Los trabajadores y las organizaciones se verán afectados por el poder de obtener más información, inteligencia y automatización con la computación cognitiva

Por: Carlos Cordero Pérez 9 marzo, 2016
La computación cognitiva es uno de los seis aceleradores de la innovación, según IDC.
La computación cognitiva es uno de los seis aceleradores de la innovación, según IDC.

La computación cognitiva generará tres transformaciones en las empresas a partir de un mejor manejo de los datos: nuevas fuentes de ingresos, más negocios basados en la información y formas novedosas de operación y trabajo.

Este tipo de tecnología consiste en un sistema de inteligencia artificial que permite acercar la actividad de un equipo a la de un cerebro y procesa información a partir del lenguaje humano. A las empresas les permite realizar análisis a partir de la información estructurada (datos sujetos a un formato definido) y de la no estructurada (que no cumple con ningún esquema particular, como la de redes sociales).

Según International Data Corporation (IDC), la computación cognitiva es uno de los aceleradores corporativos de la innovación, junto con Internet de las cosas (IoT), los sistemas de seguridad de próxima generación, la realidad virtual y aumentada, la robótica y la impresión en tercera dimensión (3D).

El reporte indica que las inversiones en computación cognitica aumentarán cerca de $31.900 millones para el 2019, gracias a un crecimiento anual del 55%.

El 60% de esa inversión será en hardware, especialmente en servidores y equipos de almacenamiento; mientras que en software se concentrará en aplicaciones analíticas de textos y de contenidos enriquecidos, buscadores, sistemas de autoaprendizaje para equipos, y navegación, entre otras.

Cómo se usará

Los sistemas de computación cognitiva construyen predicciones, recomendaciones, conclusiónes y análisis gráficos, y asistencia inteligente, incluso con sistemas que permiten el aprendizaje automático (aprende a realizar automáticamente tareas a partir de los procesos ya realizados).

Con esto las empresas identifican tendencias para crear nuevos productos y servicios ajustados a las necesidades de los clientes.

Asimismo, podrán introducir cambios y novedades en los negocios basándose en los datos, más que en la intuición y opiniones subjetivas de sus ejecutivos.

También se introducirán mejores formas de hacer las cosas en las compañías, enfocándose en las actividades que generen más rentabilidad de acuerdo a los datos analizados.

"El uso potencial de los sistemas cognitivos es tan amplio, variado y rico como la imaginación", dice Jessica Goepfert, directora de programa de consumo y análisis de IDC. "Los trabajadores y las organizaciones se verán afectados por el poder de obtener más información, inteligencia y automatización con la computación cognitiva".

Dónde se usarán más

Donde más se utilizaría esta tecnología sería en la banca, que consumirá el 20% de la inversión para la detección e investigación de fraudes, alertas automáticas de amenazas y aplicación de medidas de protección.

El segundo sector que aprovechará esta tecnología es el de ventas al detalle o retail, especialmente en automatización de servicio al cliente y merchandising para las operaciones en todos los canales.

El tercer sector donde se utilizará es el de salud, cuyo gasto combinado alcanzaría los $10.000 millones en el año 2019 (en diagnósticos y tratamientos).

También en servicios.

La firma KPMG LLP se apoyará en el sistema Watson, de computación cognitiva de IBM, para ofrecer fortalecer sus servicios de auditoria y asesoría. El acuerdo fue anunciado este martes 8 de marzo.

Tanto KPMG como IBM destacaron que estas tecnologías permitirán, además de hacer evolucionar los servicios de auditoría, analizar los datos sobre talento, tiempo, capital y otros recursos de sus clientes.