Tecnología lanza oferta de productos indestructibles

Si el deterioro de teléfonos y ropa lo desvela , hoy la tecnología le da opciones

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Si el hecho de cambiar constantemente de teléfono o cámara se convirtió en su pesadilla recurrente, la tecnología le ofrece soluciones irrompibles.

Opciones todoterreno pretenden vencer el más rudo de los tratos y las condiciones extremas.

Esa es la propuesta de marcas como Caterpillar, la cual sorprendió recientemente al mundo con el lanzamiento de su teléfono indestructible. Después fue el turno de las firmas Honeywell, Nokia y Samsung.

Sin embargo, no solo el área de las comunicaciones se alió al trabajador expuesto a condiciones rudas y peligrosas.

La posibilidad de producir ropa antigolpes se gesta en las aulas de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Sin destruir su teléfono

En la sección todoterreno encontrará teléfonos que logran combinar estética, funcionalidad y resistencia.

En el caso de Caterpillar fue el smartphone B15 Cat Phone, un teléfono resistente al agua, a las caídas y al polvo.

La propuesta evitará que el usuario use incómodos protectores de silicón mientras utiliza el teléfono en labores de contratistas, construcciones y otras tareas “pesadas”.

Con la estadounidense compite la marca Honeywell, con su teléfono Dolphin 70e Black, al combinar la tecnología de uso rudo con opciones de geolocalización GPS.

Los pasos de ambas compañías los sigue de cerca la marca Nokia, con su smartphone Nokia Luminia 720, creado para soportar golpes y rasguños y también Samsung, con su propuesta Galaxy S4 Active.

Este último ofrece una protección calificada contra polvo y se puede sumergir hasta 30 minutos a un metro de profundidad.

Capturar lo extremo

No solo la oferta móvil procura asegurarse un espacio en el mercado de lo indestructible.

¿Qué tal una cámara preparada para la aventura? Con una propuesta de Panasonic (la cámara Panasonic FT25) podrá sumergirse hasta siete metros en el agua, resistir los 10 grados bajo cero y también caídas de hasta 1,5 metros de altura.

La Olympus TG-2 iHS soportará 15 metros bajo el agua, caídas desde un máximo de 2 metros de altura y 220 libras de presión.

En el caso de la Samsung HMX-W300, su resistencia reta caídas de hasta 1,98 metros de alto y hasta 3,6 metros bajo el agua.

Ropa para resistir golpes

¿Se imagina chalecos protectores, rodilleras, tobilleras o cascos, suaves y livianos que se endurecen ante la presión de golpes o de movimientos bruscos?

La producción de ropa anti golpes se convierte en una posibilidad con la investigación que realizan científicos de la UCR.

El desarrollo de este tipo de ropa sería una realidad gracias a la reopexia, proceso en el que algunos productos se mantienen en estado líquido cuando están en reposo, pero se vuelven más espesos y resistentes cuando se les aplica presión o movimiento.

Aceites, tintas y mezclas de agua con yeso son algunos ejemplos de fluidos reopécticos. Los más conocidos son los que resultan de la mezcla de agua con maicena o almidón.

Esa es precisamente la mezcla que se utiliza en las investigaciones de la UCR, según explicó Erick Castellón, profesor e investigador de la Escuela de Química de ese centro de estudio superior.

Esta ropa antigolpes se convertiría en un aliado más de esta tendencia, en la que la telefonía móvil y las cámaras ya incursionaron. Es cuestión de tiempo para que otros productos se unan a la moda de lo indestructible.

Sostenbilidad y financiamiento