Por: Jack Nicas.   17 agosto
An undated handout image of the East Cut neighborhood of San Francisco as it appears on Google Maps. Google’s digital maps have become arbiters of what certain neighborhoods are called, even when residents and others disagree. (Handout via The New York Times) -- NO SALES; FOR EDITORIAL USE ONLY WITH NYT STORY GOOGLE NEIGHBORHOODS BY JACK NICAS FOR AUG. 5, 2018. ALL OTHER USE PROHIBITED. --
An undated handout image of the East Cut neighborhood of San Francisco as it appears on Google Maps. Google’s digital maps have become arbiters of what certain neighborhoods are called, even when residents and others disagree. (Handout via The New York Times) -- NO SALES; FOR EDITORIAL USE ONLY WITH NYT STORY GOOGLE NEIGHBORHOODS BY JACK NICAS FOR AUG. 5, 2018. ALL OTHER USE PROHIBITED. --

San Francisco. Durante décadas, el distrito que se encuentra al sur del centro de la ciudad y al lado de la bahía de San Francisco fue conocido como Rincon Hill, South Beach o South of Market. Esta primavera, de pronto apareció con una nueva denominación en Google Maps: East Cut, un nombre que pocos habían escuchado.

El peculiar apodo de inmediato se propagó digitalmente desde los sitios de hoteles, pasando por las aplicaciones de citas, hasta Uber, pues todos usan datos de los mapas de Google. El nombre tampoco tardó en desbordarse hacia el mundo físico. Los anuncios de bienes raíces atrajeron posibles arrendatarios a East Cut. Y las organizaciones de noticias se refirieron a las inmediaciones con ese término.

“Afecta la reputación de nuestra zona”, opinó Tad Bogdan, quien ha vivido durante catorce años en ese vecindario. Bogdan señaló que, en una encuesta que organizó hace poco entre 271 vecinos, al 90 por ciento no le gustó el nombre.

Si Google lo dice

El rápido cambio que sufrió ese distrito de 170 años de antigüedad es tan solo un ejemplo de cómo Google Maps se ha convertido en la principal referencia al momento de conocer los nombres de los lugares. Las decisiones de unos pocos cartógrafos de Google pueden cambiar la identidad de una ciudad, un pueblo o un vecindario, lo cual muestra la enorme y creciente influencia de Silicon Valley en el mundo real.

¿Y el vecindario de Detroit al que ahora se le llama Fishkorn, pero era conocido como Fiskhorn? Es culpa de Google Maps. ¿Midtown South Central en Manhattan? También le dio vida Google Maps.

Sin embargo, a menudo es un misterio cómo es que Google crea los nombres que aparecen en sus mapas. La empresa se negó a dar detalles, aunque muchas denominaciones parecen ser el resultado de errores de los investigadores, las renovaciones de imagen de los agentes inmobiliarios o simplemente pura ficción.

En Los Ángeles, Jeffrey Schneider, un arquitecto que lleva mucho tiempo viviendo en la zona de Silver Lake, comentó que en los anuncios para el apartamento que renta abajo del suyo empezó a llamar Silver Lake Heights a la colina en la que vive, en parte como una broma. El año pasado, Silver Lake Heights también apareció en Google Maps.

“Ahora en todos los anuncios de bienes raíces del vecindario, se refieren así a la zona”, señaló. “Ves un nombre de ese tipo en un mapa y crees que así se llama”.

Antes de la era del internet, los nombres de los vecindarios evolucionaban de manera oral, por medio de los artículos noticiosos y los mapas físicos publicados. Sin embargo, Google Maps, que comenzó a funcionar en 2005, se actualiza de forma continua y llega a más de mil millones de dispositivos. Asimismo, Google brinda datos de mapas a miles de sitios web y aplicaciones, con lo que amplifica su influencia.

