Por: Sheera Frenkel.   18 octubre, 2018
Antes de las elecciones intermedias, los estadounidenses crean y difunden cada vez más mensajes falsos y divisivos en las redes sociales. Por ejemplo, esta imagen de captura de pantalla sin fecha de la página de Facebook de Right Wing News.
Antes de las elecciones intermedias, los estadounidenses crean y difunden cada vez más mensajes falsos y divisivos en las redes sociales. Por ejemplo, esta imagen de captura de pantalla sin fecha de la página de Facebook de Right Wing News.

El mes pasado, cuando Christine Blasey Ford testificó ante el Congreso sobre el supuesto ataque sexual perpetrado por el juez Brett M. Kavanaugh, un sitio web llamado Right Wing News estuvo presto para entrar en acción en Facebook.

Durante el último año, el sitio conservador dirigido por el bloguero John Hawkins había creado una serie de páginas y cuentas de Facebook con muchos nombres, de acuerdo con la red social.

Después de que Blasey testificó, Right Wing News publicó varias historias falsas sobre ella —incluida la sugerencia de que sus abogados recibían sobornos de los demócratas— y luego utilizó la red de páginas y cuentas de Facebook para compartir los artículos con el objetivo de que proliferaran rápidamente en línea, aseguraron investigadores de redes sociales.

El resultado fue que un grupo de estadounidenses propagó desinformación en tiempo real para los estadounidenses.

Lo que hizo Right Wing News fue parte de un giro en el flujo de desinformación en línea: mentiras con el propósito de engañar y enardecer a la gente. En 2016, antes de las elecciones presidenciales, hubo una serie de operativos respaldados por el Estado ruso que explotaron Facebook y Twitter para influir en los votantes de Estados Unidos por medio de mensajes divisorios. Ahora, semanas antes de las elecciones intermedias a celebrarse el 6 de noviembre, la presencia de ese tipo de campañas se ha convertido en un fenómeno interno que va en aumento y que ha sido fomentado por estadounidenses tanto de izquierda como de derecha.

“Ahora hay redes bien desarrolladas de estadounidenses que buscan manipular a otros estadounidenses”, comentó Molly McKew, una investigadora especializada en métodos de la guerra de la información que trabaja para New Media Frontier, una firma que estudia las redes sociales.

Campañas de rumores

En la política siempre se ha matizado la verdad mediante campañas de rumores, operaciones de publicidad directa y anuncios negativos que rayan en las mentiras. Esta vez, la diferencia es la manera en que los sitios nacionales están emulando la estrategia rusa de 2016 con una maniobra agresiva que involucra la creación de redes con páginas y cuentas de Facebook —muchas de ellas falsas—, las cuales dan la impresión de promover ideas que gozan de popularidad generalizada, según los investigadores. Esta actividad también está ocurriendo en Twitter, añadieron.

El giro hacia la desinformación generada dentro del país plantea problemas potenciales a la libertad de expresión cuando Facebook y Twitter encuentran y restringen estas cuentas originadas en Estados Unidos, un asunto que puede ser delicado antes de las elecciones intermedias. “Estas redes buscan manipular a la gente creando consensos, lo cual cruza la línea de la libertad de expresión”, mencionó Ryan Fox, cofundador de New Knowledge, una firma que rastrea desinformación.

Este mes, Twitter eliminó una red de 50 cuentas que manejaban estadounidenses que se hacían pasar por legisladores de estados republicanos, según la red social. Twitter señaló que las cuentas estaban dirigidas a votantes de los 50 estados.

El jueves, Facebook afirmó que había identificado 559 páginas y 251 cuentas administradas por estadounidenses, muchas de las cuales amplificaban contenido falso o engañoso de una forma coordinada. La empresa aseguró que iba a eliminar las páginas y las cuentas. Entre ellas se encontraban Right Wing News, con más de 3,1 millones de seguidores, y páginas de izquierda como Resistance y Reverb Press, con 240.000 y 816.000 seguidores, respectivamente.

