11 diciembre, 2017

Buenos Aires. Estados Unidos cuestionó este lunes 11 de diciembre que algunos miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) no cumplan las reglas y que el organismo se haya desviado de su objetivo de constituir un marco para las negociaciones comerciales.

Robert Lighthizer, representante de Estados Unidos en la undécima conferencia de la OMC que se celebra en Buenos Aires, cuestionó varios aspectos del funcionamiento del sistema que rige el comercio internacional, mientras otros países admitieron que es perfectible y apuntaron que es necesario reforzarlo con el fin de afrontar los desafíos existentes.

Lighthizer afirmó que la organización encara “serios desafíos” y señaló que muchos miembros de la OMC temen que esté “perdiendo su foco esencial en la negociación comercial” en favor de la litigación, durante su intervención en la sesión plenaria de la cita que reúne a los ministros de Comercio de 164 países.

11/12/2017. AFP. EF. El representante comercial de EE:UU., Robert Lighthizer, habló durante la sesión plenaria de la onceava conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), en Buenos Aires, Argentina. / AFP PHOTO / EITAN ABRAMOVICH
11/12/2017. AFP. EF. El representante comercial de EE:UU., Robert Lighthizer, habló durante la sesión plenaria de la onceava conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), en Buenos Aires, Argentina. / AFP PHOTO / EITAN ABRAMOVICH

“Demasiado a menudo los miembros parecen creer que pueden obtener concesiones mediante juicios que nunca podrían conseguir en la mesa de negociaciones”, criticó el representante estadounidense, quien se preguntó si tiene sentido la actual estructura de arreglos de diferencias.

Lighthizer también consideró que no es posible “sostener una situación en la que las nuevas reglas sólo se apliquen a unos pocos” países mientras que a otros –a los que no mencionó– se les concedan exenciones “en nombre de un autoproclamado estatus de desarrollo”.

“Hay algo que está mal cuando cinco de los seis países más ricos reclaman un estatus de países en desarrollo”, sostuvo al respecto.

Además, afirmó que es imposible negociar nuevas normas si muchas de las existentes no se respetan. “Algunos eluden intencionalmente estas obligaciones”, cuestionó el negociador de Estados Unidos, país que ha sido particularmente crítico con las prácticas comerciales de China.

Lighthizer señaló asimismo que se puede hacer mucho en el seno de la OMC para lograr “mercados más eficientes” y enfocarse en nuevos desafíos como la influencia de las empresas estatales.

“Como dijo el presidente (Donald) Trump... estructuras como esta funcionan mejor cuando todas las naciones soberanas que actúan en sus propios intereses se alinean y encuentran la forma de permitir que prosperen todos” , señaló el funcionario estadounidense.

El gobierno de Trump ha mostrado una actitud proteccionista y ha señalado reiteradamente que el organismo con sede en Ginebra necesita reformas.

El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo Villarreal, admitió, por su parte, que es cierto que el sistema no es perfecto pero afirmó que la única manera de fortalecerlo es trabajar en su desarrollo.

Guajardo Villarreal apostó por lograr “el compromiso de todos los miembros” y afrontar asignaturas pendientes como la agricultura y la pesca. También instó a definir la agenda del futuro mediante un programa de trabajo para hacer frente a retos como el comercio electrónico, el desarrollo de los nuevos sistemas de servicios y la función de las pequeñas y medianas empresas.

Suiza y más de 40 miembros de la OMC publicaron una declaración conjunta donde expresaron su preocupación por los desafíos que enfrenta el organismo, subrayando el papel del desarrollo sostenible.

El canciller argentino, Jorge Faurie, destacó en tanto la importancia de un sistema basado “en reglas, abierto y equitativo” que consolide los objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

Faurie señaló la importancia de avanzar en los asuntos pendientes de la Ronda de Doha como agricultura, pesca, servicios y desarrollo, y también en otros nuevos como el comercio electrónico, micro, pequeñas y medianas empresas y facilitación de inversiones.

El funcionario argentino destacó asimismo la necesidad de “persistir en el proceso de reforma del comercio agrícola para eliminar el hambre” y en ese sentido indicó que su país produce alimentos para 400 millones de personas y aspira a aumentar la producción para 600 millones en 2020.

En cuanto a la pesca, avanzar en la prohibición de subsidios en el sector “resultará una contribución importante a la seguridad alimentaria y la preservación del medio ambiente” , indicó.

La presidenta de la conferencia ministerial, la argentina Susana Malcorra, ha indicado a medios de prensa –antes del inicio de la conferencia que en Buenos Aires– que “hay una señal inicial de que quizá pueda haber un acuerdo sobre lo que es pesca ilegal” .

Respecto de la agricultura, dijo que prevalecen las diferencias sobre los subsidios.

La cita de Buenos Aires cuenta con la participación de 600 miembros de organizaciones no gubernamentales. El veto a más de 60 representantes generó una gran polémica.