Por: Sergio Morales Chavarría.   22 mayo

La Tasa Política Monetaria (TPM) se ubicará en 4,75% a partir de este 23 de mayo, lo que implica una reducción de 0,25 puntos porcentuales.

La decisión fue tomada por la junta directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) este 22 de mayo y comunicada al sistema financiero nacional la noche de este mismo día.

Este es el segundo ajuste a la TPM en el 2019, pues el pasado 28 de marzo pasó de 5,25% a 5,00%.

Junto con el descenso aplicado a este mecanismo de control monetario del BCCR, se aplicará una reducción de 0,19 puntos porcentuales a las tasas de interés brutas para depósitos de un día plazo, la cual quedará en 2,85% a partir del 23 de mayo.

Presión a la baja

En las consideraciones de la junta directiva del Central, la entidad detalló que existen fuerzas que presionan a la baja la inflación, entre los que están el bajo ritmo de la actividad económica. "Una tasa de desempleo significativamente por encima de la que sería coherente con la inflación estable, y una baja tasa de crecimiento del crédito. Además las expectativas de inflación se encuentran dentro del rango meta", agrega el comunicado.

No obstante, el BCCR reconoce que también existen factores que tienden a incrementar temporalmente la inflación como los precios internacionales de las materias primas y la redefinición de la canasta básica tributaria.

12/02/17. Fachadas de los edificios de los pincipales bancos estatales en el centro de San José. En este caso, el Banco Central . Foto Rafael Pacheco
12/02/17. Fachadas de los edificios de los pincipales bancos estatales en el centro de San José. En este caso, el Banco Central . Foto Rafael Pacheco

“Los modelos de pronóstico de inflación del Banco Central señalan que, como consecuencia de la interacción de esas fuerzas, la inflación se mantendría alrededor del punto central del rango meta en lo que resta de 2019 y en el 2020. No obstante, los riesgos deflacionarios que resultan del bajo ritmo de crecimiento económico actual y la alta tasa de desempleo, superan a los riesgos al alza en la inflación. Es decir, los riesgos para el pronóstico de inflación están sesgados a la baja”, según el acuerdo de la entidad emisora.