Por: Manuel Avendaño A..   8 noviembre
Irene Cañas, presidenta ejecutiva del ICE, aseguró que el 2018 es un año difícil para la institución que tendrá pérdidas a diciembre. Fotografía: José Cordero.
Irene Cañas, presidenta ejecutiva del ICE, aseguró que el 2018 es un año difícil para la institución que tendrá pérdidas a diciembre. Fotografía: José Cordero.

Irene Cañas, presidenta ejecutiva del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), no esconde la situación financiera y acepta que “el 2018 es un año difícil” y que la entidad “tiene números en rojo”.

#CaféFinanciero con Irene Cañas del ICE, ¿cuál es el estado financiero del Instituto?

- ¿Cómo va a enfrentar el ICE las pérdidas del 2018 por ¢314.000 millones?

- Importante destacar que de esos ¢314.000 millones, el 46% corresponde a fluctuaciones cambiarias que contablemente tenemos que reportar.

“En el caso de trasladar el Proyecto Hidroeléctrico Diquís de inversión a gasto, estamos hablando de un monto que ya se pagó en estudios y demás, también es importante decir que todo lo que se invirtió fue en colones".

- ¿El traslado del PH Diquís de inversión a gasto se trasladará a los clientes del ICE?

- El traslado del proyecto Diquís a gastos no se va a pasar a las tarifas porque no es una inversión que vamos a capitalizar y que luego nos va a generar un ingreso. Esa no es la situación, por eso pasa a gasto y al ser un monto importante se refleja como un hecho relevante que no se va a repetir el próximo año.

- ¿La coyuntura económica del 2018 con presiones fiscales y cambiarias le pasó factura al ICE?

- El 2018 es un año difícil en el cual pasamos a gasto el proyecto Diquís. La carga financiera por haber iniciado el proyecto Reventazón, pesa. La ley nos autoriza a endeudarnos un 45% y estamos en 41%. Las fluctuaciones cambiarias, en un momento como este cuando el tipo de cambio está sensible, pesa en nuestros estados financieros.

- ¿Está bien estructurada la deuda del ICE?

- Desde hace unos años se empezó a colonizar parte de la deuda y en este momento estamos trabajando en esa reingeniería financiera en la que tendremos que valorar cuánto más de la deuda podremos pasar a colones. Sí se ha venido trabajando en reservas y también en coberturas para enfrentar las fluctuaciones cambiarias.

- ¿De dónde saldrá el dinero para que la institución cubra este gasto de ¢314.000 millones?

- Ese dinero sale del crédito para el desarrollo. Tenemos que recordar, que cuando se hace planificación y sobre todo de proyectos eléctricos, siempre hay investigación. A lo largo de la historia todos los proyectos han tenido una fase de investigación donde se hacen estudios. Esta no es la primera vez que se desarrolla un tema como este.

“Diquís era un proyecto muy grande y el costo de esa investigación es proporcional al tamaño del proyecto”.