Por: Whitson Gordon.   27 julio

Nueva York, Estados Unidos. Sabe que su computadora portátil está sucia. Puede ver el polvo y la mugre en el teclado. Puede ver ese círculo de grasa en medio del ratón táctil. ¿Cuándo fue la última vez que la limpió?

Usar una computadora portátil que acaba de limpiar es casi tan satisfactorio como comprar una nueva. Las teclas están limpias, la pantalla no tiene manchas y uno se enamora otra vez de esa MacBook de hace tres años. También es una habilidad útil si compra o vende máquinas usadas, puesto que el propietario anterior no siempre las deja en una condición ideal.

“No necesitas muchas cosas para limpiar una computadora”, dijo Jolie Kerr, colaboradora de The New York Times, experta en limpieza y conductora del podcast Ask a Clean Person. “Utilizo exactamente cuatro cosas para mantener limpia mi portátil: alcohol, paños de microfibra, hisopos y aire comprimido”. El alcohol isopropílico al 90% o mayor es ideal porque no daña los componentes internos. Y si hay mugre o grasa difícil de eliminar, una esponja de melamina puede hacer milagros, aunque debe ser un último recurso porque es abrasiva.

No se moleste en comprar esos productos especializados que venden en las grandes tiendas de electrónicos; funcionan bien, pero quizá el precio es exagerado en comparación con lo que tiene en casa. “A algunas personas les gusta tenerlos o se sienten mejor usando un Producto Oficialmente Aprobado”, dijo Kerr. “¡Eso está bien! También son un buen regalo para quienes adquieren una nueva computadora/tableta/celular para una ocasión especial”. Pero no sienta que los necesitas.

Paso a paso

Una vez que haya reunido sus herramientas, es hora de comenzar a limpiar el interior de la computadora. Deshacerse de la mugre del teclado puede ser tentador, pero Kerr dijo que se debe empezar con las partes internas menos glamurosas: “El aire comprimido sacará las migajas, el pelo de gato y todo lo demás, así que si ya limpiaste la pantalla y la carcasa, solo terminarás teniendo que limpiarlas de nuevo después de usar el aire”. Comience soplando el polvo y después sigua con el exterior.

Si ha conservado bien su portátil, no tiene que abrirla para este paso. Solo apáguela, desconéctela y quítele la batería (si se puede quitar fácilmente). Tome el aire comprimido, presione la válvula lejos de la computadora para deshacerse de la condensación que haya acumulada y después dirija el aire a todas las grietas y hendiduras: el teclado, la ventilación e incluso los puertos USB. Hágalo con descargas breves, pues, si lo hace más tiempo la humedad puede acumularse dentro de la computadora y dañar los ventiladores provocando que giren con demasiada velocidad.

Si tiene suerte, quizá no verá un gran cambio después de hacerlo. El objetivo es evitar que el polvo se acumule a lo largo del tiempo, lo cual puede provocar que su computadora se sobrecaliente. Si hay pelusas visibles en la ventilación, ya pasó mucho tiempo sin limpiarla. En ese caso, quizá lo mejor sea abrirla (si se siente cómodo haciéndolo) o llevarla a un taller de reparaciones para que le den una limpieza profunda. Los fumadores y los dueños de mascotas deben estar más al pendiente de limpiar el interior a menudo, puesto que es probable que el polvo, el humo, el pelo y otras partículas se acumulen con mucha más rapidez.

A continuación viene la parte divertida: hacer que la computadora brille de nuevo. “Lo más importante cuando limpies una computadora portátil o de escritorio es aplicar el producto de limpieza a la herramienta que estés utilizando para limpiar, pero jamás directamente sobre la computadora”, dijo Kerr. Así que tome la microfibra, póngale unas gotas de alcohol, exprímala para que no escurra nada y comience a limpiar las superficies. Quizá deba usar hisopos y alcohol para limpiar las teclas y los pequeños espacios entre ellas. (Si hay marcas que no se quiten, puede intentar frotarlas con una esponja de melamina muy ligeramente, pero le recordamos otra vez que es un poco abrasiva y eso puede alterar la superficie de la computadora).

Quizá deba darle varias pasadas para quitar toda la mugre pero, cuando lo haya hecho, notará una diferencia drástica. Si su computadora ya es vieja, quizá no pueda eliminar el brillo de las teclas; algunos de nosotros tecleamos como si fuéramos Hulk y hemos desgastado la capa superficial de plástico. No hay mucho que pueda hacer al respecto.

La pantalla es un asunto ligeramente distinto. Usted debería ser capaz de limpiar las huellas digitales con una microfibra seca, pero si necesita más poder de limpieza, use un poco de agua —de nuevo, moje y exprima la tela antes de usarla—. Algunos fabricantes, entre ellos Dell y Lenovo, incluso dicen que se puede usar una mezcla 50:50 de alcohol isopropílico y agua, si es necesario. Solo evite limpiar la pantalla con productos caseros con químicos abrasivos como los alcalinos o con amoniaco. (Es decir: ¡no use Windex por tentador que parezca!).

Digamos que tiene un caso particularmente terrible de una computadora portátil sucia e incluso después de los pasos mencionados, aún huele mal. Ya he visto muchas computadoras que huelen a humo (de cigarrillo o de otro tipo), y deshacerse de eso es un desafío. Limpiar la superficie puede ser de gran ayuda, pero muchos de esos olores también podrían estar dentro de la computadora. Para eso, puede recurrir al mejor desodorizante natural del mundo: el carbón.

Pero no tiene que sacar el carbón que tiene en una bolsa al lado del asador. Kerr recomienda la arena para gato: “Debido a que la mayoría de las fórmulas de arena para gato tienen carbón activo para neutralizar los malos olores, los elimina con facilidad. Meta la computadora portátil en una bolsa sellada o una caja con tapa junto con más o menos una taza de arena para gato y déjala ahí de 24 a 48 horas”. Si no tiene gato, también he tenido suerte con desodorantes para pañales, son pequeños paquetes de carbón que puede tirar cuando haya terminado. Cuanto más deje la computadora en la caja, mejor.

Si se sientes cómodo desarmando la computadora, también puede abrirla y limpiar la placa principal con alcohol isopropílico. Pero, según mi experiencia, eso generalmente no es necesario, sino que simplemente acelera un poco el procesamiento.

Digamos que tiene un caso particularmente terrible de una computadora portátil sucia e incluso después de los pasos mencionados, aún huele mal. Limpiar la superficie puede ser de gran ayuda, pero muchos de esos olores también podrían estar dentro de la computadora. Para eso, puede recurrir al mejor desodorizante natural del mundo: el carbón.