Facebook declaró que era la mayor cantidad de páginas y cuentas nacionales relacionadas con campañas de influencia que jamás haya eliminado. La empresa mencionó que había descubierto la actividad como parte de un esfuerzo más amplio por erradicar la interferencia en las elecciones. Asimismo, las páginas se habían vuelto más agresivas en el uso de tácticas como cuentas falsas y múltiples páginas para dar la impresión de ser más populares.

“Si se observa el volumen, la mayoría de las operaciones de información que tenemos son de actores estadounidenses”, comentó Nathaniel Gleicher, el director de seguridad de Facebook. Gleicher añadió que la empresa tenía problemas para desmantelar las redes nacionales por los límites borrosos entre libertad de expresión y desinformación.

Gleicher afirmó que las páginas y las cuentas que Facebook había eliminado el jueves violaban sus reglas sobre spam y que lo más probable era que muchas de esas organizaciones nacionales tuvieran incentivos financieros para propagar desinformación, ya que pueden ganar dinero cuando la gente da clic en los enlaces en Facebook que enseguida dirigen a los usuarios a sitios web plagados de anuncios. Una vez que alguien visita el sitio lleno de anuncios, esos clics significan más ingresos por publicidad.

Sin embargo, aunque las redes tradicionales de spam suelen utilizar chismes de celebridades o historias sobre desastres naturales para que la gente dé clic en los enlaces que los llevan a los sitios con anuncios, ahora estas redes están utilizando contenido político para llamar la atención de la gente.

“Hoy, por medio del contenido político sensacionalista, parece que la gente ha encontrado una forma más eficaz de crear una audiencia para sus páginas y de llevar tráfico a los sitios web que les generan dinero por cada visitante que reciben”, explicó Gleicher.

Desinformación nacional

Right Wing News no ha regresado llamadas ni correos electrónicos para ofrecer comentarios. Después de que este artículo se publicó en línea, Hawkins tuiteó: “Este año no he estado involucrado en la dirección de la página de Facebook de Right Wing News. Además, no he creado ninguna cuenta falsa en Facebook”.

Los administradores de la página de Facebook de Resistance tampoco respondieron a nuestras solicitudes para dar comentarios. Ed Lynn, quien dirige Reverb Press, señaló que no le notificaron que Facebook iba a eliminar la página. “Creo que Facebook ha cometido un error en el que se involucró a Reverb Press. Somos una publicación estadounidense legítima de noticias y opiniones”, mencionó Lynn en un comunicado. Lynn afirmó que estaba apelando la decisión de Facebook.

La desinformación a nivel nacional es más difícil de erradicar que la extranjera, según los investigadores, porque en muchos casos parece surgir de redes genuinas de estadounidenses ejerciendo su libertad de expresión en línea. Los servicios de redes sociales pueden actuar para eliminar la desinformación generada al interior del país solo cuando los grupos estadounidenses que la crean y la distribuyen comienzan a usar técnicas que violan las condiciones de uso de las empresas, como crear cuentas falsas.

“Las tácticas de Facebook son muy ineficaces para evitar que estas redes de cientos de páginas y cuentas propaguen desinformación”, comentó Natalie Martinez, una investigadora de Media Matters, una organización sin fines de lucro con sede en Washington que monitorea la desinformación de los sitios conservadores de Estados Unidos. “A fin de cuentas, si eres un ciudadano estadounidense y decides compartir algo, las redes sociales no tienen ninguna razón para impedírtelo”.

Martinez señaló que las acciones que tomó Facebook en contra de Right Wing News y otras redes nacionales de desinformación detendrían parte del flujo de contenido falso… pero solo por un tiempo breve.

“Se puede hacer muy poco por evitar que creen una página, o una cuenta, nueva y que comiencen otra vez a construir su red”, explicó Martínez. “Lo único que tienen que hacer es seguir intentando sortear las reglas de Facebook”.