Por: Ailin Tang 26 diciembre, 2017

He Junwei viajó cerca de 160 kilómetros en un tren de alta velocidad para esperar durante una hora por una taza de café.

He fue uno de los cientos de chinos amantes de la cafeína que visitaron lo que, básicamente, es un tributo en su honor construido por Starbucks: la compañía estadounidense abrió recientemente en Shanghái su sucursal más grande en todo el mundo, un santuario de casi 2.700 metros cuadrados atendido por cuatrocientos empleados.

21/12/2017. China. Starbucks, la compañía estadounidense, abrió recientemente en Shanghái su sucursal más grande en todo el mundo, un santuario de casi 2.700 metros cuadrados atendido por cuatrocientos empleados.
21/12/2017. China. Starbucks, la compañía estadounidense, abrió recientemente en Shanghái su sucursal más grande en todo el mundo, un santuario de casi 2.700 metros cuadrados atendido por cuatrocientos empleados.

Esta cafetería colosal representa la gran apuesta que la marca ha realizado en un país que hasta hace poco prefería el té. Starbucks ha abierto más de 3.000 tiendas en el país y planea llegar a las 5.000 en cuatro años.

La empresa dijo que cada quince horas abre una nueva tienda en China. Dentro del Reserve Roastery, en el centro de la ciudad, los clientes pudieron ver de cerca cómo se elabora el café.

Los conductos llevaban los granos a los tostadores y luego a un recipiente de bronce de dos pisos de altura, decorado con cientos de sellos y patrones chinos tradicionales.

Desde ahí, los granos se canalizaban a decenas de baristas. Algunos elaboraban el café a mano, utilizando cafeteras de vacío (esas que asemejan a una bola de cristal o a tubos de laboratorio). Al igual que en sus otros establecimientos en China, la franquicia también vende té y comida.

Esta tienda demuestra la fe (y el dinero) de la apuesta de Starbucks en el mercado chino. Ese país es hoy uno de los principales centros de ingresos para la marca, en un momento en el que otras compañías extranjeras se quejan del entorno comercial chino.

En el lejano Oriente

Yum Brands, la compañía dueña de Taco Bell y Pizza Hut, escindió su unidad china, en parte debido a las preocupaciones sobre su capacidad para crecer allí. Otros, como McDonald’s y Coca-Cola, también se han estado retirando de China.

Sin embargo, mientras otras compañías se han topado con barreras, Starbucks sigue invirtiendo. Paga salarios más altos que muchos de sus competidores y ha ofrecido a sus empleados subsidios de vivienda y prestaciones de atención médica.

Estos esfuerzos de la empresa le han valido la capacidad de generar confianza en China. Esto se evidenció el día de la apertura en Shanghái por la cantidad de personas que hacían cola para entrar.

La inauguración, celebrada en el amplio local donde el estruendo de los granos pasando por los conductos y el sonido de los baristas calentando el café competían con la música electrónica, fue ideada para gente como He.

“A veces me lo preparo en casa”, comentó, “pero eso es un poco solitario”.

He, de 22 años, es un trabajador de logística en la ciudad de Hangzhou. Otra razón que tuvo para hacer el viaje fue agregar una nueva pieza a su colección de tazas temáticas de Starbucks.

“Aunque a muchos chinos mayores les gusta el té, a mí simplemente me gusta el café”, señaló. “Como dice el viejo refrán: una vez que el amor comienza, nunca termina”.

Etiquetado como: