Por: María Esther Abissi.   27 diciembre, 2018

El 72% de las tarjetas de crédito y débito del país ya cuentan con la tecnología de pago sin contacto que estableció el Banco Central en el 2015 para las tarjetas que estuvieran en circulación.

Según el Reglamento del Sistema de Pagos aprobado por la Junta Directiva del Banco Central en noviembre del 2015, al 31 de diciembre del 2018 el 100% de las tarjetas en circulación debían disponer de las tecnologías EMV y contactless, o pago sin contacto.

En cuanto a los bancos públicos, El Banco Nacional y el Banco de Costa Rica han trasladado casi la totalidad de sus clientes a estas tecnologías, mientras que el banco Popular aún debe trasladar cerca del 80%.

Sin embargo, a noviembre de este año, faltaba cerca de un 20% de plásticos en lograr la transición, informó el Central en un comunicado.

El Banco Davivienda y el Bac San José son las entidades que a la fecha se posicionan como líderes en la transición de sus tarjetas de débito y crédito, mientras que Lafise, Primerica, Prival y el Banco General tienen todavía más del 80% de sus plásticos rezagados sin la tecnología.

En cuanto a los bancos públicos, El Banco Nacional y el Banco de Costa Rica han trasladado casi la totalidad de sus clientes a estas tecnologías, mientras que el banco Popular aún debe trasladar cerca del 80%.

Por otra parte, el banco con la mayor cantidad de datáfonos que aceptan las tecnologías EMV y contactless es el Banco Nacional, mientras que Scotiabank, Bac San José y el Banco de Costa Rica, cuentan con más del 50% de sus datáfonos operando con estas tecnologías.

Adicionalmente, según el transitorio del reglamento, para el 01 de enero del 2020, todas las tarjetas que se emitan deben tener también la capacidad de validar al cliente mediante el mecanismo de PIN en línea.

En el comunicado el Central también hace mención de la asignación del código IBAN a los productos financieros de los clientes, un código internacional a través de el que los propietarios de cuentas pueden hacer transferencias internacionales y otras operaciones electrónicas de forma segura.

De los 14 bancos del país, 13 han logrado exitosamente asignar el código IBAN a casi todos los productos, a excepción del Banco Popular, que no ha asignado el código a sus cuentas de ahorro, corrientes ,tarjetas de crédito o débito.