Por: María Fernanda Cisneros.   2 abril
Esas cuotas tendrá que pagarlas en algún momento, por lo que es recomendable que prepare su presupuesto para atenderlas en cuanto pase la crisis o cuando la situación económica de su hogar o negocio se alivie un poco. Fotografía: Shutterstock.

Al menos ocho bancos ofrecen a sus deudores la posibilidad de negociar el pago de sus préstamos, en medio de la compleja situación económica que enfrenta Costa Rica. A ellos se les suman las dos mutuales, así como algunas financieras y cooperativas.

El nuevo coronavirus afecta la salud de ya varios cientos de personas en suelo nacional, pero la población que percibe una reducción en sus ingresos es mucho mayor.

Como salida a esta crisis económica que enfrentan muchos hogares y empresas, la banca ofrece una moratoria de varios meses o –lo que es lo mismo– un período de gracia durante el cual no se paga el préstamo. Pero ¿cómo funciona y cómo le puede impactar, en el futuro, acogerse hoy a esta opción?

EF se dio a la tarea de evacuar algunas dudas con la banca a fin de conocer, de forma puntual, la manera en la que se cobrarán posteriormente esas cuotas que los deudores dejarán de pagar en los próximos meses.

Lo primero que debe tener claro es que esas cuotas tendrá que pagarlas en algún momento. Por esa razón, se recomienda que prepare su presupuesto para atenderlas en cuanto pase la crisis o tan pronto se alivie un poco la situación económica de su hogar o su negocio.

La forma en la que debe atender esos montos varía mucho entre entidades financieras.

Las entidades que ofrecen períodos de gracia son: Banco Nacional (BNCR), Banco de Costa Rica (BCR), Banco Popular, BAC Credomatic, Scotiabank, Davivienda, Improsa, Banco General, Grupo Mutual, Mucap, Coopeservidores, CoopeAnde, Coopenae, y las financieras Cafsa y Desyfin.

Por su parte, Prival Bank, Lafise, Promerica, Cathay y Citi manifestaron, a través de la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras y de la Asociación Bancaria Costarricense, que cada caso será analizado por separado.

Al cierre de marzo, el sistema financiero reporta más de 900.000 operaciones crediticias ajustadas a nivel de prórrogas de pago, refinanciamiento, readeucaciones, períodos de gracia y otros alivios para los deudores.

¿Cómo obtener estas condiciones? De entrada, debe tener claro que cada entidad financiera aplicará la medida a su discreción, luego de un análisis de los deudores. Son pocas las que la implementan a sus clientes en general y en ciertos tipos de préstamos, sobre todo en tarjetas de crédito.

Lo ideal es que contacte a la entidad en cuestión y muestre interés en la moratoria para su préstamo de tarjeta de crédito, vehículo o casa. Posteriormente, le indicarán cómo proceder.

La banca le ofrece la opción de completar formularios en línea y hacer el trámite desde la comodidad de su hogar. Generalmente debe demostrar que sus ingresos efectivamente se están viendo golpeados por el COVID-19, lo que le impide, temporalmente, atender el pago mensual sus deudas.

Además, deberá indicar una de tres posibles opciones: reducción de ingresos, pérdida de empleo o cierre de la empresa. Esto puede variar dependiendo de la entidad financiera.

Si le otorgan el período de gracia, consulte qué incluye la moratoria y si debe pagar algún monto. Algunas entidades sí le cobrarán el seguro del carro o de la casa ligado al préstamo.

Por ejemplo, los clientes del BCR que apliquen a la moratoria deberán pagar el seguro correspondiente al crédito en los meses de gracia, pero no así en el Banco Popular y el Nacional.

¿Cómo funcionan las moratorias?

La entidad financiera le da un plazo de tres o cuatro meses durante el cual no pagará el préstamo de tarjeta de crédito, carro o casa.

Esas cuotas se le cobrarán posteriormente, dependiendo de cómo lo estipule la entidad. Existen al menos cinco opciones.

Primera opción. Suponga que le dan tres meses de moratoria. En ese plazo usted no cancela la cuota, los intereses ni tampoco la póliza del préstamo.

El monto que no pague en esos tres meses se diluirá en las cuotas restantes del préstamo. Es decir, si le quedan dos años para terminar de pagar el crédito, esas cuotas se dividirán entre esos 24 meses.

Conforme mayor sea el plazo para cancelar la deuda, menor será el aumento que sentirá en la cuota mensual.

El aumento en la cuota lo percibirá a partir del cuarto mes, que sería julio. Es decir, apenas pase el período de gracia tendrá que pagar más dinero mensualmente.

Un ejemplo del Banco Popular, entidad que utiliza este método, ayuda a ilustrar esta primera alternativa.

Ver más!

Durante tres meses, a partir de abril de 2020, el Banco Nacional no les cobrará a los deudores de tarjetas de crédito no asalariados. Los pagos mínimos también se trasladarán automáticamente a las cuotas mensuales a partir del cuarto mes, sin intereses por moratoria.

