Por: Manuel Avendaño A..   10 septiembre
Uccaep repudió la huelga convocada por los sindicatos para esta semana. Fotografía: José Cordero.

El sector empresarial privado de Costa Rica levantó la voz, la mañana de este lunes, en contra de la huelga convocada por los sindicatos para esta semana.

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) ofreció una conferencia de prensa la mañana de este lunes para “repudiar” las acciones sindicales que arrancaron este semana en diferentes puntos del país.

Los 52 presidentes de las cámaras empresariales del país se hicieron presentes a la actividad para rechazar la huelga impulsada por los sindicatos. Gustavo Delgado, presidente de Uccaep, fustigó las intenciones de los líderes sindicales de movilizar trabajadores públicos para defender beneficios salariales que disfruta una minoría y pidió que se acelere el proceso para declarar ilegal la protesta.

“¿Cuáles han sido los logros de las últimas huelgas convocadas en el país?”, cuestionó Delgado. “La huelga trata de intimidar al Gobierno, los diputados y la población para evitar la impostergable reorganización del Estado y del empleo público que seguirá a la aprobación del plan fiscal, además de dividir a la población por medio del engaño”.

Enrique Egloff, primer vicepresidente de Uccaep y presidente de la Cámara de Industrias, fue una de las voces más vehementes en contra del movimiento de huelga.

“Esta huelga es injustificada, innecesaria y está orientada a defender los pluses y beneficios de unos pocos líderes sindicales”, aseveró Egloff.

Poca afectación

El Presidente de Uccaep destacó que la huelga no tuvo el impacto que anunciaron en un inicio los sindicatos. “La población sindical en el país es de unas 100.000 personas y en las calles no se ve esa cantidad de personas, por lo que el llamado no tuvo el efecto que esperaban los gremios”.

Delgado también destacó la actuación del Gobierno que se anticipó a algunos focos de afectación y tomó el control del puerto Hernán Garrón en Moín y de los planteles de combustible de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope).

El Ejecutivo envió a la Fuerza Pública la noche del domingo para tomar el control de los puertos de Moín y de los planteles de Recope con el fin de evitar que los sindicalistas paralizaran los servicios a partir de este lunes.

Los presidente de las cámaras empresariales destacaron que la huelga no cuenta con la fuerza esperada y anunciada por los sindicatos. “Esta situación refleja que no hay apoyo a las ideas que pretenden oponerse a las medidas que se impulsan en la reforma fiscal”, señaló Egloff.

Para el jerarca de Uccaep es posible que durante la semana se reporten algunos efectos negativos por la huelga, sin embargo, de momento no el sector no tiene datos específicos sobre afectación provocada por el movimiento.

Efectos negativos

Uccaep ofreció algunas estimaciones sobre las posibles pérdidas que podría provocar la huelga. Las cifras se estimaron con base en afectaciones de movimientos sindicales del pasado.

- En caso de que se diera el cierre de los puertos, se estima que por cada día de atraso en la carga y descarga de contenedores las pérdidas rondarán entre $15.000 y $50.000.

-De mantenerse una huelga indefinida, el sector agropecuario podría perder cerca de $60 millones por semana.

- Los atrasos en la ejecución de obras tendrían un impacto de ¢2.645 millones por día, según datos de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC).

- En el caso de los combustibles, en la última huelga, en solo un día se vendió un 50% más del promedio habitual de gasolina plus y súper, además de gas LP y búnker. Esta situación pone en peligro el abastecimiento nacional, ya que las ventas pasaron de 8,3 millones de litros a 12,9 millones de litros en cuestión de horas.