Por: Audrey Carlsen, Maya Salam y Claire Cain Miller.   31 octubre
Las mujeres empiezan a hacerse de poder en las empresas y organizaciones donde han surgido reportes de acoso, y esto quizá podría tener un impacto profundo.
Las mujeres empiezan a hacerse de poder en las empresas y organizaciones donde han surgido reportes de acoso, y esto quizá podría tener un impacto profundo.

Durante años se habían salido con la suya y, para aquellas personas a las que habían acosado, parecía que los culpables nunca pagarían las consecuencias. Después se reportaron al detalle los abusos y el acoso sexual de Harvey Weinstein, así como su caída desde la cima de Hollywood.

Un año después, incluso en momentos en que el movimiento #MeToo (Yo también) ha tenido algunas respuestas negativas, es posible evaluar cómo el caso de Weinstein ha reformulado la distribución en los pasillos del poder. Un análisis de The New York Times encontró que, desde la publicación que expuso al productor hollywoodense (seguida de una investigación de The New Yorker), al menos 200 hombres destacados en Estados Unidos han perdido sus empleos tras ser acusados públicamente de acoso o abuso sexual. Unos, incluido Weinstein, enfrentan cargos penales. En total, 920 personas denunciaron haber sido víctimas de algún sujeto en esa lista de doscientos, y casi la mitad de los puestos que estaban a cargo de hombres fueron asignados a mujeres.

En contraste, en el año previo a que salieran a la luz los reportes sobre Weinstein menos de 30 personas de alto perfil salieron en las noticias después de renunciar o de ser despedidos por acusaciones públicas de conducta sexual indebida.

“Nunca habíamos visto algo así antes”, dijo Joan Williams, una profesora de Derecho que estudia temas de género en la Universidad de California, campus Hastings. “Siempre se había visto a las mujeres como una apuesta riesgosa, porque podrían hacer algo como tener un bebé, pero ahora se considera más riesgoso contratar a hombres”.

El acoso sexual está lejos de ser erradicado en el lugar de trabajo. La ley federal estadounidense aún no ofrece una protección completa para grandes sectores de mujeres, incluyendo aquellas que trabajan autónomamente o en empresas de menos de 15 empleados. Cuando se implementan nuevas políticas laborales, su influencia es poca si no son acompañadas por un cambio cultural más profundo. Además, tal como se demostró en la batalla por la confirmación del juez Brett Kavanaugh en la Suprema Corte de Estados Unidos, hay opiniones muy dispares sobre cómo promover la rendición de cuentas cuando alguien es acusado de conducta sexual indebida y sobre los estándares que debe tener la evidencia en su contra.

Sacudida con réplicas

Sin embargo, el análisis muestra que el movimiento #MeToo sacudió —y sigue sacudiendo— las estructuras de poder en los sectores más visibles de la sociedad. The New York Times recolectó casos de gente prominente que perdió su trabajo, un puesto de liderazgo notable o contactos importantes, y cuya destitución tuvo una cobertura pública en los medios.

El 43 % de sus reemplazos fueron mujeres. De ese porcentaje, un tercio está en medios, un cuarto en el gobierno estadounidense y un quinto en el ámbito artístico o de entretenimiento. Por ejemplo, Robin Wright ascendió al lugar de Kevin Spacey como protagonista en House of Cards; en el puesto editorial de The Paris Review, Emily Nemens remplazó a Lorin Stein, y Tina Smith ocupó el escaño que dejó Al Franken como senador de Minnesota.

Las mujeres empiezan a hacerse de poder en las empresas y organizaciones donde han surgido reportes de acoso, y esto quizá podría tener un impacto profundo.

“Me parece muy interesante la cantidad de personas que se me acercan para decir: ‘Gracias por intervenir cuando alguien tenía que hacerlo’”, relató la senadora Smith. “Eso es lo que muchas mujeres hacen con frecuencia, ¿no?”.

