Por: María Fernanda Cisneros.   1 febrero, 2018

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) estima que el crecimiento real de la producción será de 3,6% en 2018, según dio a conocer en la revisión de su Programa Macroeconómico 2018-2019, que fue publicada en su sitio web.

Esta proyección es menor a la estimada por el mismo Banco Central en julio de 2017, cuando estimó que la variación interanual de la producción en 2018 sería de 4,1%.

Respecto al déficit fiscal, el BCCR estimó que llegará al 7,1% del Producto Interno Bruto (PIB) en este 2018, por encima del 6,6% que estimó en la revisión de julio.

Paralelamente, la entidad monetaria anunció que adoptará un esquema flexible de meta de inflación. Bajo este esquema buscará que el indicador se mantenga bajo y estable, similar a la de largo plazo de los principales socios comerciales.

Además de este anuncio, el Central dio a conocer que la Tasa de Política Monetaria pasará de 4,75% a 5%, a partir del 1 de febrero de 2018. Mientras, fijará la tasa de interés bruta de los depósitos a un día plazo en 3,04% anual.

Según su ley orgánica, el BCCR tenía tiempo hasta este 31 de enero para publicar su programa monetario.

El Banco Central busca controlar la inflación y los ahorros en dólares con su nuevo aumento en la tasa de política monetaria.
El Banco Central busca controlar la inflación y los ahorros en dólares con su nuevo aumento en la tasa de política monetaria.
Inflación

Uno de los cambios más relevantes que anunció el BCCR este 31 de enero fue la adopción de un esquema flexible de meta de inflación.

El Central argumentó que, inclusive, el esquema bajo el cual diseña y ejecuta su política monetaria cumple con las características de un sistema de ese tipo.

En octubre, la inflación ingresó al rango meta del Banco Central, luego de año y nueve meses de ubicarse fuera de este.

Ya para diciembre, el indicador registró un dinamismo de 2,57%, impulsado por el dinamismo del nicho de alimentos y bebidas no alcohólicas y transporte.

Déficit fiscal

La diferencia entre ingresos y gastos del Gobierno llegaría a un déficit de 7,1% en 2018 y 7,9% en 2019. Esta proyección del Central no contempla la posible existencia de una reforma fiscal.

El déficit fiscal del Gobierno cerró el año pasado en 6,2% del Producto Interno Bruto (PIB), por encima al que se proyectó a inicios de año (5,9%) y casi un punto porcentual más de la cifra del año pasado (5,3% del PIB).

Este incremento del faltante fiscal se justifica en un menor dinamismo de los ingresos tributarios, y un mayor crecimiento de los gastos, principalmente empujados por el pago de los intereses de la deuda.

Producción

En la revisión del Programa, de julio de 2017, el Central proyectó que la producción crecería 4,1% en este 2018.

Las nuevas previsiones para el periodo 2018-2019 dictan que la producción tendrá un crecimiento real de 3,6% para el 2018 y 3,9% para 2019.

En esta estimación inciden, entre otras cosas, el que el aumento en el ingreso disponible mitigaría las implicaciones de la subida de tasas de interés así como las posibles presiones que pueda adoptar el Ministerio de Hacienda en materia de impuestos para atender su deuda, explicó el Programa.

Para el Central, la industria mantendrá el impulso de los servicios y en menor medida de la manufactura.

Esto contrasta con el comportamiento que ha tenido el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), según los datos publicados por el Banco Central.

El IMAE registró un dinamismo de 2,36% al corte de noviembre de 2017 - los datos al cierre de diciembre se publican la segunda semana de febrero -. Esta cifra es dos puntos porcentuales menor que lo visto un año atrás.

Por industria, la más dinámica fue información y comunicaciones, seguido de transporte y almacenamiento, con un dinamismo de 6,44% y 6,13%.

Por su lado, el déficit de la cuenta corriente sería de 3,3% del PIB en 2018, también menor al 4,0% que se dio a conocer en la revisión del Programa en julio de 2017.

Crédito al sector privado

La autoridad monetaria prevé que el crédito se acelerará, pese al menor ritmo de la economía. Su dinamismo pasaría de 6,9% en 2018 a 8,2% en 2019. Esa mejoría estaría impulsada por los colones.

El Central estima que el crédito al sector privado crecerá un 10,9% en colones y 1,0% en dólares en el 2018. Los colones serían más dinámicos en 2019 (12,7%) y los dólares se estancarían.

Si se compara con lo proyectado en la revisión del programa, en julio, el Central redujo su expectativa de crecimiento del crédito en este 2018. En julio estimó un repunte de 7,7%.

Los resultados a diciembre de 2017, mostraron que el crédito al sector privado creció 7,1%, cuatro puntos porcentuales por debajo de lo registrado un año atrás. Por moneda, en colones, creció 11,6% y en dólares 1,0%.

La desaceleración del crédito en moneda extranjera se puede atribuir, entre otros, a las medidas tomadas por el BCCR y la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) para desestimular la colocación del crédito en dólares a usuarios no generadores de divisas, explicó el Informe Mensual de Coyuntura Económica, de enero 2018, del Central.