Las líderes chinos podrían estar dispuestos a tolerar incluso más deuda si esta ayuda al crecimiento

Por: Keith Bradsher 29 diciembre, 2017

En este momento, la economía es del presidente Xi Jinping, y a él no le preocupa mucho la deuda.

El pasado 20 de diciembre, China indicó cuáles son sus prioridades económicas al final de una reunión de los altos líderes del Partido Comunista responsables de la economía mediante un comunicado que señala que Xi está totalmente a cargo. El comunicado llamado “Pensamiento de Xi Jinping sobre economía socialista con peculiaridades chinas” exige recortar la sobrecapacidad industrial, controlar el suministro de dinero y otras medidas que han sido características fundamentales en otras declaraciones recientes de China.

29/12/2017. Shutterstock. China menosprecia las preocupaciones por su deuda
29/12/2017. Shutterstock. China menosprecia las preocupaciones por su deuda

Algo que apenas se mencionó: la deuda en aumento que tiene el país asiático. Este año, a pesar de las bajas calificaciones que recibió de dos firmas internacionales calificadoras de crédito y de las advertencias por parte de instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el comunicado que se emitió al final de la Conferencia Central de Trabajo Económico exige controlar las solicitudes de préstamos por parte de los gobiernos locales pero, aparte de eso, solo trata muy superficialmente el furor por endeudarse en años recientes, propiciado mayormente por las empresas chinas.

“Una política monetaria prudente debe mantenerse neutral, las compuertas del suministro monetario deben controlarse y el financiamiento social y los créditos deben crecer de forma razonable”, menciona el comunicado.

Figura política

El comunicado ilustra tanto la creciente influencia de Xi como aquello que los economistas denominan un sutil cambio en la manera en que China podría abordar su deuda: un giro que sugiere que los líderes podrían estar dispuestos a tolerar incluso más deuda si esta ayuda al crecimiento.

El nombre del nuevo comunicado trae a la memoria los que utilizaron líderes chinos en el pasado, como Mao Zedong y Deng Xiaoping, y marca el largo ascenso de Xi para convertirse en el líder indiscutible del Partido Comunista. Hace dos meses, el partido elevó la figura de Xi a la par de la de Mao, consagrando el “Pensamiento de Xi Jinping”.

A Xi ya se le consideraba la máxima autoridad para tomar decisiones económicas en China. Lo más común es que ese papel le corresponda al primer ministro de China, en la actualidad Li Keqiang, pero Xi ha dominado las reuniones económicas y ha puesto su nombre en importantes documentos económicos en años recientes. El comunicado del miércoles confirma esa dinámica.

“Demuestra que ‘soy el jefe’”, comentó Gary Liu, presidente del Instituto de Reformas Financieras en China, un grupo de investigación económica sin fines de lucro con sede en Shanghái.

Manejo de la deuda

La ausencia de una gran preocupación por la deuda también hizo eco de otros comunicados recientes de China. Desde octubre, los legisladores de la economía china han expresado poco interés por abordar la montaña de deuda que tiene el país, la cual se ha acumulado rápidamente a lo largo de la última década. En contraste, los comunicados de la conferencia de trabajo de los dos años pasados dedicaron más atención al tema.

En cambio, el nuevo comunicado busca la estabilización del mercado volátil de la venta de viviendas en China, en particular ayudando a desarrollar un mercado más sólido de rentas, y la reducción de la lista de industrias en las que no pueden participar inversionistas extranjeros.

La economía de China, la segunda más grande después de la estadounidense, recibe un impulso considerable de los préstamos de su sistema bancario, el cual controla el Estado. Una postura relajada ante la deuda sugiere que los líderes podrían estar menos interesados en tomar acciones que reducirían la carga de la deuda, pero también podrían contener el crecimiento a corto plazo de la economía.

En meses recientes, los funcionarios chinos han informado de un “cambio sutil en el énfasis” hacia tolerar un aumento generalizado de la deuda, siempre y cuando la deuda corporativa se mantenga bajo control, afirmó Eswar Prasad, economista de la Universidad Cornell.

En años recientes, la preocupación había ido en aumento conforme crecía la deuda de China. En relación con el tamaño de su economía, en una década China acumuló casi la misma cantidad de deuda que Estados Unidos y muchas de las otras economías desarrolladas. A principios de este año, las firmas calificadoras Moody’s y Standard & Poor’s bajaron la calificación crediticia de la deuda soberana china con el argumento de que hubo préstamos corporativos abruptos.

No obstante, China ha tomado medidas para reducir la actividad crediticia. Se ha puesto estricta con varias empresas privadas que tomaron prestado mucho dinero para realizar adquisiciones llamativas pero costosas en el extranjero, aun cuando las empresas estatales con conexiones políticas siguen solicitando préstamos en grande. China también ha ajustado los límites de los préstamos bancarios y ha tomado medidas con el objetivo de limitar el uso de los bancos de productos de inversión con regulación ligera para recaudar dinero.

Estas iniciativas parecen haber desacelerado el ritmo al que está creciendo la deuda en relación con la economía. Los datos del Banco de Pagos Internacionales, un grupo de grandes bancos centrales con sede en Basilea, Suiza, muestran que la proporción de la deuda corporativa no financiera de China cayó un poco en relación con la derrama económica durante el segundo trimestre de este año, el más reciente del que se tiene información disponible.

Los expertos aseguran que lo más probable es que China tolere más el aumento de la deuda si proviene del sector de las viviendas, como ha sucedido últimamente. Un incremento de las hipotecas y otros tipos de préstamos al consumidor han contribuido al aumento del endeudamiento y el gasto de las familias. Los funcionarios chinos buscan que los consumidores gasten más para equilibrar la economía del país.

Etiquetado como: