Por: María Esther Abissi.  13 abril

Estados Unidos aprobó recientemente una legislación fiscal que traería por primera vez en muchos años, cambios en la forma en como las empresas gestionan sus impuestos desde adentro y fuera del país.

Esta nueva ley abre una brecha no solo para que las empresas regresen al país, sino para que nuevas inversiones lo elijan como destino para colocar su capital, compitiendo con el resto de destinos del continente, incluyendo Costa Rica.

EF Conversó con Allen Stenger, director en la práctica de Servicios de Impuestos Internacionales del Departamento de Impuestos Nacionales de EY en Washington, Estados Unidos, quien explicó las implicaciones de la nueva regulación y cómo puede hacer el país para socavar sus efectos.

1- ¿Se han mostrado efectos de la reforma en la economía y principalmente en las empresas que tienen presencia en Costa Rica?

Si hablamos de desplazamiento de inversiones hacia Estados Unidos, aún no es algo que se está viendo en la economía, sin embargo, estamos advirtiendo a los clientes a que valoren los costos de invertir en Estados Unidos (EE. UU.) y los de invertir fuera de Estados Unidos

"Desde mi punto de vista, creo que hay una reacción en los mercados accionarios porque se espera que las compañías tengan más liquidez.

"Uno de los cambios, por su puesto, es la reducción del impuesto de renta a las empresas, pasando la tasa de impuestos federales de 35% a 21%. Pareciera que ese ahorro en los impuestos se está reflejando en el precio de las acciones".

2- ¿Qué impacto prevén que tenga en Costa Rica?

Lo primero que es importante destacar es que hay un desconocimiento sobre qué es la reforma y cómo nos podría afectar. No se debe ver como algo aislado, esta es una de las reformas con más impacto internacional que ha habido en los últimos años.

"Nos puede impactar desde dos grandes áreas, la primera es que Estados Unidos se está convirtiendo en un país más competitivo de lo que ha sido hasta la fecha simplemente por haber reducido la tasa del impuesto sobre la renta y algunos ingresos de exportación a menos de la mitad; ya por eso es más barato que todos los países de Latinoamérica.

"Desde una perspectiva de haberse convertido en un país para atraer inversión, hace el panorama más complicado para Costa Rica y la región, porque ahora las empresas van a pagar en EE.UU. 21% en el peor de los casos, cuando en Costa Rica pagan 40,5%, cuando se suma el impuesto de renta con impuestos a los dividendos.

"Estados Unidos está evolucionando a un sistema territorial de inversión, al igual que las grandes economías, eso beneficia la competitividad como país para efectos de inversión extranjera directa y para que las empresas se queden en EE. UU. en vez de ir a invertir afuera".

3- ¿Esta legislación es más una reforma para repatriación de inversión o de atracción de inversión?

Ambas. Esto se hizo para buscar hacer el país más competitivo desde un punto de vista de costo fiscal total, buscar repatriación de capitales fuera de Estados Unidos e incentivar a que las empresas se lleven las inversiones de vuelta al país.

Además, es un castigo a las empresas que tienen ciertas operaciones fuera del país porque establece un sistema de sanción mediante nuevos impuestos para las compañías con capital fuera, lo que busca es controlar todo.

4- ¿En algún momento Estados Unidos había tenido otra política de atracción de inversiones como ésta?

En el pasado reciente no. Han habido incentivos a la producción local de empresas nacionales y extranjeras, pero no han sido exitosos. Sin embargo, ahora tenemos un régimen de incentivos que funciona solo con corporaciones estadounidenses, y exclusivamente para empresas de bienes y servicios que son exportados fuera del país, así que este es realmente un cambio dramático.

5- ¿Por qué el país cambió la estrategia?

Anteriormente, se pensaba que Estados Unidos era un caso atípico porque tenía un régimen abierto, comparado con los regímenes territoriales que tenía el resto del mundo. Más allá de eso, había un sistema viejo que creaba incentivos para mantener las ganancias que se tenían fuera de Estados Unidos, se mantuvieran fuera.

