta es la vinculación con las aceleradoras de empresas.

La lista incluye a la tica Carao Ventures y otras fuera del territorio nacional son Startup Wise Guys y Wayra.

En este caso, Wayra es la aceleradora de la compañía Telefónica y lanza concursos desde cuatro países latinoamericanos y tres europeos, abiertos a los emprendedores de todo el mundo.

Gonzalo Martín-Villa, CEO de Wayra, explicó que la mayor diferencia está en que una incubadora va dirigida a proyectos que necesitan recursos para convertirse en empresa, mientras la aceleradora sería el siguiente nivel lógico en la cadena.

“La empresa está creada y la aceleradora apuesta por ese proyecto concreto invirtiendo capital en ella porque cree en su potencial. La aceleradora pone a disposición de la startups recursos más personalizados para el negocio concreto, siendo de los más importantes la red de mentores”, dijo.

Recientemente, Telefónica lanzó una iniciativa llamada Open Future –de la que Wayra es parte – para conectar todos los eslabones de la cadena del emprendedor mediante una plataforma online y espacios de trabajo colaborativo.

Costa Rica es el primer país en Centroamérica donde se lanza esta plataforma incubadora de emprendimientos de base tecnológica gracias a un convenio entre Telefónica y el Gobierno.

Empero, Gilbert Corrales, de Leaf.fm, opinó que el primer paso para hacer crecer una idea (en su caso tecnológica), antes del financiamiento, es “creérsela” y aprender de aquellas que no funcionan. “Es cuestión de buscar otra (idea)”, destacó.

Sostenbilidad y financiamiento