Por: María Fernanda Cisneros.   11 septiembre

El 10 de setiembre del 2018, el Banco de Costa Rica (BCR) recibió el aval de la Asamblea Legislativa para concretar la fusión por absorción del Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito).

El movimiento implicará, para el BCR, la oportunidad de potenciar algunos de sus negocios, incursionar en nuevos y mejorar su posicionamiento en algunas zonas del país, principalmente en Cartago y Turrialba.

Marco Hernández, interventor; Douglas Soto; gerente del BCR y Rossy Durán, gerente corporativa de Finanzas del BCR, en conferencia de prensa sobre la absorción del Banco Crédito Agrícola de Cartago.

Con la fusión, el BCR asume activos por ¢175.794 millones, pero también un pasivo de ¢143.759 millones. Dentro de las obligaciones está la deuda con el Ministerio de Hacienda, que se deberá negociar con la Tesorería Nacional.

¿Cuál es el procedimiento para concretar la fusión?

Ambas entidades deben esperar que la ley entre en vigencia y a partir de ese momento, tendrán un periodo máximo de 60 días para completar el proceso, según lo estipula el texto.

El acuerdo entre el BCR y Bancrédito es concretar la transacción a más tardar el 30 de noviembre.

¿Cuáles son los negocios que absorbe el BCR?

Los negocios que absorberá el BCR son: el cobro de impuestos de salida, que genera unos $4 millones al año; depósito de almacén fiscal; la gestión de las tiendas del IMAS, que generan unos $300.000 anuales; y la cartera de crédito, que acumula ¢137.000 millones y que el banco cree que pueda rescatar bastante de ella.

Bancrédito ha mantenido la atención de los fideicomisos que están activos, aunque varios de ellos han sido trasladados a otras entidades financieras. La administración de estos instrumentos también pasará al BCR.

¿Qué gana el BCR?

“Gestión comercial, gestión de activos y logística”, afirmó Douglas Soto, gerente general del BCR.

El BCR ve con principal interés el core bancario y el capital humano.

Respecto al posicionamiento, el BCR mantendrá las sucursales de Bancrédito en Tres Ríos, Cartago y Turrialba. Trasladará las oficinas actuales a las que posee el banco cartaginés, por contar con mejor ubicación y espacio.

Además, potenciará la llegada de Tucán (corresponsalía bancaria a través de pulperías y comercios).

¿Qué pasa con la deuda de Bancrédito con el Ministerio de Hacienda?

La deuda con el Ministerio de Hacienda es la que más pesa dentro de los pendientes del banco cartaginés, por un monto de ¢133.000 millones.

El BCR asumiría ese pasivo y lo negociará con el Ministerio de Hacienda para que se pague en el tiempo según las condiciones que acuerden. El plazo y la tasa serán las condiciones por definir.

“Dentro de 60 días nosotros vamos a determinar exactamente cuánto del patrimonio de positivo se vuelve negativo y esto se ajustaría directamente a la deuda", explicó Soto, este 11 de setiembre en una conferencia de prensa.

Hay una porción de esa deuda que deberá ser condonada por el Gobierno.

"Con el nuevo monto de la deuda, nos reuniríamos con Tesorería del Gobierno y estableceríamos emisión de depósitos a plazo del banco, que no van a estar encajados ni sujetos a impuestos para ver los plazos y tasas de mercado para atender esa deuda”, explicó el jerarca del BCR.

En otras palabras, el Gobierno pasaría de una cuenta por cobrar a inversiones.

¿Cómo se evitará una afectación a la suficiencia patrimonial del BCR?

Sobre la cartera de crédito, el BCR debe aplicar la normativa Sugef 1-05, y aprovisionar dinero. “Es posible que el patrimonio en vez de positivo, se vuelva negativo”, explicó Soto.

Antes de que se consolide la fusión, la interventoría de Bancrédito y el BCR deberán hacer cálculos para evitar que se afecte la morosidad y la suficiencia patrimonial.

“Habrá que liquidar cartera D y E, posiblemente C (las de mayor riesgo). Eso implicará que se afecte el patrimonio de Bancrédito y lo lleve a negativo”, explicó Marco Hernández, interventor del banco cartaginés.

De esa forma se evita la afectación en la morosidad, pero faltaría un paso más: evitar un deterioro de la suficiencia patrimonial.

Ahí es donde entra la participación del Gobierno, que tendría que capitalizar al BCR.

El Gobierno tendría que hacer un aporte, a través del pasivo que tiene con el Ministerio de Hacienda para efectos de nivelar el balance de las finanzas.

Hacienda reducirá la deuda actual (de ¢133.000 millones) con tal de evadir una afectación al BCR. Así, el Gobierno condona parte del pendiente, pero recupera una parte y el BCR mantiene sus indicadores intactos.

“No es que la plata se está perdiendo. Si bien es cierto que se reduce el monto por pagar a Hacienda, pero a través de este mecanismo también se está capitalizando al Banco de Costa Rica, que es un banco del estado. Al final, no hay una afectación si lo vemos desde el punto de vista del Estado”, explicó Hernández.

¿Se liquidará al personal de Bancrédito?

A la fecha, 160 funcionarios trabajan en Bancrédito.

Según la ley, antes de que se complete la fusión, la interventoría tendrá que liquidar al personal, recursos que ya están apartados.

Queda a discreción del BCR si le conviene contratar a ese personal.

Al respecto, Soto, el gerente general del BCR, explicó que dependerá del perfil y del puesto, pero sí hay áreas de interés como las del manejo del core bancario, entre otros.