BAC Credomatic otorgará un período de gracia de dos pagos mínimos en la tarjeta de crédito de sus clientes. El deudor deberá cancelar esos montos en las seis cuotas mensuales siguientes a partir del tercer mes.

Davivienda les dará la oportunidad a sus tarjetahabientes de optar por el no pago mínimo de las tarjetas durante tres meses (cortes de abril, mayo y junio). El acumulado de esos pagos se trasladarán “a paguitos” por seis meses sin intereses, contados a partir de julio.

Segunda opción. El período de gracia aplica por tres meses, contados a partir de abril del 2020. A partir del cuarto mes, es posible que la cuota aumente un poco, pero el pago del monto lo sentirá cuando el préstamo llegue al vencimiento. Es decir, en la última cuota del préstamo.

Esto aplica de forma automática en el Banco Nacional para préstamos de banca corporativa y mediana empresa, así como para personas con créditos de vivienda, consumo y vehículos, no asalariados y pensionados.

En el caso de la pequeña y mediana empresa, el plazo de gracia es de cuatro meses.

Ver más!

Esta opción también aplica en el caso del BAC en los préstamos hipotecarios, prendarios, personales y leasing, pero esta entidad permitirá postergar durante dos meses (marzo-abril o abril-mayo) el pago de la cuota del crédito.

Las cuotas correspondientes a esos meses se van a capitalizar al monto adeudado y BAC se lo cobrará en el último pago. El plazo del crédito se mantendrá sin cambios.

Mucap, por su lado, ofrece la prórroga de dos cuotas, y ambas se cancelarán al finalizar el plazo contractual del crédito. La misma medida y por el mismo plazo fue aplicada por Cafsa.

Desyfin también lo implementa de esta manera, pero el período de gracia es por tres meses.

Tercera opción. En estos casos, el cliente obtiene una mezcla de las opciones 1 y 2.

Las cuotas que dejó de pagar durante el período de la moratoria se sumarán al saldo principal del crédito, por lo que la cuota mensual aumentará luego del período de gracia.

Sin embargo, la última cuota del crédito también será más alta: en ese momento le cobrarán los intereses correspondientes al período de gracia y los seguros.

Una entidad que aplica la moratoria de esta forma es Davivienda; permitirá que los deudores posterguen las cuotas de los créditos de casa, auto, personales y leasing personal por tres meses. Esos montos se dividirán entre el plazo restante del financiamiento.

Sin embargo, los intereses y seguros se trasladarán a la última cuota del crédito. Esto último va en línea con la segunda opción de cómo le pueden aplicar la moratoria.

Cuarta opción. Suponga que usted tiene una tarjeta de crédito, y el banco le permite no cancelar el pago mínimo de esta deuda durante tres meses (abril, mayo y junio).

En esos meses, aunque no pague, se mantendrá al día en la operación y no le generarán cargos por mora; esto siempre que sea ese el pacto con el banco.

Después del período de gracia, los pagos mínimos no cancelados y los intereses que ya se aplicaban en esas cuotas se sumarán y le será otorgado un préstamo por el monto de las cuotas que no canceló.

El BCR utiliza este método y le financia los tres pagos mínimos de la moratoria, a un plazo de hasta 24 meses, a la tasa básica pasiva (TBP) emitida por el Banco Central.

La cuota de este préstamo se sumará al pago mínimo de cliente. Es decir, luego del período de gracia, el cliente deberá pagar una cuota mínima que incluirá la deuda que mantenía en la tarjeta, pero, además, la cuota del financiamiento.

Ver más!

Quinta opción. Esta opción es la menos utilizada o la medida a la que la banca acude con más cautela: se trata de una extensión del plazo.

Suponga que le dan un período de gracia en tres cuotas del préstamo, pero cuando empieza a pagar nuevamente el préstamo no aumenta la cuota mensual del crédito ni tampoco debe pagar un monto abultado en la cuota final.

Lo único que permite esta situación es la extensión del plazo. Al final, también paga más dinero, porque deberá pagar cuotas durante una mayor cantidad de meses. La diferencia está en que no sentirá el golpe en el presupuesto mensual.

Esta opción la ofrecen las cooperativas como Coopeservidores. Esta entidad le otorga un período de gracia en tres cuotas (correspondientes a los 5 de abril, mayo y junio) y reanuda el pago el 5 de julio.

El plazo se ampliará según el análisis de cada deudor.

Coopenae y Coopeande, así como la financiera Comeca y Grupo Mutual, ofrecen la opción de ampliación de plazo, pero bajo análisis previo y solo en algunos casos.

EL BCR también extenderá el plazo del vencimiento de la operación hasta en once meses, sin modificar el contrato del crédito y cuando el caso lo amerite. Esto en préstamos de personas y pymes.

El Popular, por su parte, comunicó que, una vez superada la emergencia de salud que atraviesa el país, implementará un nuevo programa de ampliación de plazos y refinanciamientos.