Por: Andrea Hidalgo.   3 noviembre, 2020

El golpe de la pandemia trajo también un aumento en la tasa de desempleo, pero de acuerdo con declaraciones del presidente del Banco Central, Rodrígo Cubero, hay dos grupos particularmente golpeados, las personas con puestos no teletrabajables y el las mujeres en el sector informal.

Son 270.000 desempleados más en comparación con el mismo período del 2019, un aumento de 12,9 puntos porcentuales. Foto: Shutterstock
Son 270.000 desempleados más en comparación con el mismo período del 2019, un aumento de 12,9 puntos porcentuales. Foto: Shutterstock

La tasa de desempleo pasó del 12,5% en marzo hasta un nivel máximo del 24,4% en julio. Para el último trimestre móvil publicado por la Encuesta Continua de Empleo (ECE) hubo una leve mejoría en agosto cuando se registró en 23,2%.

En el caso de las mujeres la tasa de desempleo para el tercer trimestre del 2020 fue de 30,2% un crecimiento de 15,3 puntos porcentuales (pp) con respecto al mismo periodo del año anterior que duplica la estadística.

“En los primeros meses de pandemia lo que tuvimos fue un golpe muy importante en el empleo informal y sobretodo para las mujeres” agregó Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Para Cubero hay una relación directa entre la tasa de desempleo y la capacidad de teletrabajar, de manera tal que los trabajos que se pueden desarrollar de manera remota son menos susceptibles al desempleo.

Por ejemplo, de acuerdo a datos del Central, los sectores más golpeados han visto recortes de casi 11 horas en promedio laboradas por semana, como es el caso de las actividades artísticas, de entretenimiento y recreación.

Promedio de horas laboradas por actividad económica durante la pandemia. Foto: BCCR
Promedio de horas laboradas por actividad económica durante la pandemia. Foto: BCCR

Otro caso es el turismo, comercio y transporte, los cuales dependen de las actividades que fueron restringidas con las medidas de mitigación ante la emergencia sanitaria.

Por el contrario, en los campos denominados como electricidad y enseñanza muestran un crecimiento del número de horas laboradas por semana pues ambas corresponden a necesidades durante el confinamiento.