Por: Agencia AFP.   16 febrero
Personas cruzan desde Venezuela a través de trochas, cerca del Puente Internacional Simón Bolívar en Villa del Rosario, Norte de Santander, Colombia. Foto: AFP

Caracas. El canciller venezolano, Jorge Arreaza, confirmó este sábado que sostuvo dos reuniones secretas con Elliot Abrams, delegado del presidente estadounidense Donald Trump, cuyo gobierno lidera una fuerte presión internacional contra Nicolás Maduro al tildarlo de “ilegítimo”.

Arreaza afirmó que el encuentro con Abrams, que se produce en medio de una pugna por el ingreso de ayuda humanitaria al país con severa escasez de medicamentos y bienes esenciales, "lo propuso el Departamento de Estado" estadounidense.

"Efectivamente el gobierno de Estados Unidos designó a este señor, Elliot Abrams (...) para conversar con el gobierno de Nicolas Maduro, hemos hecho dos reuniones de las cuales no puedo dar detalles porque debo respetar la confidencialidad", dijo Arreaza en entrevista con la cadena pública Telesur, confirmando la noticia revelada por el propio presidente venezolano a un medio internacional.

Ver más!

El jefe de la diplomacia internacional viajó a Nueva York el 13 de febrero, un día después de multitudinarias concentraciones convocadas por el jefe del Parlamento, de mayoría opositora, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por 50 países.

"Ambos países nos hemos escuchado, ha habido momentos de tensión, hay diferencias profundas, pero al mismo tiempo hay preocupaciones compartidas", subrayó el funcionario.

Parafraseando al fallecido expresidente Hugo Chávez y a Maduro, Arreaza aseguró que de ser necesario se reunirán con "el diablo" para "defender la soberanía de Venezuela y exigir respeto".

El gobierno de Maduro, bajo cuya gestión Venezuela cayó en la peor crisis de su historia reciente, acusa a Washington de alentar una intervención militar "disfrazada" de ayuda humanitaria a la que considera un "show".

El mandatario socialista, que niega una "crisis humanitaria", rompió relaciones diplomáticas con Estados Unidos el 23 de enero después de que reconociera a Guaidó como presidente interino.

Guaidó convocó este sábado una nueva movilización para el 23 de febrero encabezada por voluntarios, a quienes organizará en brigadas para defender el ingreso de toneladas con medicinas y suplementos nutricionales donados por Estados Unidos y otros países.