Por: Laura Ávila.   4 julio, 2018

El banano es uno de los productos ticos más apetecidos por el mercado inglés. Durante los últimos años la fruta no solo ha dejado una huella profunda en el paladar de los europeos, sino que se ha convertido en el símbolo de los complejos procesos que deberá de enfrentar el Reino Unido tras el Brexit.

El tema es relevante para Costa Rica porque este es el segundo cliente de importancia para los bananeros que comercializan con la Unión Europea (UE).

En el 2017 solo las ventas del banano hacia el Reino Unido dejaron ganancias por $94 millones, cifra que representó el 18,56% del total de las transacciones de banano hacia la Unión Europea, según datos de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer).

Sin embargo, el consumo entusiasta no basta y el Brexit le mete una cuota de presión a las exportaciones. Con el inminente divorcio, Costa Rica podría perder las preferencias arancelarias que logró con el Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea (Aacue) al exportar al mercado inglés.

Reino Unido vive una compleja transición: mientras que algunos políticos desean un divorcio duro para negociar nuevos acuerdos comerciales, otros prefieren mantener una estructura más alineada con la UE. Con el tiempo en contra, los ingleses deberán de concretar un acuerdo con Bruselas para consolidar su salida, y a golpe de tambor, realinear sus políticas comerciales.

Para Costa Rica el futuro está lleno de incertidumbre y las versiones que se manejan de este lado del mundo han cambiado sutilmente. Las autoridades de Comercio Exterior de la administración Solís Rivera indicaron que los ingleses adaptarían el Accue para mantener las condiciones, pero el actual Viceministro de Comercio Exterior, prefiere manejar el tema con cautela.

La posición de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), es que las condiciones del mercado podrían mantenerse pero no se confían y aconsejan a los exportadores diversificar mercados. Sin embargo, la Corporación Bananera Nacional (Corbana), afirma que no desistirá de este mercado.

Situación actual

El mercado inglés tiene una gran preferencia por el banano, uno de los productos de exportación costarricense más exitoso en el mercado internacional. En el 2017 solo las ventas de esa fruta hacia el Reino Unido dejaron ganancias por $94 millones, cifra que representó el 18,56% del total de las transacciones de banano hacia la Unión Europea, según datos de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer).

Ver más!

El año anterior las ventas de banano a la UE dejaron ganancias por $507 millones y en el 2016 la cifra fue de $522 millones, por lo que hubo una desaceleración de 3% entre ambos años.

Ver más!

Actualmente Costa Rica goza de condiciones preferenciales y paga 75 euros de arancel por tonelada de banano. Esta competitiva tarifa se logró gracias a las condiciones que se negociaron en el Aacue, que entró en vigencia en el 2013.

Sin embargo, el Brexit constituye una amenaza para los exportadores bananeros si el Reino Unido no reacomoda su política comercial. La lectura que se hace a nivel internacional es que el mercado inglés mantendría las condiciones y replicaría los acuerdos comerciales para mantener relaciones con sus socios.

Aunque esta es una de las posibilidades, lo único cierto es que el tiempo corre, y los británicos aún no dan respuestas a sus socios comerciales. Un escenario dramático para Costa Rica sería que los ingleses no mantengan las condiciones que ostenta el Aacue.

En este escenario Costa Rica dejaría de pagar la tarifa preferencial de 75 euros por tonelada de banano, ya que el arancel fuera del Aacue es de 114 euros, según comentó Karina López, coordinadora de investigación de mercados de Procomer.

El Brexit saca a relucir las tensiones y los dramas comerciales que el banano ha protagonizado en el continente europeo. Durante décadas los países de la UE tuvieron sus propias políticas de importación, tanto Francia y como Reino Unido brindaban facilidades para el producto que se importaban desde sus excolonias africanas y caribeñas.