En mayo, más del 63% de las personas que entraron a un mapa en un teléfono inteligente o en una tableta utilizaron Google Maps, en comparación con el 19,4% que usó los mapas del gigante chino del internet Alibaba y del 5,5% que tuvo acceso por medio de Apple Maps, según comScore, una empresa que monitorea el tráfico en la red.

Google aseguró que creaba sus mapas a partir de datos de terceros, fuentes públicas, satélites y, el factor que suele ser más importante, los usuarios. La gente puede enviar cambios, los cuales se someten a una revisión por parte de empleados de Google. Una representante de Google se rehusó a dar más comentarios.

Sin embargo, algunas de las propuestas de cambios son aceptadas por personas que tienen poco conocimiento del entorno de un lugar como es el caso de los contratistas que trabajan en India, comentó un exempleado de Google Maps, quien se negó a dar su nombre porque no está autorizado a dar declaraciones públicas. Otros usuarios con un historial de cambios acertados señalaron que sus actualizaciones en los mapas se incluyeron de inmediato.

Consecuencias

Muchas de las decisiones que toma Google tienen consecuencias trascendentales, pues los mapas generan un aumento del tráfico en vecindarios tranquilos y en una ocasión casi provocan un incidente internacional en 2010 después de que fijaron de manera errónea la frontera entre Costa Rica y Nicaragua.

En Detroit, el urbanista Timothy Boscarino rastreó el uso de los nombres que habían cambiado en un mapa que fue publicado por algunos vecinos cerca del año 2002. Google realizó una copia casi idéntica de los vecindarios y los límites del mapa, señaló —hasta de las erratas—. Uno de los resultados fue que Google cambió de lugar la “k” y la “h” del distrito conocido como Fiskhorn y lo convirtió en Fishkorn.

En San Francisco, el nombre de East Cut se originó en un grupo sin fines de lucro del vecindario que se encarga de limpiar y proteger la zona y que fue creado por los residentes en 2015 después de una votación. La organización pagó $68.000 a una “empresa de diseño con experiencia de marca” para cambiar la imagen del distrito.

The neighborhood suddenly renamed on Google Maps as the East Cut, in San Francisco, July 17, 2018. Google’s digital maps have become arbiters of what certain neighborhoods are called, even when residents and others disagree. (Christie Hemm Klok/The New York Times)
The neighborhood suddenly renamed on Google Maps as the East Cut, in San Francisco, July 17, 2018. Google’s digital maps have become arbiters of what certain neighborhoods are called, even when residents and others disagree. (Christie Hemm Klok/The New York Times)

Andrew Robinson, el director ejecutivo del grupo que ahora se llama East Cut Community Benefit District, afirmó que el consejo administrativo rechazó nombres como Grand Narrows y Central Hub. En cambio, escogieron East Cut (cuya traducción literal sería “corte del este”), en parte porque hacía referencia a un proyecto de construcción de 1869 que atravesaba la zona cercana de Rincon Hill. La organización pegó pancartas y avisos en la vía pública y vistió a los barrenderos con uniformes que dicen East Cut.

No obstante, recibió atención —y burlas— tan solo después de que Google Maps adoptó el nombre esta primavera.

Robinson mencionó que su equipo le pidió a Google que pusiera East Cut en sus mapas. Una representante de Google comentó que los empleados insertaban el nombre de forma manual después de verificarlo por medio de fuentes públicas. Las oficinas que tiene la empresa en San Francisco están en el vecindario (también las que tiene The New York Times), y uno de los miembros del consejo administrativo de la organización de East Cut es empleado de Google.

Google Maps también ha validado otros vecindarios poco conocidos de San Francisco. Balboa Hollow, un distrito de cincuenta manzanas al norte del Golden Gate Park, proclama en su sitio web que es un vecindario diferente. ¿Cómo lo demuestra? Google Maps.

“¿No nos crees?”, pregunta el sitio web. “Bien, estamos en Internet, entonces así debe ser”.