Por: Cecilia Kang y Adam Satariano.   3 mayo
Funcionarios del Reino Unido, Francia, Alemania e Irlanda están escudriñando las prácticas de Facebook en las redes sociales. La empresa ha demostrado su disposición para apelar los cargos por violaciones a la privacidad.
Funcionarios del Reino Unido, Francia, Alemania e Irlanda están escudriñando las prácticas de Facebook en las redes sociales. La empresa ha demostrado su disposición para apelar los cargos por violaciones a la privacidad.

Reguladores en cuatro continentes se están preparando para un enfrentamiento muy esperado con Facebook, después de años de desinterés y medias tintas.

En su mayoría comparten el mismo objetivo: cambiar la conducta de la empresa de redes sociales. La parte complicada es encontrar la manera de hacerlo.

Miembros de la Comisión Federal de Comercio (FTC, por su sigla en inglés) en Estados Unidos están sopesando qué tipo de restricciones impondrán a las prácticas empresariales de Facebook. Sin embargo, al interior de la FTC no se ha llegado a un acuerdo sobre esos términos, según dos personas familiarizadas con las pláticas internas que no tenían permitido comentarlas en público.

Hace pocos días, Facebook anunció que esperaba que la agencia le impusiera una multa de entre $3.000 millones y $5.000 millones por violaciones a un acuerdo de privacidad de 2011. Sería la sanción más alta en contra de una empresa tecnológica en Estados Unidos.

La empresa y los funcionarios de la FTC han discutido mandatos adicionales que podrían restringir la forma en que esa red social maneja los datos, fortalece la seguridad y monitorea sus prácticas de privacidad, de acuerdo con las dos personas familiarizadas con las conversaciones.

Joseph J. Simons, el presidente de la FTC, está determinado a obtener un consenso de los cinco miembros de la comisión y está enfrentando resistencia sobre el acuerdo propuesto desde el interior de la agencia, según las dos personas.

El acuerdo en potencia se percibe como una decisión trascendental en términos de privacidad y un referendo sobre la capacidad de la nación para vigilar los poderes de las grandes empresas tecnológicas y proteger a los consumidores. Las condiciones sobre un acuerdo con la compañía tendrían efectos de gran alcance, establecerían normas para futuras violaciones a la privacidad e influenciarían la creación de regulaciones de privacidad en Estados Unidos y otros países, según expertos legales.

“Establecerá el límite”, comentó David C. Vladeck, exdirector de protección al consumidor de la FTC. “Una vez que la FTC crea una orden de consentimiento, nivela el campo de juego para que cualquier otra parte que incurra en la misma conducta acepte que la orden anterior podrá ser usada en su contra”.

En Europa, funcionarios del Reino Unido, Francia, Alemania e Irlanda están escudriñando las prácticas de la empresa de redes sociales. Los gobiernos de Australia, India, Nueva Zelanda y Singapur han aprobado o están considerando nuevas restricciones a las redes sociales.

Facebook ha demostrado su disposición para apelar los cargos por violaciones a la privacidad. Recientemente, la empresa puso en duda los hallazgos de los comisionados de privacidad de Canadá en una investigación que tiene como objetivo saber cómo fue que Cambridge Analytica, una consultoría británica que trabajó para la campaña presidencial de Trump, obtuvo acceso a la información de los usuarios de la red social.

El comisionado de privacidad de Canadá y el comisionado de información y privacidad de Columbia Británica señalaron que Facebook había violado las leyes nacionales y locales al permitir que terceros tuvieran acceso a la información privada de los usuarios por medio de “dispositivos de seguridad y mecanismos de consentimiento superficiales e ineficaces”.

Los reguladores canadienses, quienes tienen poco poder para obligar a Facebook a acatar las leyes, planean llevar a la empresa ante una corte federal de Canadá. El tribunal, el cual se enfoca en asuntos regulatorios y demandas en contra del gobierno, podría imponer multas.

Las revelaciones sobre el abuso de información que hizo Cambridge Analytica también detonó la investigación de la FTC. No obstante, los reguladores la expandieron para incluir otras violaciones a la privacidad que realizó Facebook, las cuales fueron reportadas casi cada mes, de acuerdo con una persona familiarizada con la investigación.

Monitoreo

Entre las condiciones que está debatiendo la FTC se encuentran un monitoreo más riguroso de las prácticas de privacidad de Facebook y mayores restricciones a la manera en que la empresa comparte datos con terceros, de acuerdo con las dos personas familiarizadas con las conversaciones.

