Cables

Ucrania gana el festival de Eurovisión y España queda tercera

Empujada por la empatía de los espectadores de toda Europa ante la invasión rusa, Ucrania ganó este sábado el festival de Eurovisión 2022, en el que España quedó tercera con el pegadizo y sensual "SloMo" de la hispanocubana Chanel.

La banda Kalush Orchestra se impuso entre los 24 participantes en la final del mayor concurso de música en directo del mundo con "Stefania", un rap que combina el folclore ucraniano con ritmos modernos y una coreografía de breakdance.

"¡Por favor, ayuden a Ucrania y Mariúpol! ¡Ayuden Azovstal ahora!", pidió en inglés el líder de Kalush Orchestra, Oleh Psiuk, desde el escenario al terminar su actuación en Turín, en el norte de Italia.

La canción, que homenajea a la madre del rapero de 27 años, se presentía como la favorita en este concurso, con un sistema de puntuación que mezcla el criterio de jurados profesionales de los países participantes con el televoto de los espectadores.

"La victoria es muy importante para Ucrania, especialmente este año. Gracias de todo corazón. Gloria a Ucrania", dijo Psiuk a los periodistas tras la celebración.

Es la tercera victoria de Ucrania en este concurso, cuyos organizadores, la Unión Europea de Radio-Televisión, excluyeron a Rusia de esta edición un día después de iniciar la invasión contra su vecino prooccidental el 24 de febrero.

Cuarta después de las puntuaciones de los jurados, Ucrania asaltó la primera posición con el voto popular con 631 puntos, por delante del británico Sam Ryder y su "Space Man" (466 puntos) y de la cubano-española Chanel (459).

"¡Nuestro coraje impresiona al mundo, nuestra música conquista Europa!", escribió en Facebook el presidente ucraniano Volodimir Zelenski tras conocerse los resultados.

La banda, compuesta por seis hombres, mezcla música folclórica con electrónica, suena instrumentos de viento tradicionales parecidos a la flauta, como la telenka y la sopilka y viste con piezas de trajes típicos antiguos, chalecos y sombrero tradicional.

El grupo precisó de una autorización especial del gobierno de Ucrania para acudir al festival, dado que los hombres en edad de luchar tienen prohibido abandonar el país.

El permiso expira en dos días y Psiuk expresó la incertidumbre que les espera al regresar. "Como cualquier ucraniano, estamos listos para luchar tanto como podamos y llegar hasta el final", dijo.

Siguiendo la tradición, el país vencedor debe organizar la próxima edición del festival que, en opinión de Psiuk, debería tener lugar en "una Ucrania nueva, integrada, desarrollada y floreciente".

Zelenski fue más allá y dijo que Eurovisión 2023 tendría que celebrarse en la ciudad de Mariúpol "libre, pacífica y reconstruida". La urbe portuaria ha sufrido un largo asedio y está ahora casi control total de las tropas rusas.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, deseó que el próximo concurso tenga lugar "en Kiev en una Ucrania libre y unida".

Aunque la sombra de la guerra en el continente se hizo presente en varias ocasiones de la noche, el popular concurso seguido por millones de espectadores mantuvo su tono festivo y teatral, con un público entregado a los artistas sobre el escenario.

No faltaron las actuaciones excéntricas, como los noruegos Subwoolfer, que cantaron sobre bananas vestidos con máscaras de lobo amarillas, o la serbia Konstrakta, que cuestionaba el sistema sanitario del país mientras se lavaba las manos.

Otras actuaciones destacadas fueron el himno melódico "Hold me closer" de la sueca Cornelia Jacobs o la balada con temática gay "Brividi" de Mahmood y Blanco, con la que Italia aspiraba a revalidar la victoria de 2021 del grupo de glamrock Maneskin.

Después de años de ostracismo en este concurso, quedando por debajo de la 20ª posición en las últimas seis ediciones, España obtuvo una destacada tercera plaza apostando por los ritmos latinos y una espectacular coreografía de Chanel.

Elegida como representante española en un festival previo en Benidorm, la artista nacida en La Habana subió la temperatura de Turín con una actuación enérgica y seductora y un pegadizo estribillo en el que mezcla el español con el inglés.

"No podemos estar más felices, más orgullosos. Lo hemos dado absolutamente todo", aseguró entre lágrimas a la televisión pública TVE Chanel Terrero, que consiguió el mejor resultado para España desde 1995.

ams/cwl/dbh/cjc