Mientras que la fruta proveniente de la zona dólar (Costa Rica, Colombia y Ecuador que exportaban mayoritariamente a Alemania y los Países Bajos) tenían condiciones comerciales adversas. Tras años de luchas, Costa Rica logró mejoras a través de dos mecanismos: el Aacue y el Acuerdo de Ginebra, un logro comercial que se dio tras un histórico arbitraje ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Tras el pulso comercial, Costa Rica logró que se le rebajaran las cuotas a las exportaciones bananeras que en el pasado llegaron a pagar hasta €175 por tonelada de banano, según señaló Procomer.

Otro elemento que presiona a los británicos es que en el 2020 la UE liberará el modelo de importación para América Latina. Actualmente el mercado europeo tiene un mecanismo de estabilización bananera que permite una cantidad máxima de exportación para cada país y si la nación supera el límite, pierde las preferencias arancelarias y aplican el porcentaje establecido por la OMC.

Pero cuando se liberalice el mercado Ecuador, Panamá, Guatemala, Perú, Nicaragua y Honduras podrán exportar la cantidad de banano que deseen a un precio de €75 por tonelada. En el caso de Costa Rica las condiciones arancelarias se mantendrían por las condiciones que logró mediante el Aacue.

Futuro incierto

La incertidumbre es la palabra que mejor describe al Brexit, ya que ni los ingleses saben a ciencia cierta cuáles serán las repercusiones del divorcio con la Unión Europea. Más allá de las tensas negociaciones que deberán entablar las autoridades británicas con los representantes de la UE, el panorama no es claro para Costa Rica.

Meses atrás Jhon Fonseca, viceministro de Comercio Exterior de la adminsitración Solís Rivera, comentó a EF que la intención de los ingleses era replicar el Aacue para mantener las relaciones comerciales con el Istmo.

Con el cambio de Gobierno local, las autoridades prefieren ser precavidas.

“Las condiciones que se lleguen a negociar entre Costa Rica y el Reino Unido dependerán de lo que ellos acuerden con la Unión Europea, en este momento no es posible anticipar a ciencia cierta los efectos definitivos del Brexit para nuestro país. Es un tema que amerita ser muy cautos y prudentes”, indicó Duayner Salas, viceministro de Comercio Exterior.

A pesar de que la actual administración prefiere la cautela, Karina López, coordinadora de investigación de mercados de Procomer, opina diferente.

“Lo más problable es que sigan las condiciones actuales y que Reino Unido las replique, si no nos cobran el arancel de 114 euros, pero lo veo muy difícil porque las grandes corporaciones harían presión sobre el Reino Unido para que vuelva a las condiciones normales”.

Corbana se mantiene en esa misma línea y no cree que el arancel suba, por los antecedentes que existen ante la OMC, donde varios países latinoamericanos le ganaron el pulso comercial a la UE. Jorge Sauma, gerente general de la empresa bananera, considera que lo que podría pasar es que a futuro haya más controles fitosanitarios.

¿Qué otras opciones hay?

A pesar de que Procomer mantiene una posición entusiasta, tampoco se confía y le aconseja a los exportadores que diversifiquen los mercados. Las autoridades recomiendan buscar opciones de venta en Europa del Este, los Países Nórdicos o Finlandia.

Italia también podría convertirse en un nuevo nicho, en este mercado Ecuador y Colombia acaparan el 67% de las importaciones de banano y estos países incrementaron sus envíos en más de 9% entre 2013 y 2017, mientras que Costa Rica desaceleró sus transacciones en 3%.

Sin embargo, diversificar mercados es una solución que solo es simple al plasmarla sobre el papel.

“Eso es muy fácil decirlo, Reino Unido es un mercado que hemos cultivado durante muchos años. El mercado de la Unión Europea y Estados Unidos son dos grandes bloques donde se coloca más del 90% de nuestra fruta (...) No vamos a dejar un mercado donde la fruta es apreciada”, afirmó Jorge Sauma Aguilar, gerente general de Corbana.

Sauma agregó que en caso de que los aranceles suban, Corbana estaría dispuestos a objetarlos.