Por:  1 octubre, 2012

¿Recuerdan cómo hace poco más de un año un angustiado Fernando Herrero nos decía que el gobierno estaba al borde de empezar a despedir maestros y policías si no le aprobaban más impuestos? La administración Chinchilla incluso anunció un programa de contención del gasto que supuestamente incluía recortes del 20% en algunas subpartidas presupuestarias de los ministerios, el congelamiento de plazas y la promesa de que para este año el gasto del gobierno central no iba a crecer más del 4% anual.

Ya que el paquete de impuestos murió en la Sala IV, uno hubiera esperado que la administración Chinchilla recrudeciera sus esfuerzos por contener el gasto público. Pero ya en los últimos meses del 2012 podemos ver las estadísticas presupuestarias del gobierno y notar que la cacareada austeridad nunca existió. Todo se trató de un cuento para hacernos creer que el gobierno se estaba socando la faja y que nosotros debíamos hacer lo propio pagando más impuestos.

Según cifras del Ministerio de Hacienda, para finales de agosto del 2012 el gobierno central estaba gastando 10.7% más en términos nominales que durante los primeros 8 meses del año pasado. Aún ajustado a la inflación, el incremento del gasto es de aproximadamente 6.5% durante dicho período. Si la administración Chinchilla sigue aumentando el gasto a pesar de no tener ingresos frescos producto de más impuestos, ¿qué habría pasado si le aprueban el paquetazo?

Pues es aquí donde entran los eurobonos. Como expliqué hace unas semanas, los eurobonos (endeudamiento externo) que aprobaron casi de manera unánime los diputados no son más que un paquete de impuestos diferido. Le brindará al gobierno recursos frescos justamente cuando empieza el año electoral. Si la historia es alguna guía, podemos esperar que este gobierno, al igual que lo hizo la administración Arias, suelte aún más las llaves del gasto con tal de garantizarle a los suyos 4 años más de g üesos y prebendas.

¿Y qué pasó con el congelamiento de plazas? El Financiero reporta hoy que el próximo año la administración Chinchilla duplicará el número de contrataciones en el gobierno central. Cajita blanca para aquellos que se creyeron el cuento de que los eurobonos venían simplemente a reemplazar deuda interna cara por deuda externa barata.

La fiesta preelectoral ya empezó. Son pocos los invitados (pero muchos los que pagaremos la cuenta).