Sin embargo, no se han determinado por completo las condiciones y podrían cambiar, al igual que la cantidad de la multa, la cual la firma considera como una proyección. La agencia y Facebook podrían tomar la decisión de ir a juicio por los cargos si no llegan a un acuerdo.

A inicios de abril, ambas partes estuvieron cerca de concluir las conversaciones para llegar a un acuerdo, según una persona familiarizada con las pláticas. Los consejos que la empresa les dio a sus inversionistas sobre la multa económica también fueron un indicador de que se acercaba una conclusión. No obstante, las discrepancias sobre los términos finales de un acuerdo han complicado la conclusión de la investigación de la FTC, la cual ha durado un año.

Al menos, un miembro de la comisión conformada por cinco personas ha exigido un castigo directo para el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, y cree que la multa propuesta no cambiará el comportamiento de la empresa, según las personas. De hecho, el miembro estaría dispuesto a ir a juicio para pelear por controles más severos sobre la compañía, señalaron las dos personas.

Inmediatamente después del anuncio que hizo Facebook sobre la proyección de la multa, legisladores demócratas y defensores de la privacidad aseguraron que el castigo era demasiado débil. Marc Rotenberg, presidente de EPIC, un grupo sin fines de lucro en pro de la privacidad, mencionó que una multa grande era una solución insuficiente para las repetidas violaciones a la privacidad que ha cometido Facebook.

Rotenberg y otros han exigido restricciones a la estructura del negocio del gigante. Zuckerberg se ha proclamado a favor de la privacidad mundial y las regulaciones sobre los contenidos, con lo cual se ha sumado a un coro cada vez más grande de directores ejecutivos del sector tecnológico que ahora esperan dar una nueva forma a las regulaciones para el Internet a nivel federal y mundial.

“El verdadero desafío que enfrenta la FTC en este momento es si debe permitir que Facebook integre a WhatsApp e Instagram con Messenger”, mencionó Rotenberg. “La comisión tiene la oportunidad de detener ese proceso, por la acción coercitiva pendiente. Si no lo hace, Facebook solo aumentará su dominio sobre la economía del Internet”.

Dipayan Ghosh, exasesor económico sobre temas de tecnología durante el gobierno de Obama, señaló que las condiciones que se detallan en la orden de la FTC también servirían de guía para la legislación federal.

“Las acciones coercitivas tienen un amplio impacto en toda la industria. Pueden establecer normas”, comentó Ghosh.

La acción de la FTC presagia problemas para Facebook del otro lado del Atlántico, donde los reguladores europeos han criticado duramente al gigante de las redes sociales por su manejo de los datos del usuario, su influencia dañina en las elecciones y su vulnerabilidad ante la propagación de ideologías extremistas.

En Irlanda, la sede de las oficinas generales de Facebook en Europa, la empresa enfrenta varias investigaciones relacionadas con su cumplimiento de las leyes de protección de datos en Europa. Tan solo esta semana, la Comisión Irlandesa de Protección de Datos comenzó una nueva investigación sobre la exposición de las contraseñas de los usuarios por parte de la empresa. Conforme a la ley de privacidad europea, la empresa podría recibir una multa de hasta el cuatro por ciento de sus ingresos a nivel mundial, una cifra cercana a los $2.230 millones.

El comisionado de privacidad de Canadá y el comisionado de información y privacidad de Columbia Británica señalaron que Facebook había violado las leyes nacionales y locales.

El año pasado, las autoridades británicas le dieron a Facebook una multa máxima posible de 500.000 libras (alrededor de $645.000), por permitir que Cambridge Analytica cosechara la información de millones de usuarios sin su consentimiento. El país también está considerando nombrar un nuevo regulador del Internet que podría imponer multas y tener la facultad legal de hacer que ejecutivos individuales se hicieran responsables por el contenido dañino que se propaga en sus plataformas.

En Francia, donde el gobierno ha aprobado leyes para detener la propagación de desinformación en redes sociales a poco tiempo de las elecciones, los funcionarios están investigando las políticas de moderación de contenido de Facebook.

Y en Alemania, país que adoptó una ley en contra del discurso de odio que exige a Facebook eliminar publicaciones que sean consideradas perjudiciales, las autoridades antimonopólicas obligaron a la firma a ajustar sus políticas de recolección de datos después de determinar que explotaba su dominio del mercado para trazar perfiles de sus usuarios y vender publicidad.