Por: Natasha Singer.   4 mayo, 2018
Facebook planea comenzar a notificar a los usuarios que fueron afectados por la recopilación de datos de Cambridge Analytica. Jim Symbouras es uno de los millones de afectados.
Facebook planea comenzar a notificar a los usuarios que fueron afectados por la recopilación de datos de Cambridge Analytica. Jim Symbouras es uno de los millones de afectados.

Mark Zuckerberg, el director ejecutivo de Facebook, fue al Capitolio la semana pasada para explicarles a los miembros del Congreso cómo la información personal detallada de hasta 87 millones de usuarios de Facebook terminó en manos de una empresa de creación de perfiles de electores llamada Cambridge Analytica.

Sin embargo, mientras testificaba ante la Comisión de Recursos Energéticos y Comercio de la Cámara de Representantes el miércoles, Zuckerberg fue sometido a un interrogatorio acerca de las prácticas de extracción de datos de Facebook.

La representante Debbie Dingell, demócrata de Michigan, quería saber sobre el uso que Facebook les da a distintos tipos de software de rastreo para dar seguimiento a las actividades de los consumidores en millones de sitios externos en toda la red.

“No importa si tienes una cuenta de Facebook o no”, le dijo Dingell a Zuckerberg. “Mediante estas herramientas, Facebook puede recolectar información de todos nosotros”.

Facebook analiza meticulosamente las minucias de las vidas digitales de sus usuarios, y su rastreo va más allá de los anuncios dirigidos bien conocidos de la empresa. Detalles que la gente a menudo proporciona voluntariamente —edad, empleador, estado civil, gustos y ubicación— son solo el comienzo.

Facebook rastrea tanto a sus usuarios como a quienes no lo son en otros sitios y aplicaciones. Por si fuera poco, recolecta datos faciales biométricos sin el consentimiento explícito de adhesión de los usuarios.

Además, el cribado de los usuarios puede ser muy personal. De entre muchas audiencias meta posibles, Facebook ofrece a los anunciantes 1,5 millones de personas “cuya actividad en Facebook sugiere que es más probable que distribuyan o interactúen con contenido político liberal”, o casi siete millones de usuarios de Facebook que “prefieren mercancías de lujo en México”.

Analizan su comportamiento

“Facebook puede aprender casi cualquier cosa sobre ti utilizando inteligencia artificial para analizar tu comportamiento”, dijo Peter Eckersley, el principal científico computacional de la Fundación Frontier Electronic, un grupo sin fines de lucro que se dedica a la defensa de los derechos digitales. “Este tipo de información resulta ser perfecto tanto para la publicidad como para la propaganda política. ¿Acaso Facebook evitará en el futuro averiguar la opinión política de las personas u otros datos delicados sobre ellas?”

Muchas otras empresas, entre ellas organizaciones noticiosas como The New York Times, extraen información acerca de los usuarios con propósitos publicitarios. La razón de que se señale a Facebook por ese tipo de prácticas es que se trata de un líder en el mercado, y su almacenamiento de datos personales es la base de su negocio anual de 40.600 millones de dólares.

Facebook utiliza algunas herramientas de software para realizar este seguimiento. Cuando los usuarios de internet se aventuran hacia otros sitios, Facebook aún puede monitorear lo que hacen mediante software como sus ubicuos botones de “me gusta” y “compartir”, así como algo llamado Facebook Pixel: un código invisible que se introduce en otros sitios web, el cual les permite a esos sitios y a Facebook rastrear la actividad de los usuarios.

Dingell le preguntó a Zuckerberg cuántos sitios externos utilizaban varios tipos de software de rastreo de Facebook: “¿La cifra es mayor a 100 millones?” Él le contestó que tendría que verificarlo y responderle después.

"Facebook maneja información que resulta perfecta tanto para la publicidad como para la propaganda política. ¿Acaso Facebook evitará en el futuro averiguar la opinión política de las personas u otros datos delicados sobre ellas?", dijo Peter Eckersley, el principal científico computacional de la Fundación Frontier Electronic, un grupo sin fines de lucro que se dedica a la defensa de los derechos digitales.

“Hay partes comunes de la experiencia de la gente en Internet”, dijo Matt Seinfield, portavoz de Facebook, mediante una declaración. “Pero claro que podemos hacer más por ayudar a que la gente entienda cómo funciona Facebook y las opciones que tienen”.

En tanto que una serie de medidas por parte de jueces y reguladores europeos intenta frenar parte de los poderosos mecanismos de focalización que emplea Facebook, los funcionarios federales en Estados Unidos no han hecho mucho para limitarlos, hecho que consterna a los defensores estadounidenses de la privacidad, quienes dicen que Facebook sigue desafiando los límites de lo permisible.

Facebook exige que los sitios externos que utilizan sus tecnologías de rastreo se lo notifiquen claramente a los usuarios, y permite a los usuarios de Facebook elegir la opción de no ver anuncios basados en su uso de esas aplicaciones y sitios web.

Facebook no tardó en señalar que, cuando los usuarios abren una cuenta, deben aceptar la política de datos de la empresa. En ella, se señala claramente que su recolección de datos “incluye información acerca de los sitios web y aplicaciones que visitas, tu uso de nuestros servicios en esos sitios web y aplicaciones, así como la información que el desarrollador o editor de la aplicación o el sitio web te proporciona a ti o a nosotros”.

Sin consentimiento

No obstante, en Europa, algunos reguladores afirman que Facebook no ha obtenido el consentimiento explícito e informado de los usuarios para rastrearlos en otros sitios y aplicaciones. Su preocupación general, dijeron, es que muchos de los 2.100 millones de usuarios no tienen idea de cuántos datos sobre ellos podría recolectar Facebook y cómo podría usarlos esta empresa. Además, hay una incomodidad creciente acerca de que los gigantes de la tecnología estén manipulando injustamente a los usuarios.

“Facebook proporciona una red donde los usuarios, aunque obtienen servicios gratuitos que la mayoría considera útiles, quedan sujetos a una multitud de análisis opacos, elaboración de perfiles y otros procesamientos algorítmicos mayoritariamente dudosos”, comentó Johannes Caspar, el comisionado de protección de datos de Hamburgo, Alemania.

Los reguladores han ganado algunas victorias. En el 2012, Facebook aceptó dejar de usar la tecnología de reconocimiento facial en la Unión Europea después de que Caspar, el comisionado de protección de datos de Hamburgo, acusó a la red social de violar las regulaciones de privacidad alemanas y europeas al recolectar los datos faciales biométricos de los usuarios sin su consentimiento explícito.

Afuera de la Unión Europea, Facebook emplea tecnología de reconocimiento facial para una función de etiquetado que puede sugerir nombres automáticamente para las personas que aparecen en las fotografías de los usuarios. Sin embargo, los expertos en libertades civiles advierten que la tecnología de reconocimiento facial podría amenazar la capacidad de los estadounidenses de mantener su anonimato en línea, en la calle y en manifestaciones políticas.

Ahora, una decena de grupos de defensa de los consumidores y la privacidad en Estados Unidos han acusado a Facebook de desplegar usos extendidos de la tecnología sin explicarlos claramente a los usuarios ni obtener su consentimiento explícito de adhesión. El viernes, los grupos entablaron una queja ante la Comisión Federal de Comercio en la que señalaron que la expansión violaba un acuerdo de 2011 en el que se prohibió que Facebook llevara a cabo prácticas engañosas que pusieran en riesgo la privacidad.

Facebook envió notificaciones en las que alertó a los usuarios sobre las nuevas utilizaciones del reconocimiento facial y dijo que proporciona una página en la que pueden desactivar esa función.