Resolución de la Sutel del 2014 les permitiría a los operadores degradar el servicio a su discrecionalidad

Por: Carlos Cordero Pérez 2 octubre, 2015
La Sutel insistió que los usuarios de postpago podrán elegir entre el cobro por descarga de datos o el actual de velocidad de Internet móvil.
La Sutel insistió que los usuarios de postpago podrán elegir entre el cobro por descarga de datos o el actual de velocidad de Internet móvil.

La Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) anunció este 2 de octubre la propuesta adicional de esquema de cobro por transferencia de datos para el servicio de Internet móvil pospago, según la cual los usuarios tendrían la opción de elegir también que se les cobre sin límites como en la actualidad.

Sin embargo, quienes escojan a esta segunda alternativa podrían recibir menor velocidad, ya que los operadores tienen la posibilidad de aplicar una resolución de la Sutel del año anterior que les permite degradar el servicio a su discrecionalidad.

Walther Herrera, director de mercados de Sutel, dijo que la aplicación de esa potestad sería una política de cada empresa. "No es obligatorio. Es a su discrecionalidad", afirmó Herrera.

Agregó que la Superintendencia lo que busca es un mercado en competencia y en él cada operador hará lo posible por ganar más clientes, por lo que tendrá que ver lo que es más atractivo para conquistar suscriptores.

Los operadores —que han mencionado la posibilidad de aplicar la resolución de la Sutel sobre la degradación del servicio en diferentes foros— respondieron que están estudiando la propuesta de cobro por descarga publicada este viernes.

Victor García, gerente regulatorio de Claro, indicó que se encontraban valorando los alcances de la convocatoria de la Sutel a la audiencia al tenor de lo indicado por la Sala Constitucional y la legislación vigente. "Una vez que culminemos nuestros análisis internos, expresaremos una posición con respecto al tema", agregó.

“Estamos revisando la propuesta de Sutel presentada el día de hoy y nos referiremos oportunamente”, dijo José Pablo Rivera, gerente de regulación Telefónica Costa Rica.

A final del mes

La propuesta de cobro por descarga será sometida a consulta pública el 28 de octubre en la sede de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) e incluye la actualización de la tarifa en la modalidad de prepago para el kilobyte, así como en la fijación del megabyte, de acuerdo a la publicación realizada este viernes 2 de octubre en el diario oficial La Gaceta.

La Superintendencia justificó el paso indicando que actualmente los consumidores pospago de Internet móvil solo disponen de un esquema tarifario por velocidad, lo que significa que —aún sin usar el servicio o teniendo un bajo consumo de éste— deben pagar un monto fijo mensual. "Con la propuesta de cobro por transferencia de datos pagarían únicamente por lo que consumen", asegura la Sutel.

Insistió que la iniciativa se basa en información actualizada de los operadores a mayo del 2015.

El organismo resaltó que la propuesta de cobrar por descarga de datos no sustituirá la existente (velocidad) y que el usuario podría mantenerse con el mismo esquema de cobro en el que está actualmente si lo prefiere con con las condiciones de los contratos actuales que tienen un período de permanencia establecido.

Asimismo, reiteró que el esquema de cobro para Internet móvil pospago ya existe en el país y es el que se aplica al 75% de usuarios que usan el servicio de datos en la modalidad prepago.

La entidad especificó que los usuarios verían —con la nueva propuesta— una reducción de la tarifa máxima prepago en un 15%. Asimismo, debido a que el precio de la tarifa máxima pospago sería igual a la prepago, los usuarios postpago de bajo consumo pagarían menos si se pasan a este esquema.

También los usuarios postpago que consumen menos de 1.500 MB (48% de los suscriptores según la Sutel), si optan por el cobro por descarga, pagarían menos de lo que en la actualidad pagan por el servicio.

La iniciativa de la Sutel propone que a los clientes de pospago se les cobre ¢0,0064 por kilobyte descargado, a lo que se le suma el impuesto de ventas y queda en ¢0,0074 por kilobyte. Ahí estaría la reducción del 15% respecto a la tarifa actual de ¢0,0085.

Como esa nueva tarifa es de referencia —ya que el modelo tarifario actual es de precios tope hasta que se declare la competencia efectiva en estos mercados— se esperaría que los operadores cobren menos para hacer atractivos sus paquetes comerciales.

Modelo actual "obsoleto"

La Sutel se hizo eco de los argumentos en el sentido que esta nueva opción generará mayor competencia, pues las firmas deberían mejorar sus condiciones de costo y calidad para ganar clientes.

Las firmas venían insistiendo que el actual esquema es obsoleto, pues los pliegos tienen tarifas hasta siete veces más altas que los precios reales. Además, ese esquema —dicen los operadores— impide la innovación en el diseño de planes dirigidos a sus usuarios.

Y, en tercer lugar, afecta a los suscriptores con posibilidades económicas para sufragar su alto consumo pues en la actualidad reciben un servicio degradado, ya que otros usuarios están haciendo un uso excesivo de la red sin que esto corresponda a lo que pagan.

El cobro por descarga permitiría crear planes híbridos y facilitaría que usuarios de menores recursos puedan optar por planes que se ajusten a su bolsillo, con lo que se eliminaría una barrera de entrada en el acceso a Internet.

A finales de junio de 2015, la Sala Constitucional ordenó a Sutel actualizar los datos del sector móvil y convocar a una nueva audiencia pública con la cual se definiría el futuro del cobro por descarga de datos para Internet móvil, en modalidad pospago, al declarar con lugar un recurso de amparo presentado en junio del 2014, por un ciudadano de apellido Chacón, en contra de la Sutel y del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

Chacón cuestionó el modelo propuesto, el rol de la Sutel en la modificación y reclamó que hacía falta actualizar la información del mercado y facilitarla al público, antes de convocar a una audiencia pública sobre el tema.