Por: Laura Ávila.   20 septiembre
20/09/2018. Asamblea Legislativa, San José. El expresidente de la República, Luis Guillermo Solís, compareció ante la Comisión de Ingreso y Gasto por hueco presupuestario durante su administración. Foto: Albert Marín.
20/09/2018. Asamblea Legislativa, San José. El expresidente de la República, Luis Guillermo Solís, compareció ante la Comisión de Ingreso y Gasto por hueco presupuestario durante su administración. Foto: Albert Marín.

Un faltante por ¢900.000 millones en el Presupuesto Nacional del 2018 llevó al expresidente Luis Guillermo Solís a una extensa comparecencia ante la Comisión de Gasto en la Asamblea Legislativa.

Una interpelación que inició pasadas las 9:15 de la mañana y se prolongó hasta las 2:45 de la tarde, y estuvo aderezada con fuertes cuestionamientos y momentos de tensión.

Las intervenciones de los legisladores liberacionistas, Franggi Nicolás y Carlos Ricardo Benavides, calentaron el ambiente en el Salón de Expresidentes.

El discurso inició con la justificación de rigor. Solís afirmó que durante su administración actuó con “responsabilidad y diligencia” para que la población no sufriera las consecuencias de una eventual crisis económica.

Luego el exmandatario marcó la cancha sobre el multimillonario hueco del Presupuesto Nacional del 2018, que puso a correr a las nuevas autoridades de Hacienda.

“Afirmo categóricamente que nunca hubo acción, orden, solicitud o sugerencia para ocultar (...) el envío de un presupuesto extraordinario por razones político electorales”, dijo tajantemente.

Durante varios minutos Solís argumentó cómo su administración actuó de manera oportuna para resolver muchos de los problemas heredados de gobiernos anteriores.

Señaló los proyectos de ley que se presentaron ante la Asamblea Legislativa para mejorar las finanzas públicas, la actualización del régimen de exenciones, las pensiones con presupuesto al cargo público y la transformación del Impuesto General de Ventas a uno de Valor Agregado.

Algunas iniciativas, que según él, fueron bloqueadas por distintos legisladores para que no llegaran a convertirse en leyes de la República.

(Video) Expresidente Solís comparece ante la Asamblea Legislativa por hueco presupuestario

Después justificó el mecanismo al adoptó Hacienda (sin recurrir a la Asamblea Legislativa) para pagar las mayores tasas de interés a corto plazo, que surgieron tras acudir al mercado nacional para atender las obligaciones de diciembre de 2017.

“El Ministerio de Hacienda identificó un mecanismo legal ya existente que permite a inversionistas tener títulos de deuda interna en moneda extranjera según las leyes del país. Este llamado fue aceptado positivamente por los mercados”.

Según él, en momentos cuando el país requería $1.500 millones para atender sus obligaciones el Ministerio de Hacienda recibió ofertas que alcanzaban los $3.700 millones.

Posteriormente reconoció que durante su administración no tuvo conocimiento sobre el multimillonario hueco.

Ante la incógnita de ¿por qué no se emitió un presupuesto extraordinario? Solís aseguró que la situación nunca le fue planteada. Además Hacienda intentaba durante el primer trimestre del año consolidar un contrato de colocación.

Sin embargo, comentó que desde febrero de 2018 el Ministerio se abocó a “limpiar” la cifra para un eventual presupuesto extraordinario, proceso, que según él, finalizó en julio.

“El correo electrónico del 21 de febrero de 2018 decía literalmente que: el faltante de amortización era de alrededor de ¢850.000 millones. El del 19 de abril pasaron a ser ¢815.000 millones, un día después el 20 de abril se adicionaba la cifra de ¢700.000 millones. Sin embargo, el 10 de mayo las autoridades dicen que sería de alrededor de ¢800.000 millones. El 9 de junio la cifra de impago fue de cerca de ¢600.000 millones”, narró.

Fuego cruzado
 El expresidente de la República, Luis Guillermo Solís, compareció ante la Comisión de Ingreso y Gasto por hueco presupuestario durante su administración. Foto: Albert Marín.
El expresidente de la República, Luis Guillermo Solís, compareció ante la Comisión de Ingreso y Gasto por hueco presupuestario durante su administración. Foto: Albert Marín.

Tras brindar sus alegatos, la comparecencia subió de tono cuando la diputada verdiblanca Franggi Nicolás inauguró la sesión de preguntas y explicó por qué presentó una moción para exigir la presencia del expresidente ante el Primer Poder de la República.

“Esta audiencia era necesaria para el país, en este momento miles de costarricenses están preocupados por la situación financiera”, manifestó Nicolás.

