Por: María Esther Abissi.   9 febrero

El Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), calculado por el Banco Central de Costa Rica, cerró el año con una ligera aceleración por cuarto mes consecutivo, en 3,5%, 0,3 puntos porcentuales más que lo proyectado por el Banco Central.

Según el Central, la actividad económica se desaceleró desde enero hasta agosto, principalmente por le comportamiento de la construcción.

A partir de octubre, la construcción y en general, el resto de las actividades económicas revirtieron ese comportamiento, aunque sigue siendo un crecimiento relativamente bajo.

De acuerdo con la tendencia ciclo del IMAE, las actividades manufactureras y los servicios empresariales fueron las que tuvieron mayor aporte en el indicador.

Las que mas crecieron fueron las actividades profesionales, científicas y técnicas (5,3%), las actividades financieras y de seguros (6,6), y transporte y almacenamiento (5,7%).

En menor medida, crecieron la enseñanza y actividades de salud humana, la industria manufacturera y el comercio.

Sin embargo, el comercio, especialmente de vehículos mostró una contracción y también se contrajo el crecimiento de actividades de consultoría en gestión financiera, recursos humanos, mercadeo y de investigación científica y desarrollo.

Según explicó el Banco Central, la construcción continuó mostrando una caída en diciembre, esta vez del 1,2%, especialmente por el comportamiento de las obras con destino privado, que cayeron 9,8%.

Sin embargo, las obras con destino público aumentaron 20,4%, particularmente por el avance en las actividades del proyecto de Terminal de Contenedores de Moín.