Colocar a mujeres en puestos importantes no garantiza un cambio. Hay mujeres que también han acosado a otros y han encubierto acciones abusivas ajenas. Algunas mujeres están frente a lo que se llama el acantilado de cristal: en lugar del techo, es lo que enfrentan cuando se les asigna un cargo de liderazgo durante una época de crisis empresarial, momentos en que las posibilidades de fracasar son más altas. Además, a pesar de que el porcentaje de mujeres que han llegado al poder tras la caída de Weinstein es considerable, su presencia en las principales instituciones estadounidenses aún es insuficiente.

Las investigaciones han mostrado en repetidas ocasiones que las mujeres tienden a dirigir de manera distinta. En general, crean ambientes de trabajo más respetuosos, donde es menos probable que surjan situaciones de acoso y donde las víctimas se sienten más cómodas para reportarlas. Las lideresas suelen contratar y ascender a más mujeres, les pagan de manera más equitativa y hacen que las empresas sean más rentables. Esto se debe en parte a que las mujeres utilizan sus experiencias y perspectivas de vida para tomar decisiones, algo útil para los negocios pues ellas toman la mayoría de las decisiones adquisitivas. En el gobierno, han demostrado ser más cooperativas y bipartidistas, además de promover más políticas a favor de las mujeres, niños y el bienestar social.

Smith dijo que ya lo ha visto en el Congreso. Pese a que el Senado estadounidense está sumamente polarizado, dijo que las mujeres tienden a tratarse como colegas sin importar sus partidos; las veintitrés senadoras se reúnen para cenar una vez al mes.

En el ámbito de los medios y del entretenimiento, muchas de las mujeres que se quedaron con los puestos previamente ocupados por hombres han cambiado el tono y el contenido de lo que le ofrecen al público y, en algunos casos, las repercusiones del #MeToo han moldeado sus decisiones.

Por ejemplo, Jennifer Salke, quien sustituyó a Roy Price como presidenta de Amazon Studios, dijo que Amazon necesitaba más “programas grandes y adictivos para las mujeres”. Anunció que ha llegado a acuerdos con actores como Lena Waithe y Nicole Kidman, entre otros.

Diferencia limitada

No obstante, la diferencia que pueden marcar las mujeres que han llegado al poder es limitada, pues todavía son parte de un sistema dominado por hombres. Más del 10 % de los hombres destituidos han intentado regresar o han expresado sus intenciones de hacerlo, y muchos de ellos nunca perdieron su poder financiero.

El comediante Louis C. K. hace poco tomó el micrófono en el Comedy Cellar en Nueva York, y preguntó hasta cuándo se va a seguir desterrando a los miembros de su ámbito, y quién lo decide. Jerry Richardson, fundador y expropietario del equipo de fútbol americano Panteras de Carolina, recibió una multa de $2,75 millones por parte de la NFL luego de ser acusado de acoso sexual, pero vendió el equipo por al menos $2.200 millones, una cifra récord.

Cuando las personas acusadas de acoso recuperan el poder sin rendir cuentas —o sin haberlo perdido nunca, al menos financieramente—, se restringe el potencial del movimiento pos-Weinstein de cambiar la manera en que se ejerce el poder dentro de la sociedad estadounidense. Eso, a decir de la fundadora del movimiento Tarana Burke, es porque no han experimentado el mismo tipo de trauma que las sobrevivientes. Además, muy pocos han demostrado haberse disculpado en privado con las personas que lastimaron o haber asumido la responsabilidad de sus actos, señaló.

“¿Dónde quedó la autorreflexión y la rendición de cuentas?”, preguntó. “Quizá si viéramos algo de evidencia al respecto, podríamos abrir un diálogo más contundente acerca del camino a la redención”.

Mientras tanto, las mujeres que ascendieron afirman que hay otras más con preparación de sobra, listas para tomar su lugar en el poder.

“Muchas de las que tomamos estos empleos como remplazos escalamos a otros puestos porque fuimos muy buenas para el trabajo”, dijo Tanzina Vega, presentadora de radio que remplazó a John Hockenberry en el programa The Takeaway. “Tenemos las habilidades, la experiencia, la ética laboral y la inteligencia para hacerlo, y es tiempo de que nosotras nos encarguemos de este trabajo”.