La legisladora le reclamó al expresidente que no hiciera mención del multimillonario faltante durante la rendición de cuentas del pasado 2 de mayo ante el Plenario.

“Usted presentó ante el Congreso un informe final de labores de más de 50.000 hojas y estuvo en la Asamblea Legislativa el 2 de mayo rindiendo este informe en donde por más de una hora nos habló del manejo heroico de las finanzas públicas (…) sin embargo, en este tomo no se menciona ni siquiera como pie de página el hueco fiscal”, agregó.

Sin embargo, el exmandatario se justificó alegando que no contaba con una “cifra cierta” del faltante, lo cual era un “obstáculo fundamental” para hablar (en ese momento) de un presupuesto extraordinario.

Otro de los momentos álgidos se dio con la intervención del liberacionista Carlos Ricardo Benavides, quien calificó a la administración Solís como “uno de los gobiernos más irresponsables que este país tenga memoria”.

“Dijo que no se necesitaba un plan fiscal, que no se necesitaban impuestos. Lo que usted necesitaba eran aplausos y votos. Escogió a Helio Fallas para ayudarlo y fue alcahuete con usted”, sentenció Benavides.

El jefe de fracción verdiblando criticó la legalidad del Presupuesto Nacional del 2015 y la actuación del hoy Ministro de Comunicación Juan Carlos Mendoza, quien se opuso “ferozmente” a la discusión de reforma fiscal impulsada por la administración Chinchilla Miranda.

Ante los alegatos del verdiblanco, Solís contestó que es hora de pasar la página, por lo que Benavides calificó a Solís de “demagogo e irresponsable”.

La diputada liberacionista Yorleny León también aderezó la interpelación con sus cuestionamientos. “¿Quién lo asesoró a usted?”, le increpó León. A lo que Solís respondió que los presupuestos son un tema técnico que es elaborado Ministerio de Hacienda.

“Si usted no puede revisar partida por partida, usted no es responsable pero ¿quién es? Honrar las deudas es un tema muy ético y no se puede obviar”, agregó León.

Tras el intercambio con León, el expresidente evadió la respuesta.

“¿Qué tuvo de heroico su mandato?”, fue otro de los cuestionamientos que lanzó el diputado republicano social cristiano Otto Vargas.

Vargas mencionó el informe de la Contraloría General de la República, donde la jerarca Martha Acosta, hacía referencia sobre el pago ilegal de amortizaciones y donde cuestionó al Gobierno anterior de no presupuestar el aumento del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte que generó una deuda con la Caja Costarricense de Seguro Social de ¢60.000 millones.

Solís aprovechó el espacio para hablar sobre el Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito) y achacó la crisis que vive la entidad bancaria al Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif).

“Si hay una administración que fue cuidadosa con Bancrédito fue la mía, precisamente porque no queríamos que Bancrédito cerrara en detrimento de los terceros (…) La decisión fue de Conassif y la Sugef a pesar de las decisiones que nosotros tomamos, que todas ellas permitirían si se aprobaba una ley posterior, convertir a Bancrédito en un banco de fomento. En realidad la crisis la ocasionó la decisión de Conasif de meter al banco en un callejón sin salida para cerrarlo”, indicó Solís.

Tras dictar un receso de 25 minutos al mediodía, la comparecencia perdió fuerza. Diversos legisladores se ausentaron durante varios minutos durante la segunda fase de preguntas.

La participación de los diputados oficialistas bajaron el tono de la discusión porque se dedicaron dar explicaciones sobre diversos temas e incluso pedir disculpas por solicitar la moción cuando el expresidente se encontraba de luto por el fallecimiento de su padre.

Después de la pausa el diputado de la bancada rojiamarilla, Enrique Sánchez, hizo una aclaración sobre la reforma fiscal impulsada por la administración Chinchilla Miranda. Ahí detalló que la iniciativa había sido aprobada en la Asamblea Legislativa, con apoyo de un porcentaje de la bancada rojiamarilla, pero que posteriormente, el proyecto se vino abajo por el criterio de la Sala Constitucional al encontrar errores procedimentales.

Sánchez le preguntó al expresidente si considera que el Proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas es suficiente para sanear las finanzas públicas, a lo que Solís indicó que no. “No es suficiente, porque la recaudación sigue siendo baja”, manifestó Solís.

Los dos presupuestos extraordinarios que podrían sobrepasar los ¢900.000 millones son la principal preocupación para el verdiblanco Luis Fernando Chacón.

“Aquí no estamos haciendo politiquería, precisamente me parece que es muy importante que aclaremos que si hubo irregularidades en este proceso”, sentenció Chacón.