Por: Agencia AFP.   13 julio

Nueva York. Los clientes de los grandes bancos estadounidenses están cada vez más nerviosos por las crecientes tensiones comerciales, pero aún no reducen significativamente sus negocios debido a esa incertidumbre, informaron las firmas el viernes 13 de julio después de reportar ganancias mixtas.

El director ejecutivo de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, advirtió que "hay desenlaces imprevisibles cuando se inician escaramuzas como esta en varios países".

"Es una preocupación", dijo a los periodistas en una conferencia telefónica. Pero "aún no sé si usaría la palabra 'importante'", agregó.

El director financiero de Citigroup, John Gerspach, estuvo de acuerdo con sus contrapartes en que las preocupaciones aún no están afectando las decisiones comerciales.

"Cuando te metes en este tipo de retórica, impacta en las sensaciones", admitió. "Va a ralentizar la toma de decisiones en algunos casos, pero eso no se ha traducido aún en nada que hayamos visto", aseguró.

Los comentarios se produjeron luego de que los dos bancos reportaran ganancias que superaron holgadamente las expectativas de los analistas, en contraste con la caída de Wells Fargo, que tuvo un desempeño inferior al esperado.

Los bancos se encuentran entre las primeras compañías importantes en informar los resultados del segundo trimestre, en lo que se espera que sea una fuerte temporada de ganancias, gracias a los recortes de impuestos y una economía en auge en Estados Unidos.

Sin embargo, una serie de batallas comerciales lanzadas por el presidente estadounidense, Donald Trump, contra sus principales socios comerciales, incluidos China y la Unión Europea, han opacado las perspectivas generales.

Otra preocupación particular para los bancos es si los beneficios de las mayores tasas de interés de la Reserva Federal están menguando. Las tasas de interés más altas aumentan las ganancias bancarias al permitirles cobrar más por los préstamos. Sin embargo, a medida que las tasas continúan aumentando, los bancos también deben pagar más a los depositantes.

JPMorgan, el banco más grande de Estados Unidos por activos, reportó una ganancia neta de $8.300 millones, un 18,3% más que el año anterior.

Los ingresos llegaron a $28.400 millones, un aumento del 6,5%.

Sus puntos destacados incluyen aumentos en los ingresos netos por intereses luego de una serie de alzas en las tasas de interés de la Reserva Federal y un aumento en los préstamos en general en comparación con el mismo período del año anterior, una señal de fortalecimiento de las condiciones económicas.