"Estos incentivos limitaban que las inversiones regresaran al país, incluso, desde cierta perspectiva, restringía a las compañías estadounidenses de usar su dinero para crear operaciones en Estados Unidos o para enviar de vuelta su dinero a los accionistas que podrían crear sus propias inversiones.

"Este nuevo método trata de eliminar los efectos conocidos como efectos lock-out en las ganancias de las empresas fuera del país, creando una combinación de sistema territorial con un sistema de renta mínima global.

"Para las multinacionales esto significa que hay muy pocas razones para mantener las ganancias fuera del país y, además, hay algunos beneficios asociados con esta reforma, como la disminución de la tasa federal a algunos de los ingresos a los que es más fácil colocar impuestos, entre muchos otros.

6- Se ha dicho que podrían repatriar empresas de software, servicio y desarrollo, ¿Estados Unidos tiene el capital humano para llenar esos puestos?

Creo que la gran interrogante será cuál va a ser la capacidad de Estados Unidos de reabsorber las operaciones que están siendo llevadas a cabo fuera, tanto a nivel de manufactura como en la parte de servicios.

"La retórica política que se venía discutiendo en EE. UU. desde la campaña es que la manufactura vuelva a EE. UU., enfocada en producción de carros y acero, por ejemplo. En el tema de operaciones más sofisticadas, la retórica no ha estado enfocada en eso. Habiendo dicho esto, la ley no discrimina; no está enfocada en solo ciertas industrias y va a afectar a todos por igual.

"Estados Unidos tiene un alto nivel de desarrollo humano y la razón por la que migran operaciones en servicios o soporte de alto nivel no es por la falta de talento, sino por el costo del talento que, para el volumen que necesitan, es más alto que en estos países.

"Si los costos se siguen incrementando y si seguimos teniendo problemas en la calidad de profesionales que estamos formando, las empresas van a irse a estados muy baratos de EE. UU., como Florida, Arizona o Texas, que no cobran impuestos y tienen costos de salarios muchos más bajos, y ahí es donde está el verdadero problema para nosotros.

"Una de las cosas que Costa Rica tiene que reevaluar es si con la política de desarrollo país y la capacidad de generar formación e infraestructura que tenemos, podemos seguir siendo una opción viable de competencia.

"Si Costa Rica le pone atención a esto y decide ser más competitivo, puede aprovechar la reforma fiscal para volverse más competitivo".

7- ¿Cuánto tiempo tenemos para hacer los cambios necesarios para mantener esas industrias en Costa Rica?

Creo que es muy importante que la comunidad de negocios de Costa Rica y de Centroamérica se enfoque en esto e insista en sentarse y ayudar a guiar la discusión en torno al tema, que ayuden a sumar las reglas que podrían ser favorables para la región lo antes posible.

"Los clientes están siendo muy cautelosos en tomar nuevas decisiones de inversión basadas en algo que acaba de ser promulgado y que es ciertamente revolucionario.

"Sin embargo, los cambios en los impuestos y reformas como estas Estados Unidos son difíciles de hacer, así que muchas personas están primero viendo los posibles cambios en el corto plazo para tomar decisiones.

8- ¿Qué cambios tenemos que hacer como país para mantener las empresas?

Las empresas multinacionales de seguirán sintiéndose atraídas por impuestos bajos o cero impuestos, como lo hay en las zonas francas, por ejemplo.

"Es posible que las empresas busquen lugares donde hay tasas de impuesto muy bajas, como en Costa Rica para disipar su impuesto de renta global que aumenta a consecuencia de sus propias operaciones en otros países.

"La segunda cosa es otra parte de la reforma que reduciría el beneficio de ciertos pagos deducibles fuera de Estados Unidos, esto tiene un impacto potencial en las operaciones dentro de Costa Rica que dan servicio a afiliadas en Estados Unidos.

Como gobierno, Costa Rica puede tratar de afectar las leyes que están siendo escritas y aplicadas en Estados Unidos, es posible los miembros de la región puedan afectar la forma en cómo esas reglas trabajan.

Una cosa que se podría hacer es considerar expandir su acuerdo anticipado de fijación de precios mediante un acuerdo de servicios al costo, así es más seguro para los EE. UU. que puédanlo a los servicios de margen bajo, como los call centers, por ejemplo.